Crean un nuevo combustible para aviones en base a biomasa de madera

31/07/2019 / Autor: Innovacion.cl

Investigadores de la Universidad de Maine están convirtiendo la biomasa de los restos de madera en productos “verdes” que sirven como combustible renovable para aviones, reduciendo así los gases de efecto invernadero y contribuyendo a disminuir la contaminación.

Según el Inventario de Emisiones y Sumideros de Gases de Efecto Invernadero de los Estados Unidos (1990-2016), el sector del transporte es uno de los mayores contribuyentes a las emisiones de gases de efecto invernadero antropogénicos de los Estados Unidos, con un 28 %. De este 28 %, el transporte de aviones suma el 9 % de las emisiones. Afortunadamente, las empresas de tecnología de base biológica han encontrado formas de convertir los residuos forestales de la poscosecha o la biomasa de madera en combustible renovable para aviones.

De hecho, investigadores en Maine están trabajando en tecnología para producir diésel renovable y combustible para aviones a partir de biomasa de madera. A nivel nacional, las empresas han perfeccionado y probado su tecnología a escala comercial, y su combustible se ha desplegado en vuelos comerciales.

Los investigadores del Instituto de Investigación de Bioproductos Forestales (FBRI, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Maine están convirtiendo la biomasa de madera, incluidas las ramas caídas de árboles y otros residuos de madera, en productos químicos intermedios «verdes». A partir de ahí, la Universidad utiliza su tecnología de conversión patentada para producir pequeñas cantidades de hidrocarburo combustible. En 2017, la Universidad demostró esta tecnología en 100 horas de funcionamiento continuo.

Los líderes en la fabricación de combustibles para aviones renovables a partir de la madera incluyen Gevo y Velocys. Gevo es una empresa de productos químicos y combustibles con bajo contenido de carbono que utilizan las emisiones de gases de efecto invernadero almacenadas en las plantas en forma de carbohidratos para producir combustible renovable para aviones, gasolina y otros productos que tradicionalmente se elaboran con petróleo y gas natural. Para fabricar el combustible renovable de Gevo, los carbohidratos (que almacenan CO2) de la biomasa de madera se separan de las proteínas y se fermentan utilizando levaduras especialmente diseñadas para producir etanol, isobutanol y alcoholes. El isobutanol se convierte luego utilizando procesos catalíticos para producir hidrocarburos y, en última instancia, el combustible Gevo.

En Lakeview, Oregón, Velocys está pidiendo licencia para la tecnología para la biorrefinería de Red Rocks Biofuels (LLC), que producirá 15 millones de galones por año de combustibles renovables. La biorrefinería RRB se encuentra actualmente en construcción. Cuando esté en funcionamiento, Velocys informa que RRB producirá suficiente combustible de avión para impulsar 1800 viajes de ida y vuelta por año desde Portland, Oregón a San Francisco. Para el éxito de este proyecto, son cruciales los acuerdos de compra de grandes marcas de RRB. Biofuels Digest informó que FedEx y Southwest Airlines se unieron en un acuerdo de compra para comprar el volumen total de combustible para aviones de Red Rock en su primera planta comercial.

Velocys utiliza la tecnología de gasificación y Fischer-Tropsch para crear combustibles renovables a partir de residuos de la industria forestal y residuos sólidos municipales. Y de acuerdo con Velocys, sus combustibles producen reducciones netas de emisiones de gases de efecto invernadero del 60 % en comparación con sus contrapartes derivadas del petróleo.

En Maine, las cosechas anuales de casi 12 millones de toneladas verdes producen residuos forestales y madera para pulpa de bajo grado y buscan nuevos mercados. Gran parte de nuestros residuos forestales que carecen de mercado podrían utilizarse para producir combustible renovable para aviones. De hecho, Velocys ha indicado que prefiere el tipo de madera que Maine tiene disponible (por ejemplo, madera blanda) para usar en su tecnología.

Entonces, ¿por qué no estamos viendo instalaciones en Maine para fabricar combustible renovable a partir de biomasa de madera? Parte de la razón es que aún no está claro si la biomasa de madera de Maine califica como «biomasa renovable» según el Estándar nacional de combustible renovable administrado por la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU., enmendado por la Ley de Independencia y Seguridad Energética de 2007 (RFS2).

Bajo el Estándar de Combustible Renovable (RFS, por sus siglas en inglés), los combustibles de transporte vendidos en los Estados Unidos deben contener un volumen mínimo de combustibles renovables. Cuando una refinería cumple con el RFS, recibe RIN (prueba de cumplimiento bajo el RFS) por cada lote de biocombustible producido. Cuando una refinería mezcla más etanol que el requerido por el RFS, lo que resulta en un exceso de RIN, la compañía puede vender en el mercado a otros refinadores que quizás no puedan cumplir con sus requisitos de mezcla. Por lo tanto, esta herramienta de cumplimiento basada en el mercado permite que las biorrefinerías compitan en el mercado de los combustibles.

Desafortunadamente, debido a que el biocombustible hecho de madera de Maine cosechada de manera sostenible no califica actualmente para RIN, Maine no se beneficia de los impactos económicos positivos del RFS que actualmente disfrutan los árboles y el maíz cultivados en plantaciones. Es desafortunado que los bosques de regeneración natural de Maine, que algunos consideran que son una materia prima más sostenible que el maíz, no califiquen para los créditos de RIN.

Biobased Maine ha aprendido que algunas partes interesadas de la industria forestal en Maine están trabajando en la revisión de la manera en que la EPA interpreta el RFS2. Maine ayudará de esta forma a acelerar la transición del combustible de aviación derivado de combustibles fósiles al combustible de aviación renovable creado de materia prima de segunda generación cultivada y cosechada de forma sostenible.


Escrito originalmente por Marina Bowie para Biobased Maine. Traducido por Raquel Lop. Imagen principal cortesía de Joel & Jasmin Førestbird / Unsplash. Interiores: Alaska Airlines y Giving Trax.

TAGS: avión / Biomasa / combustible

31/07/2019 / Autor: Innovacion.cl

OCULTAR COMENTARIOS