Mis Favoritos

Juan Lirio: “El envejecimiento es un proceso que, como tal, debe enseñarse”

Entrevista Juan Lirio-2
Comparte esta imagen
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

18/10/2018 / Autor: Innovacion.cl

El destacado investigador y gerontólogo español habló de la educación en adultos mayores como una necesidad en el contexto actual, con una población de mayor edad a nivel mundial. Mejoras en la salud, una dependencia familiar más eficiente y apoyo en el autodesarrollo son algunos de los beneficios que reconoce en este tipo de enseñanza.

A lo largo de esta conversación recordó distintos ejemplos. Como un grupo de profesionales, en su mayoría ingenieros y abogados, que asesoraron gratuitamente a jóvenes que comenzaban sus actividades laborales. También un colectivo de cine que ya lleva cuatro cortos presentados o un formato de vivienda llamado cohousing, donde se comparte de otra forma la vejez.

Juan Lirio, profesor de Educación Social y experto en Gerontología de la Universidad de Castilla La Mancha, es un reconocido investigador sobre la educación en adultos mayores. Actualmente se encuentra en Chile como uno de los expositores en “Innovación 2050: Megatendencias Sociales y Tecnológicas”, encuentro internacional que busca posicionar, discutir e instalar capacidades de innovación a 30 años más.

Una proyección de la OCDE sobre nuestro país indica que, de aquí a 2050, la tercera edad aumentará de un 17 a 43%. Al ser una tendencia mundial, Lirio pone el acento en el proceso de envejecer como uno de los retos actuales de la sociedad.

“Se entiende la globalización, la sustentabilidad y las innovaciones, pero este tema está como parado. Sí, se reconoce que envejece el mundo, pero las agendas políticas sólo responden a la necesidad material del momento y no miran hacia el futuro de, por ejemplo, una ciudad acorde a las futuras necesidades”, enfatizó.

El autor de Mayores Activos (La Factoría de Ediciones y Producciones S.L, 2007), Envejecer Participando (Miño y Dávila Editores, 2009) y Aprender en la Vejez (Editorial Académica Española, 2011) es claro en declarar a la educación en adultos mayores como un beneficio de autodesarrollo para sus estudiantes.

Ya sea un curso, un taller o incluso una carrera universitaria. Cualquier tipo de interacción con el aprendizaje es considerado. “Las distintas variantes y dispositivos que existan para que la población de 65 y más años, que normalmente es la edad internacionalmente considerada de retiro de la época laboral, pueda estudiar. Es amplio el espectro”, declaró.

Entrevista Juan Lirio-4

–¿Esta educación requiere de una extensión determinada? 

No, porque la gran diferencia es esa. El adulto mayor que elige educarse busca mejorar su calidad de vida. Tiene que ver con un cambio social, porque cada vez tendrán más formación y demandarán otros tipos de proyectos y programas. Esto hay que decirlo, porque normalmente se habla de mayores cuando existe un sistema jubilatorio y este tipo de educación entraría ahí. Si no, obviamente, la persona sólo pensaría en seguir trabajando.

– Y sobre eso, ¿es razonable fijar los 65 años como edad para jubilarse?

Está en cuestión. Tiene que ver con el tipo de sociedad en que está el sistema jubilatorio, como también con la tendencia demográfica y socioeconómica del país. La tendencia mundial es la prolongación de la vida laboral o la jubilación parcial, donde la persona decida. No es obligatoria en todo el mundo.

–¿Y cómo es en España?

Está en los 67 años. Se va ampliando la horquilla por una relación demográfica, esencialmente para cubrir a través de los sistemas de seguridad social. Así, contar con una base cada vez mayor de población activa que sustente la pensión de los inactivos. Hay una búsqueda de maneras y formas. Alemania, por ejemplo, instauró los minijobs, que constan de pequeños trabajos como complemento de la jubilación. Ahí existe otro dilema. ¿La jubilación debe ser para descansar o uno debe seguir trabajando?

–Se lo pregunto.

Creo que debemos plantearnos opciones individuales de jubilación. Si todo el mundo se retira a una edad, o no, tiene que ver con la profesión desempeñada. El tipo de actividad, si es física, intelectual o creativa. Imagínate un científico de 60 y tantos que esté trabajando sobre el cáncer, a punto de un descubrimiento importante, momento cúspide de su carrera y de repente se ve obligado a dejar su actividad laboral. Una por la que también nos beneficiamos todos. Su situación es diferente al señor que trabaja en construcción y que su experiencia física le requiera esa jubilación. Por ello creo en caminar a sistemas mixtos.

Entrevista Juan Lirio-5

–Volviendo a la educación de mayores, ¿existe preparación para los docentes de estos estudiantes?

Lo que sucede es que, en su mayoría, suele ser gente que deriva en este tipo de formación. Es obvia la necesidad por educarlos mejor gerontológicamente. Si existe un proyecto de cine, ¿qué interesa más? ¿Ser técnico de cine o saber mucho de adultos mayores? Depende, aunque sí se requerirá un mínimo porque es una etapa vital en que la persona tiene necesidades.

–¿En cuáles deberían fijarse?

En metodologías didácticas adaptadas. A esa edad cambia la percepción, la vista, el oído y procesamiento de la información. De hecho, existe un estilo de pensar particular. Como los niños, que no pueden aprender la misma información que un adulto por un tema de desarrollo cognitivo. En la vejez resulta lo mismo. Otro punto es que no todo pasa por algo cognitivo o intelectual, sino que también por lo social y emocional que demandan. Yo trabajo con jóvenes y adultos mayores en la universidad, compartiendo aula y no tiene nada que ver.

–¿Cómo resulta esa experiencia?

Son distintos. Un adulto joven va a clases porque le toca por etapa y quiere conseguir empleo. No le preocupa más y, probablemente, no le interese la clase. Mientras que el adulto mayor no te deja ni hablar (ríe). Todo le llama la atención y rompen el formato del aula. Yo doy talleres literarios y si hay una presentación de un libro, van conmigo afuera, a tomar un café para ver eso. Es otra dinámica.

–En algunas de sus publicaciones declara que la meta final de esta educación es el autodesarrollo, dividiéndolo en cognitivo y social, en beneficio del estudiante en sí. Pero en términos país, ¿qué beneficios trae que un adulto mayor se eduque?

Ellos mismos dicen, como mensaje hacia los políticos, que ahorran en medicamentos (ríe). La educación apoya la salud, pues ayuda a evitar depresiones por pérdidas recientes, a salir de casa y tener un motivo de vida. Esto logra un equilibrio físico, psíquico y emocional que favorece las cargas familiares y la necesidad de ser cuidados. En los próximos 30 años viene una generación que, además de cuidar a sus hijos, deberá hacerlo con sus padres. Eso genera dependencia y configura el escenario económico de una familia.

Entrevista Juan Lirio-6

–Además que con una educación en adultos mayores podrían generar ingresos para ese núcleo…

Sí, genera empleo y alivia gastos estatales. También es una forma de mirar, porque puedes observar el remedio o la prevención. Hay algo que siempre intento decir cuando me entrevistan. El adulto mayor ya sabe lo que es, sabe que puede y que tiene ganas en determinados temas. Los que no lo sabemos somos el resto de la sociedad, siendo el fin de la educación gerontológica. Los gerontólogos nos convencemos porque también envejeceremos, por lo que debemos hacerles entender a nuestros estudiantes que pueden hacer todo.

–Claro, porque actualmente no se enseña a ser adulto mayor. Se explica qué puede pasar en la vejez en términos de salud, pero no cómo situarse en esa etapa… 

Acabas de explicitar la trampa. La vejez es una etapa finalista de la vida y el envejecimiento es un proceso que, como tal, debe enseñarse. Hay gente con necesidad de ser escuchada, de sentirse válida. Profesionales jubilados, con capacidades, que entran en un vacío legal donde los meten en un saco de adulto mayor con otros de 80 ó 90 años. El adulto mayor, socialmente, puede ser alguien de 40 que esté jubilado. Dentro de la vejez hay etapas, subgrupos. De hecho, ya no se habla de vejez, sino de vejeces.

–Además que estudiar es una visión a futuro como sociedad, porque es una decisión en conjunto que toma tiempo, proyección y que nos hace pensar en colectivo…

Y que también soluciona la imposibilidad del pasado, como un momento en el que hacen algo que antes no pudieron. Para los que no continuaron su educación, esto es cumplir un sueño. Es una necesidad y como sociedad estamos para cubrirla porque luego alguien deberá hacerlo por nosotros. Más allá de dar cuidado a un mayor con una medicina y comida.


Escrito por Marcelo Salazar. Imágenes interiores: Álvaro Serrano y Cristina Gottardi / Unsplash

TAGS: 2050 / Adulto Mayor / Centro Innovación / Entrevista / Envejecimiento / Gerontología / Innovación / Juan / Lirio / UC / Vejez
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

18/10/2018 / Autor: Innovacion.cl

OCULTAR COMENTARIOS