Mis Favoritos

Hablar de transformación digital no se trata sólo de usar tecnología porque “está de moda” o porque “todos lo hacen”. Es necesario tener un objetivo claro y definir cuál es la tecnología más adecuada para llevarlo a cabo.

Aunque la transformación digital se convierta en el caballito de batalla de muchos, encierra una serie de desafíos para todos partiendo desde el Estado, siguiendo por las pequeñas y medianas empresas y terminando en las personas.

No se trata sólo de un tema de disposición, sino que también de conocimientos adecuados o, por lo menos, un partner que sí los tenga, que entregue la confianza suficiente y demuestre con las certificaciones necesarias su expertise.

Y aunque todos están llamados a realizar tareas, en este punto el rol del Estado es fundamental. Sin duda alguna, es el primer responsable de pavimentar el camino para que tanto empresas como personas puedan llevar adelante una modernización digital que les permita ser más eficientes, productivos y estar a la vanguardia.

En los últimos años hemos sido testigo de diversos ejemplos que han demostrado que con un buen plan de trabajo alineado con un objetivo concreto de avance, es posible lograr importantes y positivos resultados en diversas áreas, teniendo una solución tecnológica adecuada de base.

Hoy, las posibilidades que entregan los avances en materia de inteligencia artificial, aplicaciones y análisis inteligente, internet de las cosas, cloud computing, blockchain y gestión de datos, entre muchos otros, son enormes y pueden ser la llave para abrir la puerta al éxito en diversos ámbitos.

El desafío, por lo tanto, es cómo utilizamos esa llave en la puerta correcta.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

09/01/2018 / Columnista: Alex LagosGerente comercial de Tecnova

Sin comentarios Deja tu comentario