Transformar la gastronomía corporativa en una experiencia atractiva y refinada es algo totalmente posible hoy en el país, si se considera que en los últimos años Chile ha vivido una revolución gastronómica, ubicándose entre los destacados “foodies”.

Un estudio realizado por Imagen de Chile indica que casi el 80% de las personas en el país considera que la gastronomía nacional mejora la imagen internacional del país. Junto al boom de la información y oferta gastronómica, nos hemos hecho aficionados a la comida de calidad y al buen servicio.

De hecho, comer fuera de casa está entre las actividades que más les gusta hacer a los chilenos. El último estudio “Chile 3D, 2016: cómo son las tendencias de consumo de los chilenos”, realizado por GFK Adimark, destaca que el 72% de los encuestados sale a restaurantes (15% más que en 2015).

Bajo esas premisas –entonces- es posible reemplazar el casino tradicional del trabajo en un restaurante corporativo. ¿Qué mejor que almorzar todos los días en un restaurante? ¿Y cómo se puede llegar a eso?.
Se trata de un nuevo concepto de servicio que entrega atención expedita, ambientaciones más placenteras y una mayor versatilidad en las preparaciones. Incorpora también distintas propuestas y estilos de alimentación.

La fórmula se basa en aterrizar conceptos de alta gastronomía en menús sencillos pero novedosos, poniendo el acento en la presentación de los platos.

Sabor, aroma, textura y olor son fundamentales para rescatar los valores particulares de cada alimento. El propósito es transformar la gastronomía corporativa en una experiencia atractiva y refinada.

Bajo este concepto, es fundamental preocuparse del diseño de los espacios. Porque la fluidez de la línea de comensales, los colores, la luz, el inmobiliario, todo en su conjunto, debe motivar a vivir la experiencia.

La invitación es a que las empresas se preocupen de crear espacios gastronómicos que inviten a sus colaboradores a disfrutar de la comida, plus que -sin duda- hará una notable diferencia.

Sin comentarios Deja tu comentario