Mis Favoritos

Con el objetivo de hacer “más fácil, más económico, más simple la relación entre el Estado y los ciudadanos, para los ciudadanos y también para el Estado, y de esa forma ayudar a nuestros compatriotas a cumplir sus sueños, a resolver sus problemas, a desarrollar sus talentos y a aprovechar las oportunidades” -según explica el presidente Sebastián Piñera- se presenta en el país la ley de Transformación Digital.

El proyecto propone “impulsar la obligatoriedad del soporte electrónico para los procedimientos administrativos y darles validez jurídica a los documentos originales en papel digitalizados”.

Toda iniciativa que nos permita avanzar hacia un Chile digitalizado y desarrollado es una buena noticia. Un Estado 100% digital forma parte de los cinco ejes estratégicos para el desarrollo de Chile, junto con la infraestructura digital, el desarrollo del capital humano, el aumento de la inversión en I+D+i  y –por último- una institucionalidad para generar el ecosistema de ciencia, tecnología, innovación y emprendimiento

Se crea también un Consejo Asesor para la Modernización del Estado, que va a entregar los lineamientos, definiciones, urgencias y visión de largo plazo. En cien días la instancia deberá entregar un paquete de medidas para la modernización pública.

Como industria hemos estado preocupados y trabajando desde hace ya mucho tiempo en este aspecto, de manera paralela y tangencial, por lo que podemos aportar desde nuestra experiencia en esta materia

Es imprescindible entender que la visión de transformación digital implica el rediseñar los servicios públicos de cara al ciudadano, con mayor eficiencia, transparencia, portabilidad, seguridad, interoperabilidad y simplicidad. Ésa es la base del ecosistema digital.

Sin embargo, extraño la importante participación del mundo empresarial, como Bernardo Larraín, presidente de Sofofa, quien ha planteado una agenda de modernización del Estado desde hace ya un tiempo; o a Alfonso Swett, presidente de CPC, quien ha planteado también cambios importantes en este sentido.

Es muy importante no dejar de contar con personas que seguro contribuirán al desarrollo de una estrategia claramente beneficiosa para el país, como también realista y concreta.

La digitalización es también una herramienta más para combatir la desigualdad y acortar la brecha digital entre los chilenos, pues el acceso universal a documentos, información en línea,  a una mejor salud, educación, al transporte van en esa vía. Sólo así se logra un trato más igualitario, mejor calidad de los servicios, mejor calidad de vida de los ciudadanos y es un aporte al crecimiento del país.

Como gremio nos alegramos que se le otorgue la importancia que tiene el avanzar en este sentido, y que no es posible sin el compromiso real de las personas que toman las decisiones en el país.

Es esta senda que  lleva a convertirnos en una sociedad que incorpora la tecnología en todos sus ámbitos y lo suficiente como para que áreas como la economía, la modernización del Estado, la conectividad regional y humana, la transformación digital de la empresa, el gobierno digital, el capital humano, el emprendimiento y la innovación puedan desarrollarse y funcionar de manera mucho más fructífera, creando oportunidades y beneficios para todos.

Todo lo anterior de la mano con una Estrategia Nacional de Desarrollo de Chile de mediano y largo plazo.

Sin comentarios Deja tu comentario