Mis Favoritos

En reuniones con verdaderos innovadores colmados de pasión y de visionaria energía evolutiva, al poco andar surgen o irrumpen con inusitada violencia convergencias tristemente lógicas, donde los monstruos y fantasmas que acechan al ilusionado emprendedor innovador, podrían transformarse en poderosas fuerzas destructoras de sueños y esperanzas.

El primer fantasma se manifiesta petulantemente disfrazado de la palabra “educación”. Pero ¿de qué educación hablamos si por siglos solo nos han entregado información enseñándonos a memorizar y a copiar lo que otros hicieron antes?

El segundo y tal vez el más poderoso monstruo lo conocemos como “el miedo”. Pero ¿cómo no tener miedo si desde niños nos dijeron; “no hagas eso porque si lo haces te puede llevar el cuco o el viejo del saco”? Para un emprendedor innovador definitivamente el “CUCO” si existe y no es más que el temor a fracasar con su emprendimiento. Entonces el casi insostenible miedo al fantasma del fracaso o a que el viejo del saco se lleve nuestros sueños, simplemente nos aterra, nos coarta y nos impide soñar o tomar decisiones con claridad.

Por su parte, la dependencia y el deseo del dinero disfrazado de éxito limitan cualquier posibilidad de defensa, ya que si no logras ganar suficiente dinero, eres solo un fracasado y simplemente no importa lo brillante y creativo que pudieras ser.

El fantasma del miedo de la mano con la tentación irrumpe entonces con agilidad felina; “copia huevón que ni se te ocurra perder el tiempo creando estupideces”. Claro, y paradojalmente casi de acuerdo, hacer lo probado podría resultar muchísimo más seguro y sin duda que mucho menos riesgoso.

¿Copiar o crear? Solo dependerá de qué decidas hacer, pero aunque suene raro si se podría crear copiando, agregando valor y dando atributos que la cosa copiada antes no tenía, hacerla mejor, más eficiente y todo lo que se te pueda ocurrir. Esa cosa mejorada también podría ser una innovación, pero ¿qué será mejor? ¿Tendrá importancia cuando lo único seguro es el cambio?

Sin comentarios Deja tu comentario