AraucaníAprende, la fundación que busca derrotar el analfabetismo con nuevas experiencias de aprendizaje

25/09/2019 / Autor: Raquel Lop

Con el objetivo de lograr que todos los niños puedan tomar un libro y leer su historia, AraucaníAprende ha desarrollado, durante más de 13 años, una serie de programas que ayudan a los pequeños en el aprendizaje y reforzamiento de su capacidad lectora. Trabajando con profesoras jubiladas, convertidas en el corazón de todo esto, han conseguido que más de 30 mil niños aprendan a leer en la Región de la Araucanía.

En Chile, la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) de 2017 reveló que un 3,6% de la población de 15 años o más no sabe leer ni escribir, concentrándose principalmente en habitantes del sector rural y en el tramo etario de 60 años o más. A nivel país, la región con el porcentaje mayor porcentaje fue la del Maule, con un 6,7%, seguida por La Araucanía, con un 5,8%.

En esta última región, el “60% niños de 2º básico de la Araucanía no leen al iniciar el año escolar”, según los datos de la Fundación Educacional AraucaníAprende, una organización social sin fines de lucro que trata de contribuir al mejoramiento de la educación más vulnerable. Esta organización, nacida en el año 2006 al alero de CorpAraucanía, realiza iniciativas innovadoras que apoyen los esfuerzos del Ministerio de Educación por mejorar calidad educativa en La Araucanía.

AraucaníAprende trabaja con las escuelas básicas municipales y particulares subvencionadas que presentan los mayores índices de vulnerabilidad social. En sus años de trabajo, ha logrado que más de 29 mil niños y niñas de la Araucanía mejoren su nivel lector gracias a los programas de “Rescate Lector” y “Leer es Primero”.

Ambas iniciativas son lideradas por docentes jubiladas que siguen disfrutando de su pasión: enseñar a los más pequeños. Bajo el nombre de “Profesoras Rescatistas” de AraucaníAprende, han conseguido que, en La Araucanía, ya sean más de 30.000 niños los que han aprendido a leer.

AraucaníAprende

Una oportunidad para los niños y para las profesoras

María Curín lleva 10 años siendo parte del trabajo de Fundación AraucaníAprende en la Escuela San Juan de Temuco. Dos veces por semana se levanta con más alegría, motivada por tener el privilegio de enseñar a leer a niños de segundo básico que, a diferencia de sus compañeros, han quedado rezagados en su aprendizaje.

Su entusiasmo se compara al que pudo sentir durante sus más de 20 años de docencia, pues sabe que después de haber jubilado, ha vuelto a las aulas para dar a los niños, tal como ella sostiene, la segunda oportunidad para aprender.

“Lo que yo quiero para los niños y lo que quiero para mi vida es lo mismo. Una segunda oportunidad, en la que ellos van a poder aprender a leer en segundo año básico lo que no lograron en primero básico. Mientras que para mí, es la segunda oportunidad para vivir con alegría, porque entre los niños y yo existe una simbiosis. Yo los necesito y ellos a mí”, aseguró.

Las “Profesoras Rescatistas” que forman parte de Fundación AraucaníAprende establecen vínculos profundos con cada niño al que enseñan a leer, lo que les permite sentir que su labor es más enseñar, porque están cambiando vidas.

“Las investigaciones actuales nos enseñan que el trabajo en el cual te desempeñas es muy importante  en tu constitución de individuo. Si has trabajado más de 30 ó 40 años haciendo lo mismo  y, de un día para otro dejas de hacerlo, una parte importante de ti deja de existir. Es un duelo enorme que muchas profesoras tienen pena de hacer. Por eso, cuando la Fundación AraucaníAprende les da la oportunidad a profesoras jubiladas de volver a trabajar, les está dando una oportunidad de sentirse completas otra vez, o como ellas mismas dicen de «sentirse vivas otra vez»”, explicó Augusta Becker Psicóloga y Magíster en Educación de la Universidad  de Melbourne, Australia, quien se desempeña como Coordinadora del programa.

Algo similar ha experimentado Ruth Navarrete, “Profesora Rescatista” en la Escuela San Martín de Porres  y Cumbres de San Ramón, para quien los más de 100 kilómetros que debe recorrer de lunes a jueves, no son impedimento para volver a enseñar en una sala de clases.

“Esta experiencia es lo que deseé durante todos mis años de docencia. Me siento completa porque converso con mis niños como lo hago con mis nietos. Estoy haciendo algo que no tuve la oportunidad de vivir en mis 45 años de docencia, por lo que me siento recompensada. Estoy aportando con el desarrollo de los niños y eso ha enriquecido mi vida, por lo que no mido distancia ni incomodidad para llegar a ellos”, reconoció.

Estrategia de aprendizaje

Para ser “Profesora Rescatista” se requiere de un carisma especial, ese que se ilumina y fortalece cuando se trata de enseñar priorizando las diferencias y necesidades específicas de cada niño. Por ello, es importante destacar que quienes forman parte del programa “Rescate Lector”, utilizan diferentes estrategias de enseñanza.

Un niño motivado aprende más y de mejor forma. Esa motivación es la que buscan y les permite hacerse cargo de las diferencias educacionales. María Curín prepara su propio material educativo, con un foco de lo más simple a lo más complejo, aplicando distintas estrategias de acuerdo al nivel de avance. De esta forma, incorpora las vocales y después las consonantes como la L, M, P, y T, lo que, desde su experiencia, asegura un buen resultado.

“La enseñanza tiene que ser lúdica, por eso mi estrategia más efectiva es hacer los que los niños recurran a su curiosidad para aprender. Que exploren, que desarrollen la sana competencia del aprendizaje. En definitiva, que aprendan a través del juego con naipes de colores con letras, naipes con palabras, sopa de letras, lectura coral. Que imaginen a través de lecturas de textos que los acerque a su realidad”, afirmó Curín.

El trabajo personalizado que realiza cada “Profesora Rescatista” a través de diferentes estrategias lograría que los niños se sientan queridos y se motiven por aprender.

“Antes de dormir pienso en uno de mis niños y en sus debilidades, en cómo debo trabajar con él y me ilumino. Así voy avanzando y planifico estrategias que me dan la seguridad que el trabajo que realizaré con cada uno de ellos será positivo, porque las estrategias dependen de cada niño, de su perfil y de sus habilidades”, finalizó Ruth Navarrete.


Imagen principal cortesía de Aaron Burden / Unsplash. Interior: AraucaníAprende.

TAGS: aprendizaje / Araucanía / AraucaníAprende / Educación / Lectura / niños / Profesoras Rescatistas

25/09/2019 / Autor: Raquel Lop

OCULTAR COMENTARIOS