Museo europeo cuenta con exposiciones ideales para tomarse una foto

14/08/2019 / Autor: Raquel Lop

No hay lugar en el Museo de Dulces y Selfies que no sea apto para activar nuestra cámara. Sus salas cuentan con excéntricos decorados de frutas y animales de fantasía que motivan a sonreír y esperar el flash.

Subirse a un unicornio rodeado de un fondo multicolor, meterse en una piscina de bolitas de colores, rodearse de decenas de plátanos rosas y amarillos, sentarse en un columpio de frutilla. Puede que este se vuelva tu lugar favorito de Europa, por más que sea un museo.

El Museo de Dulces y Selfies se ubica en Budapest, Hungría. Es una construcción de 400 metros cuadrados, dividida en 11 salas con instalaciones interactivas, donde se recibe a los participantes con palmeras rosadas gigantes que crecen desde las paredes. Ya seas muy alto, bajo, o tu cámara no tenga gran obertura, la imagen que te puedes tomar quedará perfecta gracias a la composición del sector.

Todo comenzó como inspiración de algunas de las últimas exhibiciones interactivas de arte que atraían a personas aficionadas a Instagram y Snapchat, ya que en este museo, además de la posibilidad de comer ricos y variados dulces, hace primar la toma de fotografías para postear en redes sociales.

Sus fundadores, Lilla Gangel y Balázs Koltai, aseguraron estar “muy orgullosos del hecho de crear juntos el primer Museo de Dulces y Selfies de Europa”.

Gracias a la experiencia en marketing y la perspectiva creativa de Gangel, unida a la pasión por los servicios de aventura de Balázs ­—quien también es el fundador de Pániq-Room, una de las scape room más populares de Budapest—, se pudo crear este lugar de esparcimiento, diversión y ante todo, espacio fotográfico excepcional para aficionados.

“Jugamos con formas y colores, intentamos empujar los límites de las personas y dejar que su creatividad florezca. Aquí puedes destacarte entre la multitud, quizás encontrando una nueva perspectiva loca, como una foto aérea o jugando con accesorios extravagantes”, explicó Gangel según la revista Mujer Dínamo.

Salas excéntricas y divertidas

Tras pasar por la cafetería de dulces en la entrada, un cartel de neón rosa encima de unas cortinas del mismo color, anuncia “Museum”. Allí comienza la aventura de buscar el lugar y perspectiva perfecta para la foto ideal.

La primera sala también es completamente rosa, al igual que las palmeras y los flamencos afirmados de sus troncos. El único elemento que destaca por su color es un columpio con forma de plátano que, obviamente amarillo, crea un gran contraste con todo lo que lo rodea.

Una piscina con bolitas multicolores espera a que los visitantes se introduzcan en ella y jueguen se tomen la mejor fotografía. Después, una sala con decenas de plátanos colgantes de color amarillo y rosa te rodean para el mejor clic.

Más adelante, unas escaleras de tonalidad azul bajan hacia otras salas, todo bajo un par de cerezas gigantes que parecen descender desde unas nubes, colgando del techo. Estas llevan hasta una pieza fluorescente y decorada con ruletas multicolor que giran y que parecen hipnotizar al visitante.

En otro sector existen distintas formas geométricas y de varios colores, las que anteceden a un enorme unicornio blanco. Tras esto, debemos apartar una transición con cortinas para acceder al siguiente lugar, un espacio donde hay teteras, tazas y flores flotantes para posar. Como si se estuviera dentro de un cuadro. También hay una sala pequeña con mosaicos y un sillón repleto de peluches de flamenco.

Además de la forma normal de visita, este museo también ofrece un VIP Room, con la posibilidad de contratar a un fotógrafo profesional. Desde la página web, también explican que se pueden celebrar cumpleaños o reuniones, donde los participantes deben aficionados a tomarse fotos.

Con más de 30 mil visitas desde diciembre del 2018, a este museo acuden todo tipo de personas que quieren la selfie perfecta para sus redes sociales.


Imágenes cortesía de Museo de Dulces y Selfies

TAGS: Budapest / Fotografía / Instagram / interactivo / Museo / Museo de Dulces y Selfies / Redes sociales / Selfie

14/08/2019 / Autor: Raquel Lop

OCULTAR COMENTARIOS