Mis Favoritos

Las próximas estaciones de ALDo, el innovador tren chileno

Aldo
Comparte esta imagen
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

31/03/2017 / Autor: Claudio Pereda

Podría contar con un motor diésel, pero también se analizan alternativas para que sea eléctrico o híbrido. Sus dimensiones son menores a las de uno tradicional y su capacidad de pasajeros se acerca a la tercera parte de los convencionales.

Así es más o menos ALDo, el esforzado tren chileno que desde el año 2015 lleva adelante el Centro para la Innovación y Desarrollo de la Industria (Cidi). El vehículo de transporte busca que sea fácilmente adaptable a las características de la geografía y densidad del país.

Hecho de acero, el tren se diseña con un peso tres veces inferior a las máquinas actuales, lo que le otorga la posibilidad de superar los 100 kilómetros por hora en su traslado por las vías nacionales. Expertos han señalado que sólo puede ser económicamente viable en distancias cortas, para que alcance un número de pasajeros que financie su funcionamiento diario.

Sus creadores subrayan que es posible encontrar el punto de equilibrio en la gestión del ferrocarril, ya que -apuntan- está pensado para la realidad chilena y latinoamericana, en donde –si bien los países son grandes- la cantidad de gente por kilómetro cuadrado es baja.

La idea es administrarlo como un bus más. Por ello, lo esencial en este punto es que alcance muchas frecuencias de servicio. “La contaminación de un tren por pasajero en kilómetro recorrido debe ser un décimo de lo que contamina un auto y como medio de transporte público es –lejos- lo más eficiente”, subraya en la prensa Daniel Pavez, director ejecutivo de Cidi.

El Centro para la Innovación y Desarrollo de la Industria es una instancia privada de co creación de proyectos de base tecnológica, cuya principal línea de acción es incorporar habilidades y capacidades de manufactura avanzada, innovación y emprendimiento.

Aldo2222

En ese contexto, ALDo postula a un fondo de Corfo, con el cual se puede desarrollar un prototipo digital y -a partir de eso- establecer el costo de las piezas necesarias, además de generar todo el plano del equipo. En cinco meses es posible contar con la obra gruesa, es decir, un prototipo funcional a escala. En el proceso completo se estima menos de un año.

La otra alternativa de financiamiento es una acción colaborativa. “Independiente de la forma en que accedamos al capital, ya hemos avanzado en esta iniciativa y tenemos un plan B”, subraya Pavez.

Se estima que ALDo va a incluir sesenta pasajeros por vagón, ya que está considerado como un microbús sobre rieles. La diferencia es que no va a enfrentar tacos ni desvíos. En cada parada la detención no debiera demorar más allá de diez segundos, porque la idea es disminuir los tiempos de viaje.

El concepto de fabricación del tren es modular, calculándose que armar trenes debiera tomar unos seis meses. Su costo aproximado se acerca a los $300 millones, casi ocho veces más económico que una máquina común para 200 personas.

Aldo se encuentra, en todo caso, al comienzo de varias estaciones.

TAGS:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

31/03/2017 / Autor: Claudio Pereda

OCULTAR COMENTARIOS