Mis Favoritos

El modelo Canvas, visto casi una década después por uno de sus creadores

ModeloCanvas11111
Comparte esta imagen
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

13/03/2017 / Autor: Claudio Pereda

Alexander Osterwalder e Yves Pigneur crearon a fines de la década del 2000 una metodología para agregar valor a los negocios de tan fácil comprensión, que –gracias a internet- comenzó a propagarse con entusiasmo entre quienes comenzaban a ser conocidos como “emprendedores”.

El modelo surge como una especie de respuesta a los bancos, que pedían a inexpertos empresarios que se acercaban con su primer proyecto planes de negocios para tres o cinco años, ejercicio complejo y casi imposible de desarrollar para quiénes comenzaban a dar sus primeros pasos.

Yves Pigneur hacía clases en la universidad suiza de Leusanne y estaba buscando fórmulas para que los proyectos fueran capaces de encontrar su propuesta de valor en un esquema medianamente fácil y que, con ello, fueran capaces de explicar a sus clientes las ventajas de su negocio.

Por su parte, Alexander Osterwalder era un estudiante de doctorado a quien le atrajeron de inmediato estas temáticas y como parte de su titulación las fue trabajando en permanente diálogo con el profesor Pigneur.

Bajo el nombre de “Ontología de los Modelos de Negocios”, el hoy conocido Canvas fue siendo reconocido como una mirada eficiente a los proyectos. Fue –primero- una tesis de doctorado, luego se colgó en internet y, finalmente, llegó a convertirse en un exitoso libro (“Generación de modelos de negocios”).

Pigneur estuvo recientemente en el país, en lo que constituyó su primera visita a América Latina, y dictó unos cursos en el Centro de Innovación de la Universidad Católica.

En entrevistas de prensa señaló que el modelo hoy no es sólo utilizado por emprendedores, sino que también por empresas, a las que recomendó “no abandonar sus modelos de análisis anteriores, porque Canvas es complementario”.

Anunció que trabaja en una profundización del modelo, mirando ahora hacia el concepto de cultura empresarial.

Tradicionalmente, el modelo Canvas usa nueve módulos dentro de un esquema prediseñado en el que se busca la manera de conseguir ingresos, cubriendo las áreas principales de un negocio: clientes, propuesta de valor, infraestructuras, canales de distribución y viabilidad económica.

De un plan estratégico se pasa a la búsqueda de información real, lo que permite generar un modelo funcional y adaptable, que entrega una orientación clara.

http://procedimientoconstructivoardila.com

http://procedimientoconstructivoardila.com

Los componentes del modelo son:

1. Segmento de clientes: A quiénes nos dirigimos, qué segmentos vamos a considerar.

2. Propuesta de valor: Cuál es el valor que se le está ofreciendo a los clientes (Necesidad y problema por satisfacer).

3. Canal de distribución: A través de qué canales o medios se conectará y atenderá a los clientes.

4. Relación con el cliente: Qué tipos de relaciones se van a establecer con los clientes.

5. Ingresos: Qué valor están dispuestos a pagar los clientes por la solución propuesta y qué margen se obtendrá.

6. Recursos clave: Qué tipo de recursos requiere este modelo.

7. Actividades clave: Qué soluciones se van a llevar a cabo en este modelo de negocios y de qué manera.

8. Socios clave: Quiénes son nuestros socios, quiénes son nuestros proveedores clave, con quienes se harán alianzas estratégicas.

9. Estructura de costos: Cuál es la estructura de costos del proyecto.

Si se observa la hoja prediseñada del Canvas, es posible apreciar cómo en el lado derecho se ubica la oferta de valor, situando cuál es el mercado objetivo.  Luego, entre la oferta de valor y el mercado objetivo, están los canales de distribución y la comunicación con los clientes.

En el lado izquierdo está toda la infraestructura que se requiere para hacer la oferta de valor, como –por ejemplo- las redes de partners.

Una de las características más positivas del modelo es que permite modificar las anotaciones a medida que se va avanzando en el análisis.

Por eso, Pigneur enfatizó en su visita a Chile que las grandes empresas pueden aplicar Canvas y complementarlo con las herramientas que han venido utilizando, pero –explicó el experto- primero deben tener claramente identificadas las falencias de los modelos aplicados anteriormente, de manera que los datos recabados generen una correcta orientación.

TAGS:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

13/03/2017 / Autor: Claudio Pereda

OCULTAR COMENTARIOS