Según el estudio ICSEd-Prodem:

Capital humano emprendedor: una debilidad en América Latina

17/07/2015 / Autor: Innovacion.cl

Existen evidencias internacionales que indican que uno de los factores clave en el apoyo a los emprendimientos es, junto con los modelos y estrategias institucionales implementadas, la calidad de los profesionales que trabajan en las instituciones del sistema de apoyo a los emprendedores.

Distintos países de la región han venido generando iniciativas de distinto tipo para fomentar el emprendimiento y la innovación. En este marco las instituciones y sus profesionales han tenido que ser emprendedores en sí mismos, abriendo caminos desde las propias experiencias que fueron desarrollando casi desde cero. Asimismo, esta tendencia se ha acentuado y existen instituciones que desean sumarse al desafío de promover el desarrollo emprendedor. Para ello requieren formar profesionales que cuenten con la plataforma de capacidades necesarias como para poder hacerlo con efectividad y eficiencia.

Según el Índice de Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico (ICSEd-Prodem), Chile es el país de la región con mejores condiciones sistémicas para el emprendimiento dinámico. Le siguen en importancia México, Brasil y Costa Rica, quienes junto con Argentina conforman los top 5 del ranking de América Latina. Sin embargo, aun los países mejor posicionados de la región se encuentran lejos de los primeros puestos del ranking internacional, que está encabezado por Estados Unidos, Finlandia y Singapur.

Pero el estudio también alerta sobre un tema clave para el desarrollo de emprendimientos dinámicos: la falta de capital humano emprendedor es una de las debilidades más importantes para la mayoría de los países de América Latina. “La falta de capital humano emprendedor sigue siendo un déficit muy importante, a pesar de los avances registrados en las condiciones sociales, la educación emprendedora y, fundamentalmente, en las condiciones culturales”, dice Susana García, Inversora Principal, del Fondo Multilateral de Inversiones.

El promedio regional es de apenas 24 puntos, una cifra que está muy por debajo de los más de 70 que registran Singapur y Hong Kong, los países que lideran el ranking internacional de capital humano emprendedor. En este contexto, Colombia y Chile encabezan el ranking regional de capital humano emprendedor, con valores muy superiores al promedio de América Latina, aunque sin que llegue a constituir una fortaleza. Le siguen en importancia Costa Rica y Argentina, con valores muy similares, en torno a los 30 puntos.

Sin embargo, la brecha con respecto al benchmark internacional es también muy importante. En el otro extremo de la tabla se ubican República Dominicana, México y Guatemala con valores inferiores a los 20 puntos.

En otras palabras, cualquier país de la región que desee hacer del emprendimiento dinámico un vehículo para el desarrollo debe incluir la ampliación del capital humano emprendedor potente en su agenda estratégica. No obstante, pese a las debilidades observadas en capital humano emprendedor, existen algunos contraejemplos como el caso de estos emprendedores de Guatemala que vale la pena difundir y multiplicar, indica el estudio.

Por otra parte, un segmento de la población que se encuentra especialmente rezagado en el mundo del emprendimiento dinámico es el de las mujeres. Comprender en cada país los factores que inhiben una mayor participación femenina es un camino recomendable para fomentar un cambio en el statu quo. Los casos que siguen nos muestran ejemplos de la potencia de las emprendedoras.

EL FUTURO DEL CAPITAL HUMANO EMPRENDEDOR

¿Cabe esperar que las debilidades en materia de capital humano emprendedor desaparezcan en el futuro? Para obtener algunas pistas hay que entender cómo están jugando las condiciones sociales, la cultura y la educación.

Aun cuando han tendido a mejorar en los últimos años de la mano del crecimiento económico y las políticas públicas, las condiciones sociales en los países latinoamericanos todavía se encuentran muy lejos de ser las ideales.

En 14 países de la región los niveles del indicador son medio bajos o bajos. Incluso Argentina y Uruguay, que encabezan el ranking regional en esta dimensión se encuentran muy lejos de Noruega, Suiza y Singapur, los líderes internacionales de esta dimensión y también del promedio de los países desarrollados (superior a los 56 puntos). Las bases sociales para el emprendimiento dinámico son, por lo tanto, estrechas.

Por otra parte, en el plano de la educación la situación es heterogénea. Por un lado, allí donde hay avances éstos suelen estar limitados a la educación superior. La educación emprendedora no ha logrado avanzar en forma relevante aún en los niveles de enseñanza media e inicial.

También es disímil la situación de los distintos países. Argentina, por ejemplo, que lidera el ranking regional, exhibe valores medio-altos que reflejan el elevado acceso al sistema de educación superior junto con el avance de le educación emprendedora en las universidades. Le siguen, a la distancia, países como Venezuela, Bolivia y Costa Rica.

Mientras en el primero de estos tres países se verifica un elevado nivel de enrolamiento universitario y, por lo tanto, una base potencial amplia para el fomento de la educación emprendedora, en Bolivia y Costa Rica los avances se registran en instituciones de formación superior que son poco accedidas por la población. Del otro lado, hay ocho países en los que la educación exhibe valores medio-bajos o bajos. Inclusive, hay cuatro casos (El Salvador, Perú, Guatemala y República Dominicana) que se ubican en los últimos diez puestos a nivel internacional.

El campo de la cultura es el más alentador. En 10 países los niveles del indicador son medio-altos o incluso altos. Brasil y Costa Rica encabezan el ranking regional, e incluso están dentro de los top 10 a nivel internacional, por debajo de Estados Unidos, Finlandia o Irlanda. Esta situación refleja la evolución que está existiendo en muchos países de la región en los últimos años dado que no era este, indudablemente, el panorama una década atrás.

En resumen, la mayoría de los países de la región tienen una debilidad muy importante en materia de capital humano emprendedor. Las noticias que vienen del lado de la cultura y de las condiciones sociales son alentadoras y deben aún consolidarse para que logren incidir positivamente sobre el deseo de emprender de las personas. Pero más allá de los avances registrados, el sistema educativo todavía no está a la altura de los desafíos y, por lo general, se requiere de una agenda de transformación que incluya al desarrollo de las capacidades emprendedoras de los niños y jóvenes.

TAGS: Capital humano emprendedor / Emprendimiento dinámico / Prodem

17/07/2015 / Autor: Innovacion.cl

OCULTAR COMENTARIOS