Mauricio Chiong: “El futuro estará lleno de paneles solares y toda la industria que se generará pondrá a Chile en los ojos de todo el mundo”

25/02/2019 / Autor: Marcelo Salazar

Junto a dos socios, Mauricio Chiong desarrolló Inti-Tech, un robot que en cinco minutos puede limpiar los paneles solares ubicados en zonas desérticas y que constantemente se llenan de polvo. Sobre el sistema y proceso de esta tecnología, sobre esta y otras energías renovables, además de la oportunidad que tiene nuestro país de convertirse en polo mundial solarmente, conversa quien lidera este proyecto ya reconocido por Singularity University como una de las 100 innovaciones del futuro.

“No es como que uno se despierte y se proponga hacer un robot para sistemas de energía solar”, se ríe colocando el computador en su escritorio. “Queríamos saber a qué industria dirigirnos, una que estuviera creciendo y nos metimos en la solar. ¿Sabes que el Desierto de Atacama puede proveer siete veces la energía que necesita el mundo?”.

Mauricio Chiong, junto a sus socios Camilo Contreras y Camilo Flores, desarrolló Inti-Tech. Esta es una solución modular que disminuye los tiempos de limpieza de paneles solares en áreas desérticas. Compuesto por barras, chasis y un rodillo comunicados inalámbricamente, cuenta con cepillos que limpian paneles de forma automática y sin utilizar agua.

Todo comenzó en 2016. Hoy en su oficina, con una camisa envidiable y una pared de piedra como fondo, recuerda ese primer prototipo de robot confeccionado con cepillos, rodillos y un pequeño panel solar. Les tomó un fin de semana, pero cuando estuvo listo le tiraron tierra y empezaron a grabar su funcionamiento.

Funcionaba, pero asume que tuvieron suerte con esa primera experimentación ya que ganaron el primero de todos los fondos de Corfo que han obtenido hasta este minuto. Esto incluye el Subsidio Semilla de Asignación Flexible (SSAF), Validación y Empaquetamiento, y Contratos Tecnológicos, entre otros.

Apenas un mes de comenzar el emprendimiento y con su primer prototipo funcional, Inti-Tech ganó el concurso Engie Innovation Week Latinoamérica, realizado por la prestigiosa multinacional, que les aportó US$60 mil para su desarrollo a cambio de un 7% de equity.

De ser ellos tres cuando comenzaron el proyecto, hoy cuentan con un equipo de 16 personas trabajando en esta tecnología.

Mauricio es muy didáctico. Le gusta explicar aunque eso signifique irse por las ramas, como asume en varios momentos de esta conversación. Toma un lápiz y dibuja sobre un papel que de seguro estaba destinado a otra cosa. Hace gestos con las manos, pone caras, guarda silencio. Incluso abre el computador y pone play a un video.

Así, muestra el video donde se ven operarios en un desierto limpiando paneles solares a mano. Chiong, mientras avanza a la reproducción, explica que están utilizando agua y que se demoran meses en dejar todo limpio. Todo ese trabajo puede quedar reducido a nada casi en los mismos segundos en que esa tormenta de arena que se ve al fondo llega a la planta. El poder del viento y la tierra acercándose afecta incluso al audio y la calidad de la imagen, además de dejar todo sucio de nuevo.

“Este es un video de una planta real, que no te puedo decir el nombre, pero que sacamos de Google”, admite para repetir nuevamente las imágenes. Las vemos y comenta que con sus compañeros ingenieros de la Universidad Católica siempre partieron de una base.

“Nos preguntamos cómo se limpiarán los paneles solares en el futuro. No se utilizará agua por ser un recurso que ya es escaso y que cada vez habrá menos. Segundo, en el futuro habrá menos gente trabajando, menos operarios. He escuchado casos de gente que se ha electrocutado haciendo esto. Otra externalidad negativa es que durante la limpieza cae agua y se transforma en maleza, la que se seca y produce incendios. Todo es muy complicado”.

Para combatir la acumulación de polvo sobre los paneles, los riesgos y errores, su tecnología realiza una gestión completa en cinco minutos. Cuando y donde se quiera, con las condiciones climáticas respectivas.

–¿En qué consistiría esta limpieza?

Apretamos un botón, que puede quedar programado de antes, para iniciar un proceso de limpieza que parte desde un lado de la fila de paneles, termina y se devuelve a un dock de carga para descansar. Es una limpieza mecánica con un rodillo especial de un proveedor que los vende, normalmente, para frutas. Él nos conoció, nos empezó a vender y al poco tiempo invirtió en nosotros porque le pareció un proyecto interesante.

–¿Y qué características tienen esos cepillos?

Tienen una cerda especial que no raya los paneles, que nosotros certificamos con una empresa externa. Como no los raya tampoco los quiebra, porque comúnmente existe un microcracking, que son las pequeñas fisuras que pueden haber y que se ven con microscopio. Esto lo producen otros tipos de limpieza como el tractor o la manual.

–¿Cada cuánto se realiza esta limpieza? En promedio.

Actualmente las plantas están siendo limpiadas cuatro veces al año, porque no se puede hacer más seguido. Lo que nosotros proponemos es un sistema de limpieza diario. Una vez instalados los robots, el costo marginal es cero. Una tormenta se puede solucionar en cinco minutos, mientras que el proceso manual toma tres meses. Lo ideal es que Inti-Tech funcione en la noche para no dar sombra a los paneles.

–¿Y ustedes trabajan con paneles de ciertas medidas?

Lo normal es que sean de dos metros por un metro, pero no siempre son todos iguales. Depende del proveedor. De hecho, cuando se montan quedan con algunas separaciones. Lo que nos dimos cuenta es que en la industria existen robots de dos, tres, cuatro metros, que se venden así. Te los entregan para que te hagas cargo del robot. Nosotros proponemos un modelo de servicio donde nos encargamos de la limpieza completa, hardware and services. Este robot tiene que ser adaptable a tres metros y no tiene que ser muy empaquetado. Cuando fallaba un motor, por ejemplo, debíamos sacar veinte pernos, resultando imposible en el desierto. Más encima, con guantes de seguridad. Lo hicimos modular y hoy se reemplaza, plug and play.

–Imagino lo mismo con la batería.

Sí, se carga con el mismo panel solar. Tenemos adaptabilidad, modularidad, limpieza en seco. Esos tres componentes los estamos patentando.

–Al final, todo el ciclo es renovable.

Sí, cero emisiones. Es muy contraproducente ocupar un camión, consumidor de diésel, para limpiar paneles solares, energía renovable.

–¿Cómo ha sido este proceso de trabajo con energías renovables? Chile se exhibe con grandes potenciales no sólo con energía solar, sino también eólica.

Cuando nos metimos a trabajar en esto no teníamos idea de nada. Han sido tres años de aprender a golpes. De partida existen muchos actores en esto, mucha plata. En Chile tenemos más oportunidad con el sol que con el viento. Aquí es posible desarrollar una industria entorno a la energía solar y nuestro país se puede posicionar no como un generador de paneles, porque quienes los fabrican son los chinos y el desarrollo tecnológico, alemanes. Donde podemos ingresar es en el tema de servicio y el storage, almacenamiento de esa energía.

–¿Son industrias consolidadas o en experimentación?

No, completamente de experimentación. Lo que está consolidado es el panel en sí, con costos que cada vez bajan exponencialmente. La experimentación va en cómo genero energía. La otra vez vi una impresora de una tinta especial que genera paneles solares. Esta es una industria que se está polarizando.

–¿En qué sentido?

Primero está la destinada a casas, edificios, caminos, ropa. Después la centralizada, con la que trabajamos. En el futuro habrá mucha micro y macrogeneación. Muchos y enormes paneles solares.

–¿Inti-Tech no podría replicarse en esas casas o edificios?

No, porque nosotros trabajamos con voltajes que son enfocadas en las zonas mineras. Imagínate que en una planta de 100 MW instalamos cuatro mil de estos robots. O imagina cuando haya plantas solares en Marte, porque va a pasar, ¿quién las limpiará? No mandarán a un astronauta. Nosotros estamos seguros que habrá un robot.

–De hecho, ustedes fueron seleccionados por Singularity University para el programa Global Start Up Program, que justamente tiene su foco en las industrias del futuro.

Sí, para nosotros fue bacán porque sentimos que podíamos hacer algo potente desde Chile y ser reconocidos en Estados Unidos. En el futuro es obvio que sólo existirán energías renovables. En 50 años más no existirán termoeléctricas, tampoco más petróleo, entonces lo más potente será la energía renovable. Eólica y solar, pero esta última tiene un costo mucho más bajo. En el futuro estará lleno de paneles solares y toda la industria que se generará pondrá a Chile en los ojos de todo el mundo.


Imagen interior cortesía de Antonio Garcia / Unsplash

TAGS: Corfo / Desierto / Energía solar / Engie / Inti-Tech / Limpieza Paneles Solares / Mauricio Chiong / Paneles solares / Singularity University

25/02/2019 / Autor: Marcelo Salazar

OCULTAR COMENTARIOS