María Elena Ramdohr: “El acto de intraemprender es personal pero no se puede hacer solo, necesita de aliados en la organización”

03/07/2019 / Autor: Marcelo Salazar

Intraemprendedores Chile busca posicionar esta faceta en organizaciones, empresas y en todos los lugares donde los trabajadores puedan ejecutar sus ideas para un desarrollo más sostenible. Conversamos con su coordinadora para conocer más de este movimiento, formado hace nueve años y presente en 13 países, porque “si intraemprendes a partir de una organización establecida, no solo tienes la confianza”, anticipó.

Una experiencia que destacaría es una bebida elaborada a partir de una fruta nativa antioxidante, la que surgió a partir de una empresa de productos forestales y su programa de innovación, cuyo desafío era dar mayor valor agregado al bosque de nuestro país.

“Lo que hicieron fue bien choro, ya que donde obtenían la madera había comunidades recolectoras y mucho de esa fruta en muy malas condiciones. Fue por esto que la empresa trabajó con estas, pagándoles mejor y poniendo valor a sus recursos, ya que antes vendían localmente pero no con gran capacidad. Sacaban, invento, el 10%, pero ahora cuentan con mayor capacidad al tener una empresa detrás”, dice María Elena Ramdohr, Coodinadora de Intraemprendedores Chile.

“Cambiar desde adentro” es lo primero que se lee en la portada de Facebook de esta comunidad que busca impulsar cambios al interior de las organizaciones desde las personas. Es por esto que buscan posicionar el intraemprendimiento en nuestro país, “concepto todavía bastante incipiente pero que, en el año y medio que llevamos, estamos logrando posicionar dentro del sistema público y privado”, menciona en un café de Las Condes.

La función de esta institución es ofrecer programas integrales a las empresas y organizaciones, donde se analiza qué necesitan para fomentar iniciativas en sus trabajadores. “No estamos buscando el sistematizar algo y luego venderlo, sino que queremos generar valor a través de programas que se adapten a las organizaciones».

Ramdohr, vestida completamente de negro y con un tibio sol iluminando su rostro, define el intraemprendimiento como una oportunidad cercana y que busca un impacto y está fuertemente ligada a las motivaciones y propósitos de las personas que están trabajando en instituciones.

“Intraemprender es encontrar los espacios desde dentro de una organización con ciertas estructuras, objetivos, mecanismos y estrategias específicas. Encontrar esos espacios y ocuparlos en proyectos distintos, nuevos, innovadores y alineados para que generen un impacto positivo, ligados al propósito y emociones de las personas que trabajan en las organizaciones”.

Esta es una iniciativa que se viene trabajando hace nueve años en la Liga de Intraemprendimiento, movimiento presente en 13 países y con más de 300 miembros. Tiene dos cofundadoras, una de Brasil y otra de Inglaterra, que abandonaron sus labores en instituciones tradicionales para fomentar el interés por innovar e intraemprender.

El Laboratorio de Innovación Social de la Universidad Católica, en 2017, decidió traer esta experiencia a nuestro país, formando una alianza con esta asociación con el fin de acelerar este ecosistema.

“Mostramos, a través de distintas instancias, que el intraemprendimiento es una forma de acompañar a las organizaciones en sus procesos de transformación, inspirando a los protagonistas de esto: los intraemprendedores. Requiere un cambio mental desde los liderazgos para así implementar una cultura más innovadora, emprendedora, flexible y que permita despegar todo el potencial de los trabajadores”.

 –¿Esta disciplina solo tiene que ver con una persona y su iniciativa para intraemprender?

Al final, el acto de intraemprender es personal pero no se puede hacer solo, necesita de aliados en la organización. El intraemprendedor tiene que involucrarse más aún con quienes lo rodean. Además de ser motivado, sus ideas van más allá porque debe ejecutarlas, por lo que debe encontrar a los aliados dentro de su organización para lo que quiere impulsar.

–¿Y en qué aspectos se puede desenvolver?

Puede ser en un proyecto, un modelo de negocio, una campaña de marketing, muchas cosas. Esta persona debe encontrar a sus aliados que estén en el mismo camino y proceso, al mismo tiempo que ubica a los líderes que le permitan recursos, tiempo extra, etc. Pasa que dentro de las organizaciones hay mucha fricción, tanto de burocracia como de roles y liderazgo, haciendo que se dificulte el emprender internamente. Es por ello que un intraemprendedor tiene el rol de agilizar a su organización, como también debe tener esa capacidad de encontrar aquellas personas que lo ayudarán y acompañarán en este camino, lo que no es fácil. Debe ser resiliente, perseverante, pero cuando lo logra puede impactar mucho.

–¿A toda la organización?

Sí, y para afuera también. Los emprendimientos tienen la desventaja de que parten siendo poco conocidos. Para generar visibilidad deben ganarse premios, salir en medios de comunicación, etc. En cambio, si intraemprendes a partir de una organización establecida, no solo tienes la confianza que esta genera, sino también la marca que está por detrás y los recursos para implementarlo. Si tienes un buen modelo de negocios y que genera impacto positivo a la comunidad, de seguro escalará mucho más rápido. Es importante fomentar esto porque estamos en una era que necesita cambios profundos.

–¿Qué responsabilidad tiene un intraemprendedor ante eso?

Los cambios no solo tienen que venir de los emprendedores o movimientos sociales. Todos tenemos que estar involucrados en esta transformación, para alcanzar a tiempo a cambiar nuestros modelos de desarrollo. Por ello para intraemprender es importante que los líderes estén alineados, que entiendan las presiones sociales de hoy. Los futuros modelos de negocios no estarán en generar lucas solamente, sino que tienen que ser integrales, involucrar diferentes elementos, porque eso es lo que se necesita.

–¿Hay ciertas industrias, sectores o incluso determinados profesionales que tiendan más al intraemprendimiento?

Las empresas que se ven más apretadas en cuanto a competencia necesitan innovar. Ya sea por eficiencia o por diferenciarse. No me gustaría enfocarme a una industria en particular, pero las empresas que están bajo un entorno competitivo y que quieran seguir liderando en sus negocios, tienen la necesidad de hacer diferentes cosas y una de esas es el intraemprendimiento. Otras relevantes son las empresas de servicio, que deben estar alineados con las preocupaciones y exigencias de sus cliente, lo que requiere un cambio de propósito. Para ese cambio y transformación necesitas que la gente que trabaja en tu empresa esté reseteada, que tenga esa habilidad de emprender y que le guste generar cosas nuevas

–¿Cómo se ve el panorama para este tipo de iniciativas en el mercado chileno?

Se viene con todo. La gente está buscando y despertando esa chispita. Las nuevas generaciones están buscando trabajos distintos y desafiantes. Son generaciones que se mueven por distintos propósitos y si no los encuentran en sus lugares de trabajo, se cambiarán. ¿Cómo retener este talento permitiéndoles desarrollarse en lo qué más le gusta? Hay una oportunidad gigante y las empresas están más abiertas a transformarse. Ven que si sus modelos de negocios no cambian, no seguirán existiendo. Intraemprender es una forma de cambiar desde adentro, desde el corazón de la organización, desde sus valores más profundos. Los emprendedores agilizan el ecosistema, mostrando nuevas formas de generar valor. Es necesario que las empresas tengan la capacidad interna de crear, siendo ágiles e innovadores, y esto sin intraemprendedores no sería posible.


Imagen principal cortesía Austin Distel / Unsplash.

TAGS: Empresas / Intraemprendedores Chile / Intraemprendimiento / Laboratorio Innovación Social UC / María Elena Ramdohr / Organizaciones

03/07/2019 / Autor: Marcelo Salazar

OCULTAR COMENTARIOS