Mis Favoritos

Katherine Noack, de Fundación Chile, subraya los desafíos que implica la Economía Circular en el país

KatherineNoack1111
Comparte esta imagen
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

22/06/2016 / Autor: Claudio Pereda

Aunque parezca un revival de los sueños ecologistas, lo cierto es que los planteamientos de la Economía Circular –concepto que avanza desde los países europeos y que busca generar un desarrollo económico más responsable con los recursos naturales y con las personas- es una postura que aborda conceptos de varias miradas.

Nacida -en rigor- en el seno de instancias más cercanas al modelo económico imperante, la idea propone un urgente upgrade y acusa recibo de una noticia que se conoce, pero ante la cual no se hace mucho: la mantención del modelo económico lineal actual, basado en producir, usar y desechar, no es sostenible.

De allí es que en Europa personas, empresas, gobiernos y academias han desarrollado investigaciones y trabajos asociativos con empresas emblemáticas e instituciones relevantes, como el Foro Económico Mundial o la Ocde, para analizar profundamente los desafíos de la Economía Circular, cuya propuesta -básicamente- busca que los procesos sean continuos y reutilizables.

Se trata de reemplazar el concepto lineal de hoy por un modelo de economía en el que sea posible cerrar el círculo eficientemente para los recursos naturales y para las personas. ¿Está preparado Chile para este desafío?. La gerente de Marketing de Fundación Chile, Katherine Noack, explica los principales aspectos que debe considerar el análisis de este necesario e interesante tema.

EconomiaCircular2Al leer los planteamientos de la Economía Circular, puede pensarse que son los mismos puntos que por décadas han planteado sectores ambientalistas y ecologistas. ¿Por qué cree que se ha esperado casi cuarenta años para incorporar esos puntos en el desarrollo económico global?

– El momento actual es distinto. La economía circular amplía la mirada de la esfera ambientalista hacia un escenario de impacto sistémico, donde el mundo de los negocios crea una nueva forma de repensar el desarrollo.

Claro está que integra tendencias que se vienen modelando desde hace décadas -en lo que a materia ambiental se refiere-, pero el contexto está cambiando y planteando nuevos estilos.

Las empresas tienen otras exigencias legislativas para operar y asegurar su sustentabilidad; los gobiernos están asumiendo compromisos concretos para reducir las emisiones de CO2; y las personas quieren relacionarse con el consumo en la medida que éste tenga un menor impacto en el entorno, debido a la información disponible a nivel científico que demuestra el impacto.

Al mismo tiempo, las tensiones que dan cuenta de cómo un sector de la población no logra acceder a bienes y servicios, hace evidente que no es sostenible la mantención de un modelo económico lineal actual, basado en producir, usar y desechar.EconomiaCircular3

Esa tensión funciona como la gran movilizadora para encontrar nuevos modelos económicos de generación de negocios y de producción de bienes y servicios.

En definitiva, son nuevas reglas del juego con un tremendo potencial para la innovación y, para quienes lean las señales a tiempo, una gran oportunidad para emprender.

¿Cómo nace, en rigor, el concepto de Economía Circular?

– Es un concepto económico que en Europa ha tomado fuerza como un nuevo marco de referencia. La economía circular ofrece la oportunidad de cambiar la mirada desde un modelo económico lineal a un modelo de economía en el que podemos cerrar el círculo.

Aquí nace una invitación para ser más eficientes en la forma de producir y consumir, desde el diseño del producto hasta que se convierte en residuo con el reciclaje, reutilización y remanufacturación de las materias usadas.

En el fondo, producir más con menos energía, agua, materias primas y con menos residuos; además, la producción debe utilizar menos sustancias tóxicas e incorporar la digitalización a través de las nuevas tecnologías de virtualización.

¿En qué países ha ido obteniendo mejor recepción y promoción?

– Especialmente en la comunidad europea se están desarrollando varias acciones en esta línea. Por ejemplo, el centro Sitra en Finlandia construye el primer roadmap de economía circular, debido al gran potencial de crecimiento que ofrece al país en el orden de los 2.5 billones de euros.

Así, el potencial de crear una nueva generación de productos y servicios inteligentes, generación de valor económico y cuidado del medio ambiente es una tendencia que llegó para quedarse.

Los planteamientos de este nuevo paradigma subrayan como lógicas principales el concepto del reciclaje y el uso colectivo de los bienes. ¿Cuán preparados están hoy tanto los consumidores como las industrias para este nuevo modelo?

– Sin duda la Economía Circular tiene un alto potencial para generar beneficios en todos los niveles: clientes, empresas y sociedad. La visión de mundo al reutilizar, reparar, regenerar y preservar los recursos naturales del país, si bien abre nuevas oportunidades de repensar el progreso, cuenta con una tremenda barrera que es generar un cambio de mentalidad y de enfoque.

EconomíaCircular4Una parte será dada por las nuevas normativas, como en Chile lo será la nueva Ley REP -o de responsabilidad extendida del producto-, pero estas reglas vienen acompañadas de una cadena de acciones que requerirán de apresto social.

No se puede legislar todo, por lo que será necesaria la participación de muchos actores que tendrán la gran labor de conectar bienestar, educación, colaboración y bien común. Para Chile esto es una revolución en sí misma y se tendrá que educar para buscar nuevas respuestas en una cultura más colaborativa.

También es relevante cómo las empresas se comprometen a producir más con menos energía y agua, cómo introducimos innovación para ser más eficientes y cómo ampliamos nuestra matriz energética a Ernc.

Se trata de cambios que ya hemos empezado a visualizar en la empresa chilena a la hora de generar ahorros y ser más competitiva.

De esos dos actores, consumidores e industrias, ¿cuál está mejor preparado al cambio de modelo?

– Creo que tenemos desafíos en ambos grupos, así como en el desarrollo legislativo que ofrezca un buen marco para que operen nuevos modelos de prestación de servicio y nuevos negocios, el desafío será para todos los actores.

Todos tendremos que visualizar qué oportunidades trae este cambio y qué valor nos agrega, si no la motivación para aprender y adaptarnos no existirá, corriendo el riesgo de no aprovechar la oportunidad para desarrollar Chile de manera sustentable.EconomiaCircular55

La Economía Circular anuncia la irrupción de la clase media. ¿Cuáles son los principales desafíos que esa realidad le genera a los países?

– Hay una democratización en el acceso a bienes y servicios, en la satisfacción de necesidades, lo cual es positivo porque creará una cultura basada en el compartir. Se crearán nuevos espacios comunitarios virtuales para el intercambio de bienes y unirá tribus formadas por miembros muy diversos pero con intereses comunes.

Habrá nuevas oportunidades de crear emprendimientos acorde a las necesidades del nuevo consumidor, si se lee bien y si se comprenden rápidamente los nuevos códigos digitales.

Todo esto requiere una nueva mentalidad, donde el desarrollo de nuevas habilidades ciudadanas será clave. Este cambio seguro producirá tensiones sociales que requerirán nuevos abordajes por parte de los países, sus autoridades legislativas y de gobierno.

Creo que será una limitación enorme tratar de abordar los desafíos y problemáticas de la misma manera, la voz de las personas se transformará cada vez y con más fuerza en el centro.EconomiaCircular66

Finalmente, ¿se encuentra Chile preparado para este cambio de visión en el motor de la economía?

– Chile ha sido uno de los primeros países fuera de Europa en suscribirse a la tendencia de fomentar la Economía Circular. Hay conciencia aquí de que se trata de un tema de futuro, de competitividad , de respeto medioambiental y de dar respuesta a un desafío social que todos tenemos que enfrentar.

Pero debe venir acompañado de un trabajo profundo a distintos niveles que nos permita hacer un cambio en la mentalidad empresarial, crear soluciones con mayor contacto con la comunidad, deberá crecer la cultura de escucha a los clientes y usuarios a la hora de diseñar o ajustar nuevos productos o servicios.

A nivel educacional, por ejemplo, tenemos un tremendo desafío para incentivar nuevas habilidades reflexivas, de participación, colaboración y co-construcción.

TAGS:
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

22/06/2016 / Autor: Claudio Pereda

OCULTAR COMENTARIOS