Jorge Alonso: “Lo que hacen las app de servicios, incluida Mr. Jeff, es optimizar el tiempo de las personas”.

31/05/2019 / Autor: Marcelo Salazar

El Country Manager es chileno pero trabaja en España, donde surgió esta plataforma que busca valorizar de mejor manera el tiempo de todos. Porque todos necesitamos lavar nuestra ropa, por lo que Mr. Jeff tiene suscripciones adecuadas al número de personas, tipo de servicio y situación de cada país. Con 23 locales distribuidos en cinco ciudades de Chile, planean llegar a 50 este 2019 y con usuarios donde “el smarthphone forma parte importante de sus vidas para cumplir las tareas del día a día”.

“Cada uno de los Country Manager trabajamos acá”, dice al teléfono desde Valencia, España. Allá el clima es agradable, día nublado de verano con 35º. Allí surgió Mr. Jeff, empresa de tecnología que ofrece servicios de lavandería, planchado y despacho a la puerta de tu casa, que hoy tiene presencia en 10 países de Sur y Centro América. Esto lo tiene trabajando desde allá, viniendo pocas veces a Chile, ya que la compañía busca compartir el conocimiento entre mercados en algo tan común, “una necesidad básica del ser humano” como la define, como es lavar la ropa.

A principios de año llegó esta compañía al país bajo un modelo de franquicias, logrando abrir 23 locales distribuidos en Santiago, Viña del Mar, Valparaíso, Concepción y Punta Arenas. Jorge Alonso, el encargado de todo el trabajo en Chile, establece que la meta es abrir 50 “puntos Jeff” este 2019 con una inversión total de $2.880 millones de dólares.

Lo contactaron por LinkedIn y tras todos los procesos se convirtió en el Country Manager para Chile, por lo que ahora trabaja desde la ciudad española donde todo surgió. Hace unos años Eloy Gómez, fundador de Mr. Jeff, se dio cuenta que la industria de la lavandería seguía siendo la misma, pasadas varias décadas. “No tenía mucha tecnología y no pensaba en el consumidor al momento de generar nuevas acciones. Fue ahí donde nace la idea y eso llevó a que Eloy conociera distintos países, enterándose que la falta de innovación en la industria pasaba en muchos países de Latinoamérica, Sudeste Asiático y otros países de Europa”.

–Intuyo que esa realidad similar que Eloy vio en distintos países fue porque hablamos de una industria tradicional. Que ocupa los mismos métodos, procedimientos y quizás también máquinas desde que surgió.

Exacto. Eran los mismos players y franquicias que nunca intervinieron en la transformación digital, como generar un sitio web o una app para ventas y pedidos. El tema de la lavandería es algo fundamental en el día a día, todos los días nos vestimos y ensuciamos ropa, por lo que nuestra idea va enfocada en generar pedidos y suscripciones a través de la aplicación y nuestra tienda online.

Los planes que ofrece Mr. Jeff se dividen desde la S a XL, tal como las tallas de la ropa. El primero está pensado para una persona y el último, para un grupo de cuatro. Todas incluyen lavado, doblado y despacho, aunque M y L consideren el planchado para un determinado de prendas. Al servicio se puede incluir toallas, juegos de sábanas y otro tipo de telas que no necesiten un lavado delicado o determinado ya que, afirma Alonso, no realizan lavado en seco.

“Tenemos un plazo de 48 horas para entregar el pedido una vez realizado por la app. Cuando es tintorería, pasan a ser 72. Por el momento no contamos con un plan express o premium donde si la persona necesita algo en cinco horas, tenga que pagar más, pero claro. La idea es estabilizar nuestras operaciones y entregar una buena calidad de servicio. Esto nos importa porque el tipo de entrega genera cómo se percibe la marca en el país y qué tan posible es que una persona nos promueva de manera orgánica, ya sea porque está contenta en cómo le llega la ropa o porque simplemente habla bien de nuestro servicio”.

–¿Cómo fue la expansión de Mr. Jeff en Latinoamérica? Porque el mercado europeo es distinto al de acá.

Lo primero que se hace es buscar alguien especializado en el mercado, ya que es diferente abrir en Colombia o Chile que en Malasia o Egipto. Diferentes idiomas, culturas, modismos, por lo que se busca alguien que asesore para luego lanzar en el idioma, palabras y precios correspondientes. Otro factor fundamental es conocer el hábito de consumo, es decir, si acostumbran a utilizar lavanderías o tintorerías o qué productos se acostumbra a lavar. En Chile se da que la mayoría de los pedidos son por tintorería, por lo que eso nos lleva a otros temas como los ingresos promedios, PIB per cápita, características de las ciudades, zonas más concentradas por persona, etc.

–¿Qué otras características tiene el mercado chileno?

Lo que se puede ver en Chile, también presente en otros mercados, es que necesitan el servicio por varias prendas. Eso se ve, además, porque somos un país caro en comparación a otros de latinoamérica. Otro dato interesante es que tenemos un porcentaje de venta online mucho mayor que Argentina, Perú, Brasil y Colombia, lo que dice que la gente prefiere hacer los pedidos por e-commerce y aplicaciones que ir, en nuestro caso, a la misma franquicia. Las personas ven el valor agregado a nuestra aplicación porque si ocupas las plataformas estás optimizando tu tiempo libre. No haciendo labores como éstas ni llevándola al punto físico. Las suscripciones han subido mes a mes, lo que cambia los hábitos de consumo y preferencia porque los chilenos están cambiando a otros modelos de suscripción. Como lo que ofrece Netflix, Spotify y otras aplicaciones de comida.

–La ropa es algo muy personal, propio de uno, que incluso llega a definirnos en múltiples aspectos. ¿Cómo analizan ese punto sabiendo que su servicio trabaja con algo importante?

La ropa es una forma de comunicación de las personas. Como sabemos que son de uso diario y que incluso se les llega a tener afecto, cuando abrimos nuevas franquicias capacitamos a los trabajadores. Nos preocupamos de toda la cadena de valor, de ir a buscar las prendas, de cerrar bien la bolsa de traslado, después abrirla con cuidado e ir sacando prendas ante una cámara que graba lo recibido. Esto sirve para ver, por ejemplo, si alguna viene con fallas o defectos desde antes.

–¿Su servicio solo es realizable vía aplicación o también web? O también desde el punto físico de los franquiciados.

Lo puedes hacer tanto por la aplicación como desde el punto físico. Lo que tratamos de impulsar, siendo nuestra puesta de valor como empresa, es el uso de la tecnología. Que todos o la mayoría de los pedidos se generen a través de la web o aplicación, siendo nuestro canal más fuerte.

–Pero los chilenos, ¿estamos acostumbrados a este tipo de procedimientos? Digámosle tecnológicos.

Chile es de los países con el uso de aplicación y canal web más elevado en las ventas, demostrando que somos tecnologizados. Muchos tienen smarthphone, acceso a internet y con velocidades rápidas. El celular, dispositivo más utilizado, tiene un hábito de uso que podemos ver en otras empresas que entraron antes de nosotros al mercado como Pedidos Ya, Rappi, Spotify, Netflix. Todos estos fueron acostumbrando al consumidor en suscripciones, además de descarga y uso. Lo que hacen las app de servicios, incluida Mr. Jeff, es optimizar el tiempo de las personas.

–¿Y tienen cálculos de ese tiempo ahorrado? Porque lavar la ropa se hace en los tiempos libres que me quedan del día. No estaré haciéndolo mientras estoy trabajando.

–Lo que tenemos es un cálculo estimado, promedio, de cuánto se gasta en lavar, planchar y doblar la ropa al año. Este ronda entre las 350 y 420 horas, bastante tiempo y donde entra nuestra propuesta de valor. Con nuestra suscripción, puedes ocupar todo ese rato en otra cosa, considerando de que esto es una tarea que no necesariamente genera satisfacción.

Ese ahorro de tiempo lo lleva a definir al usuario de la plataforma. Hombres y mujeres de 25 a 33 años, que vive solo o en comunidad y que practica deportes de forma común. “Muy tecnologizados. El smarthphone forma parte importante de sus vidas para cumplir las tareas del día a día. El resto de nuestro público, que sería entre 35 a 50 años, lo utiliza más que nada para pedidos puntuales. La primera descripción que te hice es la que utiliza la aplicación por medio de la suscripción”. Alonso menciona que otras metas de Mr. Jeff es la expansión global. “En el próximo mes abriremos puntos en Egipto, Turquía, Tailandia, Indonesia, Filipinas y Vietnam”.

–Es un gran desafío, porque me dices Egipto y pienso en otra cultura, idioma y estilo de vida, pero con la misma necesidad de lavar la ropa.

Exacto. Estamos presentes en varios países y como hay un equipo especializado en cada uno, lo que hacemos en la empresa es compartir las mejores prácticas, vengan de donde vengan. Si una promoción en Brasil funcionó bien, vemos cómo la podemos efectuar en el mercado chileno y si es viable. Vamos instalando las mejores situaciones y eso es compartir el conocimiento para el crecimiento general. Es interesante trabajar con un equipo grande, de tantos países, ya que podemos avanzar mucho más rápido entre todos los que trabajamos por una necesidad existente en todos los rincones del mundo. Casi llegando a ser como comer.


Imágenes cortesía Jeremy Sallee y MODERN ESSENTIALS / Unsplash

TAGS: App / Jorge Alonso / Lavandería / Mr. Jeff / Prendas / ropa / Servicios / Tecnología / Tintorería / Vestimentas

31/05/2019 / Autor: Marcelo Salazar

OCULTAR COMENTARIOS