Christian Struve: “El 90% de las empresas no tienen soluciones adecuadas para la gestión de mantenimiento de sus equipos”

04/10/2019 / Autor: Marcelo Salazar

Fracttal puede administrar los equipos y activos físicos de distintos tipos de empresas y clientes, de todas las industrias. Su monitoreo y mantenimiento permite que, incluso, se pueda anticipar una posible falla gracias a un algoritmo incorporado en su software, que almacena la información en una nube. Una que funciona, incluso, desde los tiempos en que poco se hablaba de sistemas cloud. Conversamos con su CEO, Christian Stuve, para saber más de Fracttal y su propósito: democratizar los datos de todo lo que nos rodea.

 Es algo que todavía le cuesta explicar, pese a llevar casi 18 años en esto. Venezolano, su primera experiencia en el rubro del mantenimiento fue en PDVSA —Petróleos de Venezuela S.A.—, en 2002. Luego tuvo un paso por PwC y después, decidió montar su propia empresa de consultorías, implementando softwares de mantenimiento. El negocio le hizo conseguir muchos clientes, sobre todo de Chile, teniéndolo en un constante Caracas – Santiago, Santiago – Caracas. Los viajes, aunque más que nada la presión de no ver a su hija recién nacida, hizo que en 2011 se estableciera definitivamente junto a su familia en nuestro país.

Pasaron los años y conoció a Alejandro Pérez, un colombiano que lo contactó por correo electrónico y que hoy es su principal socio. Su fin era darle a conocer un prototipo básico de un sistema cloud que había creado. Una novedad para el 2014, tiempos en que estas plataformas no eran tan comunes como ahora. Eso los hizo congeniar y empezar algo nuevo juntos, entre eso, postular a StartUp-Chile. Tal fue su éxito que ganaron el “DemoDay” del 2015. Quizás, el comienzo de todo esto que aún le cuesta explicar.

Christian Struve es el CEO de Fracttal, una empresa que asegura tener el más avanzado software de mantenimiento del mercado. Basado en el almacenamiento de la información en la nube, esta plataforma funciona para todo tipo de industrias al gestionar un sinnúmero de equipos y activos físicos. Su diseño permite que  organizaciones, Pymes, empresas más grandes e incluso corporaciones, puedan tener todo a partir de un clic o un tecleo en el teléfono.

Struve es delgado, simpático y locuaz. Se muestra convincente a través de gestos con las manos y con reconocibles tonos de voz, los que cambia dependiendo de lo que relata. Luego del “DemoDay”, Fracttal creció y comenzó una expansión por Latinoamérica y Estados Unidos, proceso coronado este año con un levantamiento de capital de US$ 2 millones. Hablamos de una ronda dirigida por Scale Capital, a través del fondo Amérigo Early Stage & Growth Fund.

“El mismo monitoreo del mantenimiento que tienen las empresas grandes, puedes tenerlo con nosotros con planes de 5 UF y, además, con una serie de mejoras innovadoras. En Fracttal nos enfocamos en sensorizar los equipos y generar movilidad de todos los activos. Nuestros clientes iniciales, las Pymes, ahora están permeando y ya contamos con grandes empresas. Hablamos de 250 en Chile, un gran número para las 700 empresas que tenemos a nivel global”, dice. Esta startup  hoy cuenta con oficinas en Brasil, Colombia, México y Estados Unidos, además de tener espacios para trabajar en Europa y Medio Oriente.

Al preguntarle por algún ejemplo, por un caso que le gustaría destacar, menciona el de una reconocida clínica del país que cuenta con sensores en los monitores de los refrigeradores de medicinas y vacunas. “Como la cadena de frío es muy importante, ante la más mínima variación de temperatura, sea cual sea el activo, nuestro algoritmo permite que el técnico más cercano sepa lo que se averió y sobre lo que debe hacer para solucionar el problema. Eso se logra gracias a una alerta de Google Maps que llega de inmediato a su teléfono, con una alerta que le dice dónde ir, qué herramientas debe usar y los repuestos necesarios. El técnico, muchas veces, llega a la clínica antes de que la misma gente encargada en ese recinto se entere del problema”.

 Fracttal, una empresa que asegura tener el más avanzado software de mantenimiento del mercado

Pese a que todo lo anterior pueda entenderse claramente, mantiene su argumento de que aún le cuesta explicar a lo que se dedica. Donde más le ocurre es en las reuniones y fiestas con los apoderados de los cursos de sus hijos. En estas hay médicos, abogados, ingenieros y un montón de otras profesiones que se explican con el nombre. “En cambio, yo les digo que hago softwares de gestión de mantenimiento y siempre me preguntan qué es eso. Que, por favor, les explique”.

—¿Y qué les dices?

 Que estamos rodeados de activo físico, por donde miren. En esta misma oficina hay un proyector, un equipo de aire acondicionado, un sistema contra incendios y muchos otros objetos que necesitamos y que funcionen correctamente. Bueno, las estadísticas dicen que el 90% de las empresas no tienen soluciones adecuadas para la gestión de mantenimiento de sus equipos. De hecho, nuestros principales competidores hoy son las planillas Excel, el papel y el lápiz. Si a eso le sumamos que del tiempo efectivo, un técnico ocupa el 60% para saber cómo resolver el asunto, tenemos una situación en contra. Otros dos puntos son que un mantenimiento correcto alarga la vida útil de cualquier objeto, lo que significa un retraso en que se convierta en chatarra y un menor peligro para el ser humano.

 Cada vez que hago un pitch, lo comienzo con casos reales donde han ocurrido accidentes mortales por mala gestión de mantenimiento. Nombro algunos hechos internacionales, como también el caso de Línea Azul acá en Chile donde, recordemos, hubo adulteración de documentos para que un bus consiguiera sus revisiones técnicas. Es ahí cuando el mantenimiento se hace necesario y donde nosotros entramos a democratizar la tecnología existente, porque hablamos de soluciones costosas y con proyectos de 500 mil dólares hacia arriba. Con eso, obviamente la Pyme prefiere el papel y el lápiz.

—Esa democratización de la tecnología, por medio de la gestión de mantenimiento que ofrecen, ¿es para todo tipo de activos? O sea, ¿podría ser para el control remoto de un televisor, hasta para el camión repartidor de la empresa?

 Sí, claramente son todos los elementos son distintos y sus funciones, también, pero a nivel de gestión todos esos activos son exactamente iguales. Lo que pasa es que hay todo tipo de mantenimientos. Programados, correctivos, predictivos, como también inspecciones y garantías. Yo no vendo lo que hace el técnico especialista con el equipo: lo que yo ofrezco es el cerebro que permite saber los datos técnicos de cada uno de tus, por dar un número, 50 mil activos.

—Supongo que ser conscientes y fomentar una cultura del mantenimiento tiene que ver con la automatización de los procesos que vivimos hoy en día, producto de la tecnología. 

Sí. En el mantenimiento existen cuatro escalones. El primero corresponde a la inspección visual. El típico viejito que ve, siente, escucha y dice que todo está bien. El segundo es similar, pero con herramientas de medición, incluyendo la planilla Excel. Te aseguro que el 90% de las empresas están en estos dos puntos, por lo que nuestra labor es eliminar todo lo que sea papel y así llegar al nivel tres, donde opera el software y los sensores de monitoreo para los equipos. Luego, el último escalón, es generar algoritmos de predicción de falla.

—¿Y cómo funcionan?

Con la recolección de información, considerando que puede existir la probabilidad de que esto falle en tal fecha, aunque todo vaya bien. Para muchos, esto puede ser algo imposible, por el número de variantes que pueden interferir, pero nosotros creemos lo contrario. Que con todos los elementos, sí se puede hacer.

—¿Cuál es la reacción de tus clientes a los escalones tres y cuatro que acabas de explicar? Porque, si dices que el 90% está en los dos primeros, podemos hablar de que casi todos no conocen los otros.

 Es cierto. Hoy es difícil pensar en una empresa que facture a mano, pero no sucede lo mismo con el mantenimiento, ya que muchos todavía se cuestionan usar un software. El primer wow de ellos es cuando entienden que el sistema puede abarcar muchas cosas. Otro paso importante es la optimización de la mano de obra.

—¿En qué sentido?

En que el técnico no deba ir a buscar un papel a su empresa, luego ir a la del cliente, reparar, anotar y regresar a su empresa a entregar otro papel para que eso genere una factura, muchas veces también en papel. Nosotros reducimos todo ese proceso, entregando beneficios tangibles que se traducen en el ahorro de dinero. Todo esto no es tan difícil, al experimentar desde la nada porque todo esto, insisto, se sigue haciendo con papel y lápiz.

—¿Es rol de soluciones como ustedes proponer los próximos estándares de calidad y seguridad en mantenimiento? Por ejemplo, a nivel legislativo.

 Sí. Ya se hace algo con la revisión técnica de los vehículos pero,  ¿qué pasa con lo demás que nos rodea? Con el hecho de Línea Azul le escribí a mucha gente del sector público. Incluso, un correo a la Ministra de Transportes, aunque no recibí respuesta. Yo enfoco la sociedad del mantenimiento a partir de un Estado con proveedores establecidos. También, que todas las soluciones se comuniquen y que yo como usuario pueda escanear el código QR de un semáforo, de un autobús o de un avión, para decidir si quiero subirme o no. Por el motivo que sea. Eso es darle poder a las personas para saber el estado de esos activos, lo que es un cambio total en todo este asunto.

 —¿Ves necesario hacer pública toda la información?

Sí, de hecho ahí entran cierto tipo de usos, como Blockchain, donde el gobierno puede poner todas esas órdenes de trabajo de forma inmutable. Sin posibilidad de modificarlas. Nosotros tenemos un postulado de democratizar los datos, pero también buscamos que las empresas tengan confianza en los procesos de mantenimiento de sus equipos, tanto para los que no tienen relevancia en vidas humanas, como para los que sí.


Imagen cortesía Caleb Woods / Unsplash

TAGS: Activos / Christian Stuve / Democracia / Equipos / Fracttal / información / mantenimiento / Software

04/10/2019 / Autor: Marcelo Salazar

OCULTAR COMENTARIOS