Alejandra Mustakis: “Los motores de la economía siempre han sido los emprendedores, pero quizás estamos en el minuto más importante de eso”

27/06/2019 / Autor: Marcelo Salazar

La Presidenta de ASECH tiene un sueño: convertirnos en el mejor lugar del mundo para emprender. No lo ve lejano pero admite que a ese ideal todavía le rondan fantasmas como el chaqueteo. En medio de una apretada agenda, se toma una pausa para hablar del actual ecosistema del país, de por qué la tecnología es más una oportunidad que un futuro desempleo y sobre lo que provocaría que nuestra política transcurra estáticamente. “Necesitamos nuevos políticos que innoven, que se atrevan por cosas distintas pero, ¿cómo lo van a hacer si cuando se equivocan les sacan la mugre?”.

A Alejandra Mustakis no le alcanza el tiempo. Lo reconoce porque muchas veces no puede responder todos los mensajes, todos los correos, todos los cafés que quisiera. Lo dice con leve molestia, mirando de reojo su teléfono y moviendo la cabeza como pidiendo perdón a esa notificación que quedará sin contestar. Como sabiendo que puede verse impedida de hacer lo que tanto le gusta: conocer un nuevo emprendimiento.

“Yo gozo con que un emprendedor me cuente sobre lo que está haciendo, pero tengo tanta pega que no alcanza el día para seguir empujando”, dice un martes lluvioso de junio en iF Chile Caja Los Andes, una de las seis sedes de estos espacios de interacción co-fundados hace siete años y que reúnen distintos promotores de la innovación y el emprendimiento en Chile. Start-ups, incubadoras, universidades, inversionistas y laboratorios de prueba.

El ingreso a este edificio es por dos puertas con muchos puntos amarillos en su interior. Son grandes, hipnóticos y camufladores. En grupo asumen estructura y forman un cuadrado y un círculo, orden que en 2017 definió en una charla para la televisión. “Necesitamos que el más cuadrado, algunos se pueden sentir más cuadrados acá –gira y mira a su derecha a alguien, o a varios–, trabaje con el más creativo porque ambos se necesitan”, terminó moviendo su mano derecha con el índice estirado frente al público. Como si los dos estuvieran ahí.

La reunión de directorio acaba de finalizar en un salón del segundo piso y la única que queda es ella, más las tazas y galletas sobre algunos platos. Detalles que dan a entender el número y tipo de gente en un lugar. La Presidenta de la Asociación de Emprendedores de Chile, “la reina de Chilecon Valley”, según BBC News y que hace poco estuvo presente en la firma del protocolo de acuerdo para la debatida Reforma Tributaria del Presidente Piñera, es de un cordial recibir. Tiene un escuchar interesante y una ilustración suya en brazos de Condorito como portada de Twitter. Gesticula al ritmo de su voz y el color de sus uñas combina con el fugaz y potente rojo de su cartera.

“Como persona he tenido muchas oportunidades en mi vida y me refiero a que nunca me faltó ni me ha faltado algo. Vengo de una familia que obviamente tuvo más privilegios, por lo que puedo decir que estoy en el porcentaje más chico de la población en Chile. Es por esto que me siento bendecida de las oportunidades y de estar en un lugar donde realmente puedo hacer o construir lo que tuve para el resto de la gente. Desde las redes, desde el capital, desde un montón de cosas que para mí fueron mucho más fáciles que para el 98% de los chilenos”.

El primer edificio de avenida Italia con Francisco Bilbao lo habría explicado en una hoja generosamente rayada y con la idea de un área verde gigante, algo muy distinto a lo que terminó siendo la infraestructura debutante, sobre todo por una laguna que imaginaba en cierto sector. Hoy, todo esto y más estaría siendo mejor de lo que hubiese imaginado.

“En lo colectivo solo soy una persona más. Lo que he logrado ha sido por mis socios y partners, los que tienen ene talentos que yo no. Soy buena para empujar y buscar oportunidades pero el resto siempre han sido otros. Me fascina ver el talento de las personas porque lo único que he hecho es trabajar con eso”.

–¿En qué ves ese talento?

 En cómo le brillan los ojos a alguien, en cómo hace que algo funcione o se cree. Soy diseñadora de profesión, amo la creación y el desarrollo, pero no soy la que está haciéndolo.

–Hay veces que te toca ir al extranjero para contar lo que pasa en nuestro país. ¿Cómo se analiza desde afuera el actual estado del emprendimiento en Chile?

Es increíble llegar a otros países y que nos conozcan. Como también conformamos la ASELA, la Asociación de Emprendedores en Latinoamérica que lidera Juan Pablo Swett, todos miran a Chile así como “wow”. Todos quieren hacer la Ley de Pago a 30 Días, Tú empresa en un día y gran parte de las iniciativas que hemos liderado en la región.

–¿Pero qué se admira de nuestra situación?

 En que hay un ecosistema muy pro en Chile. Parte desde Corfo, desde el Gobierno, sigue con asociaciones como Endeavor o también con eventos como la APEC o COP25. Chile se está convirtiendo en un país muy importante para los gremios chicos. Como tenemos una sociedad que tiene muchas cosas buenas, mi visión es que es importante trabajar todos juntos. Unidos por las causas. Tenemos cosas admirables y creo que a este país se le hace pedazos todos los días. Chile es chico y eso debería hacernos más fácil el trabajo, no al revés.

–Según eso, ¿qué valor entregarían los emprendedores al país? Más allá de la solución a un problema.

 Los motores de la economía siempre han sido los emprendedores, pero quizás estamos en el minuto más importante de eso. Con las nuevas tecnologías vienen cosas buenas y malas, dentro de estas, que desaparecerán algunos empleos. Está en todos los estudios y debemos adaptarnos para que haya cientos de emprendedores que les vaya bien y puedan dar trabajo. Eso hará que logremos una economía distinta, mucho más inclusiva. No de cinco o 10 grandes, sino de miles de chicos que tienen sus empresas y que les puede ir tan bien que pronto contratarán cinco, 10, 20 ó 50 personas. No muy concentrado en grandes empresas, sino en muchos otros actores.

–Los que, como dices, siempre han estado en el mapa económico. Tal vez antes con distinta valoración, incluso nombre. Antes se les decía “comerciantes”.

Todo lo que vemos alrededor de nosotros lo inventó alguien con un sueño de que eso funcionara. Miles, miles de detalles que terminan construyendo una sociedad. Los emprendedores son un buen ejército de gente que desarrolla cosas y que, a mí que me gusta el emprendimiento social, cada vez me convencen de que pueden tomar problemáticas chicas y sacarlas adelante. Este análisis también lo podemos llevar a asuntos mayores y duros que aún faltan por arreglar. No llegará una persona omnipotente a mejorar todo, sino que podemos tener este ejército que te hablo, con o sin fines de lucro, dentro o fuera del gobierno, para inventar soluciones con modelo de negocio.

–Intuyo por tus palabras que ves una oportunidad en ese dilema sobre la llegada de la tecnología. Estudios dicen que cambiarán cerca del 60% de los empleos.

Porque todo cambia, ya nadie puede pensar que llegará a una empresa para trabajar 40 años. Por opción o necesidad, la probabilidad de ser emprendedor es muy alta y tenemos que preparar al país para eso. Que nuestros emprendedores sean buenos y puedan dar un empleo de calidad. La gracia de trabajar con empresas chicas es que resultan una familia, todos juntos, aperrados. Es otra mística. Veo menos cercana a la estructura gigante, de hecho anda muy mal porque es lenta. Para los Estados es una época compleja porque todo lo que viene es  rápido y se necesita ser ágil.

–Siguiendo con ese punto, ¿qué te parece la generación millennials en el ecosistema emprendedor?

Tú eres uno (ríe). En la vida he tratado de no tener paradigma sobre las personas porque es un error. Que los empresarios son así, que los millennials son asá. La realidad es que, en todo orden de cosas, hay gente que tiene atributos y debilidades. Lo que me llama un poco más la atención y que me da gusto, no solo con los millennials sino también con gente de otras edades, es el buscar un propósito. Gente que no está disponible para hacer lo que no les hace sentido. No veo emprendedores que me digan que quieren ganar plata porque sí. Es muy raro, quizás yo tengo un estilo que lleva la conversación por otro lado, pero la gente tiene un sueño por el cual mejorar. Como que ha cambiado el sentido de qué significa que te vaya bien. Antes la enseñanza era: “No, debes entrar a un trabajo súper estable, tener casa, auto, casarte”. Como que había un libro de cómo hacerlo.

– Sostuviste en un programa de televisión que para tí, “una de las mejores maneras de cambiar el mundo es hacer empresa”. ¿En qué basas esa afirmación?

En que es una herramienta que sirve para hacer diferencias. Soy emprendedora, muy pro a hacer empresa, creo en el emprendimiento como un estilo de vida y una manera de que las personas se sientan empoderadas, sobre todo las mujeres. Alguien pudo no haber tenido la mejor educación, porque es una pelea que siempre debemos dar, pero permanentemente está la opción de emprender y cambiar tu vida. Quizás, es la mejor manera que conozco para desarrollarse en plenitud.

–¿Y esa es una mirada general del país? ¿Crees que los chilenos piensan como tú?

Cada vez más. Los emprendedores están cada vez mejor mirados. Cuando partí con mi empresa de muebles me decían que no era cool, concepto que hoy ha cambiado ene. Ojalá que todo esto no sea una moda sino un tema que logramos meter como país. Venimos de una actitud en que te decían que no, que te irá pésimo.

–El chaqueteo.

Y creo que ese chaqueteo no nos deja ser el mejor país del mundo. Es muy fácil de hablar de los que han hecho cosas, pero hacer es lo difícil. Es el cambio cultural que más necesitamos y por el que deberíamos pujar todos los días. Dejar de criticar y mirar mal al de al lado. Necesitamos nuevos políticos que innoven, que se atrevan por cosas distintas pero, ¿cómo lo van a hacer si cuando se equivocan les sacan la mugre? Haces que tus líderes tengan poco movimiento porque por cualquier equivocación serán cuestionados. Parece algo tan idealista pero es tan obvio, estaríamos en un país más contento.

–¿Cuál es el panorama de ASECH para este año? Con dos grandes encuentros como son la APEC y COP25.

En APEC me he centrado como ASECH para la Cumbre Pyme. Tendremos todos los datos, para ponerlo en grande y que así todos queden invitados. Es un evento importante porque no se hace en todas las APEC y porque las pymes y emprendedores podrán juntarse con los empresarios que vienen. Para que hagan un pitch, encuentros con los emprendedores.

–¿De todas las industrias?

Sí, tendrán que postular y los cupos se cerrarán rápido. Si quieres encontrar empresarios de 21 economías y muchos más chilenos, tienes que ir. Lo queremos hacer lo más libre e inclusivo posible, y tendrá cupos de regiones. Haremos que te puedas sentar cinco minutos con uno correspondiente a tu industria, al que debes postular. Todos los empresarios de la APEC, olvídate de los nombres que habrá.

–¿Y con COP25?

Estuvimos con Gonzalo Muñoz y Marcelo Guital, ellos liderando ahí y yo con la APEC. Es ene pega, entre medio viene el Mundial de Emprendimiento Social en el que también estaré muy metida. Ha sido muy bonito ese encuentro de trabajar con otros gremios Pymes. Creo en esto como nada. Creo que el talento no está en ninguna otra parte que no sea aquí, como también que el desarrollo es mejor por lo barato y porque vale mucha plata afuera. Soy muy idealista y creo mucho en la colaboración y desarrollo del país.


Imagen principal cortesía Alejandra Mustakis.

TAGS: Alejandra Mustakis / APEC / Asech / Colaboración / COP25 / Emprendimiento / iF Chile / Innovación / Oportunidades / Talento

27/06/2019 / Autor: Marcelo Salazar

OCULTAR COMENTARIOS