Velar por el bien común se ha transformado en una favorable tendencia que va en aumento, especialmente gracias al impulso del sector más joven dentro de la fuerza de trabajo: los millennials.

De eso habla el Millennial Impact Report -desarrollado por Achieve by The Case Foundation y dado a conocer por Forbes- asegurando que esta generación aumenta su interés en la filantropía -tanto en cantidad como en intensidad- al comparar el primer trimestre del 2017 con el mismo periodo del 2016.

La propia revista especializada en negocios ya había anotado antes cómo los millennials lideran una revolución en los esfuerzos de voluntariado corporativo.

En Chile, mientras tanto, cabe señalar que cada vez son más las empresas que se unen al voluntariado y que en las celebraciones de fin de año cobra mayor relevancia, ya que su principal aspecto diferenciador ante otras formas de ayuda es que se realiza en horas laborales.

Así, potencia aspectos como un buen clima de trabajo al interior de las organizaciones, fomenta habilidades de liderazgo y fortalece el sentido de equipo y de integración con la empresa, teniendo como resultado un aumento en la productividad.

Aunque no sólo eso: tanto los trabajadores como las compañías se convierten en buenos vecinos, preocupados de su entorno y de las personas. Sin duda, un círculo virtuoso que debemos seguir potenciando.

Según la última Encuesta Nacional de Voluntariado, realizada por la Fundación Trascender y GFK Adimark, sólo un 12% de la población del país realiza acciones de voluntariado, cifra que se ha mantenido relativamente estable desde el año 2009. Pese a esto, el 70% de los encuestados manifestó que este tipo de ayuda a otros es mejor que donar dinero.

Con estas cifras sobre la mesa, tenemos el gran desafío de concretar sinergias entre el mundo privado y las necesidades de las comunidades, ya que hoy las organizaciones han comprendido que estos programas son una oportunidad real para generar y fortalecer los lazos dentro de ellas mismas, para ser canalizados en una ayuda real.

26/12/2017 / Columnista:

Sin comentarios Deja tu comentario