Mis Favoritos

El desarrollo de la tecnología de la información (TI) en la educación superior llega a un punto de inflexión: las tendencias que dominaron el liderazgo en los primeros usuarios ya son corriente principal.

En mis visitas por escuelas y universidades de varios tamaños por América Latina aprecio el impacto de la tecnología en las operaciones fundamentales y en el éxito de estas instituciones.

Puedo decir con seguridad que las TI se han convertido en pieza fundamental para la educación superior. Los estudiantes universitarios de hoy son los nativos digitales más ávidos que nunca vi.

Así que se podría decir: Sí, la tecnología está en los campus universitarios, tiene que estar allí. Pero ¿qué hay de nuevo? ¿Por qué tanto alboroto? Ya no se trata de una universidad que tiene las capacidades tecnológicas básicas. El 60% de los estudiantes dicen que ni siquiera se fijan en una universidad si no tiene conexión Wi-Fi en todas partes. Se necesita hacer más que eso.

¿Las escuelas están haciendo algo para mantenerse por delante, dado que estudiantes, profesores y personal esperan más cada día? ¿Qué hacen como institución educativa para proporcionar una experiencia personalizada y conectada?

¿Qué se hace para satisfacer las expectativas de los estudiantes y de sus profesores? ¿Para mantener una gran relación calidad-precio? ¿La innovación retiene al estudiante más tiempo y ayuda a garantizar a los estudiantes una carrera? ¿O al menos un buen impacto para conseguir una?

Algunos de estos cuestionamientos han hecho que los mejores profesionales de la educación de TI hayan cambiado su enfoque. De problemas técnicos tácticos se pasa a problemas de negocio, que resultan más estratégicos y marcan la diferencia en el balance final. Después de todo, el dinero manda.

¿Puede el departamento de TI, con recursos insuficientes de estos centros educativos, tener una voz estratégica? La buena noticia es que la tecnología de la educación y los avances en el aprendizaje mixto, las oportunidades que ofrecen los MOOCs (cursos online masivos y abiertos) y la adopción de las herramientas digitales en el aula, significan que la marea cambia.

Hay tres áreas que los profesionales TI de la educación superior deben tener en cuenta para potenciar la evolución de una organización educativa.

Utilizar la tecnología innovadora para ofrecer una experiencia personalizada y conectada (estudiante /facultad). Una experiencia de conexión personalizada es la capacidad para que los estudiantes y profesores accedan a contenidos y aplicaciones sin problemas, usando sus dispositivos preferidos, desde teléfonos móviles a tabletas, en cualquier lugar, en cualquier momento, conectado a una nueva generación de redes inteligentes y cursos en la nube.

Esta es una manera perfecta de TI para ayudar a impulsar la innovación y la creación de valor en lo que respecta a la razón para que un estudiante asista y a la razón de los maestros para educar. Una experiencia de conexión personalizada puede ser lo que diferencia a su escuela de otros colegios.

Por ejemplo: un estudiante llega en su primer día, escanea un código QR y el dispositivo se conecta de inmediato a la red de la universidad, sus registros se actualizan automáticamente y recibe una aplicación de la universidad, con su horario personalizado, incluso su información de residencia. Lo que les permite (al alumno y a sus padres) centrarse en esos primeros días de su separación, sin otras preocupaciones.

Hacer que la TI sea estratégica para el éxito de la universidad. Al conducir el éxito educativo y la solidez financiera mediante la tecnología, se convierte en un factor crítico para las operaciones generales de una universidad. La tecnología rica en innovación de hoy ofrece un soporte que cumple con las nuevas expectativas de estudiantes y profesores.

Tecnología con modelos de consumo: es una manera de equilibrar el avance de la tecnología y reducir los costos. Las soluciones que se adaptan para satisfacer las necesidades únicas de sus entornos de educación son las que ayudan a las estrategias de TI que conducen al éxito del estudiante.

Por ejemplo, puede ser un producto de primera calidad con un precio accesible y con un costo total de propiedad aún más bajo.

Este cambio estratégico reduce el costo por estudiante y ayuda a mantener su escuela como una opción cuando un estudiante de escuela preparatoria está evaluando a qué universidad ir.

Como ejemplo, la Universidad del Estado de California (CSU, que ahorra US$100 millones de los contribuyentes de esta manera).

Añadir nuevos avances en técnicas automatizadas, tales como equipos de auto restauración, herramientas de despliegue de SDN y la interoperabilidad con las marcas predominantes, hace que una universidad puede ahorrar significativamente y ayudar a conseguir tasas más bajas.

Impulsar la colaboración en tiempo real que conduce al éxito de la enseñanza y el aprendizaje de la experiencia de los estudiantes. Los profesionales de TI deben tener en cuenta la evolución de la forma en que las personas se comunican en la educación superior, aprovechando el entorno de tecnología de la información y las comunicaciones (TIC), reduciendo así el costo total, y mejorando la calidad de la educación.

TIC puede vincularse directamente al éxito compartido por los resultados de los estudiantes (mejor conectado) y la reducción del costo por estudiante (menor TCO). Con un enfoque basado en los resultados, la tecnología ayuda a fortalecer la reputación de la universidad y atraer a estudiantes y profesores en el proceso, al tiempo que reduce la matrícula al estar ligada directamente al éxito del proyecto de TI.

Por ejemplo, con el uso de herramientas de gestión de interacciones, una universidad puede centrarse en cada peso de la matrícula, sin afectar a la consistencia de la educación. Esto se traduce en una mejor experiencia de los estudiantes y en la mejora de la reputación de marca de la universidad.

Sin comentarios Deja tu comentario