Para ser competitivos y dado que en Chile tenemos una economía y población pequeñas, alejada de los más importantes mercados y centros de desarrollo, debemos asegurarnos de que las empresas aspiren a salir al mercado global y que nuestras innovaciones sean de impacto mundial.

Este largo camino para transformar a Chile en una economía del conocimiento y referente mundial de innovación, desafío planteado por este gobierno, está viviendo un capítulo muy importante con el Programa de Atracción de Centros de Excelencia Internacionales que está siendo implementado por Corfo a través de InnovaChile.

La iniciativa busca atraer a Chile a los mejores centros de investigación, desarrollo y transferencia tecnológica del mundo. Con esto, no sólo buscamos construir el puente entre investigación y empresa, sino también tomar todo el know-how de estos centros e implantarlo en Chile, aprovechando además sus redes internacionales. Estos centros ayudarán a transformar la cultura y el lenguaje de los actores involucrados en la innovación basada en I+D, tanto de investigadores como de las empresas y sus ejecutivos.

Entre 2010 y 2011 logramos instalar los primeros cuatro centros de clase mundial: Fraunhofer de Alemania en biotecnología; Csiro de Australia en minería; Inria de Francia en tecnologías de la información y Wageningen UR de Holanda en alimentos. En 2012 lanzamos la versión 2.0 del programa, que implicó contactar a cerca de 400 de las más reconocidas empresas, universidades, gobiernos y centros de investigación internacionales.

En esta segunda etapa abrimos la posibilidad de participar a centros de I+D de compañías multinacionales. Es así que los cuatro centros corporativos que llegarán a Chile son la farmacéutica Pfizer (Estados Unidos); la empresa de energías GDF Suez -Laborelec (Francia/Bélgica); Telefónica (España); y la empresa de ingeniería Emerson (Estados Unidos).

Más allá del prestigio de cada una de estas instituciones, la importancia de su llegada radica en el avance que su trabajo puede significar para las industrias, particularmente en los casos de GDF-Suez, enfocada en el desarrollo de energías renovables; y de Emerson, que suplementará nuevas soluciones para la industria minera.

Así es como complementamos y perfeccionamos las capacidades de nuestros científicos y centros de investigación para encontrar las mejores soluciones a los problemas productivos del país y de la región, con socios de clase mundial, elevando la competitividad y acelerando el camino al desarrollo.

Columna publicada originalmente en revista Qué Pasa

Sin comentarios Deja tu comentario