Una de las carreras más atractivas que se vive hoy en el sector automotriz se relaciona con la fabricación de autos sin conductor. Y no sólo están en la mira de las empresas automotrices: también en las tecnológicas.

Es que equipado con un sistema de conducción autónoma, sensores, conectividad y comunicación de auto a auto (V2V), el vehículo del futuro va a poder -entre otras cosas- realizar gestión automatizada de emergencias, análisis predictivos basados en la nube y contar con un sistema de información en tiempo real.

Claramente, ha pasado mucha agua bajo el puente desde aquella frase famosa de Henry Ford: “Un cliente puede tener su automóvil del color que desee, siempre y cuando desee que sea negro”.

Las distintas opciones de modelos, tamaños, colores y marcas invaden el mercado para captar la preferencia del consumidor. Pero esa dinámica se da en una época de transformación digital -de disrupción- y la industria automotriz también está inmersa en nuevos cambios que se vienen gestando y que cada vez son más tangibles.

Por ello, cabe la pregunta. ¿Hablar de autos sin conductor sólo se trata de una innovación interesante o tendrá un impacto real en nuestras vidas? Para analizarlo quiero mostrarles cinco formas en las que el auto del futuro puede beneficiarnos.

1. Autos como servicio

Los usuarios podrán elegir entre ser propietarios de un auto o utilizarlo “como servicio”. Esto cambiará definitivamente nuestra relación con los proveedores de servicios de autos. Nuestra lealtad dependerá de factores como la disponibilidad de un auto cuando queramos uno, la ruta que toma y el precio.

2. ¿Cuántas horas perdemos en el año manejando?

Si tuviéramos la posibilidad de recuperar esas horas que perdemos recorriendo largas distancias o en el caos del tránsito conduciendo nuestro auto, ¿para qué las usaríamos? El auto del futuro definitivamente hará que el viaje sea más ameno; incluso su interior podría ser rediseñado para mayor comodidad o para el uso que el conductor decida darle (transformándolo desde un lugar para trabajar hasta en un mini cine).

3. El paisaje de autos estacionados

Si lo analizamos, la mayoría del tiempo los autos están estacionados. Las flotas de vehículos sin conductor podrían cambiar el diseño de nuestras ciudades y poner fin a las interminables líneas de autos estacionados, cambiándolos por caminos más agradables, peatonales, con una mejor vista y poniéndole fin a la lucha por encontrar un lugar para estacionar.

El auto como servicio podría ser convocado cuando se necesitara sin necesidad de que esté estacionado cerca.

Parece que estuviéramos hablando de avances muy futuristas, pero la realidad es que la tecnología está evolucionando a pasos agigantados en materia de autos conectados.

La tecnología de vehículos que se comunican entre sí y que pueden conectarse vía 4G o 5G a otros dispositivos avanza día a día y es la clave para lograr todas las mejoras en nuestra vida cotidiana.

4. Respirar profundo con menos contaminación
Los vehículos impulsados por baterías tendrán un impacto increíble en la reducción de la contaminación. Los avances que se están realizando en esta materia harán que se pueda viajar de forma cómoda sin tener que recargar constantemente la batería y permitirán tener un impacto mucho menor en el medio ambiente.

5. Circulación vial mucho más segura para todos

En Chile, en 2015 se registró el máximo histórico de accidentes vehiculares. Y el común denominador de estas fatalidades tiene que ver con errores humanos, imprudencia y la conducta general de conductores.

En este contexto, los vehículos sin conductor podrían hacer las carreteras más seguras al contar con sensores, cámaras y láser que estén continuamente recolectando y programando datos sin cansarse.

Los datos que estos autos pueden obtener gracias a la tecnología hacen posible programarlos para que viajen a una distancia segura y puedan reaccionar más rápido que un ser humano.

Asimismo, al incorporarle procesadores potentes para el aprendizaje autónomo profundo será posible que continúen mejorando su rendimiento, mientras crean un ambiente vial más seguro.

Sin comentarios Deja tu comentario