Mis Favoritos

Una de las características de la tercera revolución industrial que se vive actualmente es que la creación de valor surge desde la información y la explotación de activos intangibles. En períodos anteriores los cambios se sustentaron en la explotación de materias primas y de activos materiales.

Por eso es que la importancia de las empresas radica hoy en sus activos inmateriales, los que no pueden percibirse físicamente debido a su naturaleza inmaterial, pero son plenamente capaces de crear beneficios económicos y de ser avaluadas monetariamente.

Un ejemplo de eso puede verse en el valor de las marcas comerciales. Según la revista Forbes, el nombre Apple –por ejemplo- se encuentra avaluado en US$170 mil millones. En un mercado globalizado, lo mismo pasa con nombres como Google, Microsoft, Facebook y Samsung, entre muchos otros.

Así, la capacidad de generación de activos innovadores, es decir, la creación de soluciones que sean requeridas para satisfacer una necesidad humana y que poseen la capacidad de comercializarse en un mercado, deben ser fruto de una estrategia integral.

En ella deben considerarse factores de mercado, humanos y de protección, para así generar activos intangibles ventajosos y asegurar el éxito del emprendimiento.

Dada esta tendencia mundial, todo emprendedor debe hacerse la siguiente pregunta: ¿Cómo y qué intangibles proteger? Aquí entra la importancia de los medios de protección que otorga la propiedad intelectual y su integración en las etapas de gestación de un emprendimiento.

En ese sentido, vale la pena subrayar: no se debe iniciar un proyecto sin decidir desde el inicio sobre la identificación y blindaje de sus activos.

La incorporación de una asesoría integral de propiedad intelectual debe iniciarse desde el comienzo de la idea emprendedora, junto con el estudio de mercado, búsqueda de financiamiento y creación de una empresa para operar en el mercado. La clave radica en la utilización de dichas herramientas legales de forma oportuna e inteligente.

El fracaso de muchas pymes y emprendimientos, se debe a la falta de conocimiento en la manera de utilizar las herramientas legales, para proteger los activos intangibles que le significarían una ventaja competitiva en un mercado, donde el valor de la información y tecnología es primordial.

Lo fundamental es lograr montar una estrategia de identificación de los activos de un emprendimiento, solicitando asesoría comercial y jurídica en materias trascendentales no solo para proteger, sino también para determinar si dicho proyecto que se desea materializar, es susceptible de protección alguna.

Es por ello que la defensa a través de la propiedad intelectual de los activos intangibles de un emprendimiento se vuelve una acción sustancial, debido a que transforma bienes invisibles en derechos de propiedad exclusivos para que sus titulares puedan explotarlas. De esa forma, se incrementa el valor y la competitividad de la empresa en el mercado, aumentando la perceptibilidad de los activos.

Entre los mecanismos para proteger los intangibles de un emprendimiento destacan los siguientes:

1) Los signos o marcas disitintivas

El nombre de la empresa, servicio y/o producto se debe proteger a través de una marca comercial. La marca comercial sirve para identificar tanto la empresa como los servicios y productos que ofrece en el mercado.
Se recomienda solicitar las marcas comerciales ante el Instituto de Propiedad Industrial con anterioridad al inicio de la actividad comercial o puesta en marcha del emprendimiento.

2) Nombres de dominio

El nombre de dominio dice relación con la dirección de internet que permite a las empresas o a sus marcas de productos o servicios identificarse en la red.

3) Invenciones

Se pueden blindar a través de una patente de invención o un modelo de utilidad, siempre y cuando cumplan con los requisitos de patentabilidad establecidas en la ley. Para las patentes se requiere que la invención cumpla con los requisitos de novedad, nivel inventivo y aplicación industrial.

4) Creaciones de carácter literario, artístico o científico

El derecho de autor protege toda obra original producto de la creación humana en los campos literario, artístico y científico. Dicha protección recae sobre un sinnúmero de obras tales como; libros, obras musicales, pinturas, manuales, esculturas, películas, ilustraciones, personajes etc.

5) La protección del software

En el caso del software en Chile se protege a través del derecho de autor, entendiéndose como una creación literaria. Se recomienda proceder a un depósito del software ante el Departamento de Derechos Intelectuales.

6) Secreto empresarial

El secreto empresarial abarca toda información que sirva para la fabricación de productos, la prestación de servicios o información financiera de una empresa que brinde una ventaja competitiva en el mercado y cuya divulgación fuera del ámbito de la empresa debe ser impedida, a través de un protocolo de seguridad establecido dentro de la empresa misma.

 

Nota: El término “propiedad intelectual” se utiliza aquí en su concepción más amplia, englobando tanto los derechos de autor como los derechos de propiedad industrial. 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

12/09/2017 / Columnista: Daniel de SantiagoEquipo Bolsamarcas.com

Sin comentarios Deja tu comentario