Mis Favoritos

Estudios señalan que al año 2020 en Chile van haber más de 80 millones de dispositivos conectados a la red, unos 30 millones más que el año 2015. Viendo la importancia de la digitalización en todos los rubros, las áreas de TI pasarán a ser un soporte fundamental en todas las unidades de negocios.

Y mientras Chile es uno de los países latinoamericanos con mayor consumo de tecnología, se profundiza la necesidad de contar con profesionales de esa área. Según encuestas realizadas a altos ejecutivos TI, actualmente existe un déficit de 5.000 profesionales al año; incluso para el 2019, se cree que la baja llegará hasta un 31% en capital humano TI.

Estudio del ministerio de Educación, en tanto, señalan que en los últimos cinco años se ha generado una importante baja de matrículas en carreras técnicas y profesionales TI, aspecto preocupante por demás si se considera que -paradójicamente- en esa área están los puestos de trabajo mejor remunerados.

Así, la industria tecnológica y digital se ha convertido en el principal protagonista al momento de potenciar las empresas, aumentar la productividad y -por ende- mejorar la economía de nuestro país.

Por todo eso es que Chile debe convertirse en un “hub” de talentos. Contar con el mayor ingreso per-capita de la región, un ecosistema de emprendedores en alta y reconocimiento mundial, son beneficios que nuestro país debiese aprovechar al máximo para atraer inmigrantes talentosos.

A mediano plazo, Chiletec va a apoyar la reconversión de profesionales hacia áreas TI, tal como hoy lo hace -por ejemplo- Kodea, fundación que busca influir, inspirar, educar y facilitar el acceso a espacios laborales que otorga el área tecnológica en Chile, especialmente en mujeres.

Asimismo, creemos que hoy el Estado y el actual sistema educativo posee un importante desafío. Es urgente generar una política a largo plazo, que empuje y promueva la educación tecnológica, ya sea en las nuevas generaciones como también en los profesionales del área.

El modificar las mallas académicas de las universidades acortando las carreras profesionales, es un buen ejemplo para incentivar y atraer la formación digital. Así como también, la opción de que el Sence permita ampliar la capacitación hacia quintiles más altos, donde podamos beneficiar a más personas, ya sea de sectores medios como vulnerables.

Desarrollar el capital humano TI es clave y fundamental para el desarrollo del país. Y, a diferencia de las polémicas decisiones de Donald Trump, en Chile sí queremos inmigrantes, ya que a través de sus talentos contribuirán a mejorar y agregar valor a nuestras empresas y, por ende, a nuestro país.

Sin comentarios Deja tu comentario