Mis Favoritos

¿Cuántas mujeres se pueden identificar en Chile liderando una compañía multinacional tecnológica? Las argentinas Sandra Guazzotti y Gabriela Gallardo, estuvieron al mando de Oracle e Intel hace algunos años. En Chile, destaca Natalia Vega liderando IDC.

No es larga la lista de nuestro género en la primera línea de una empresa de este tipo. En España la Asociación de Fintech e Insurtech cuenta con más de ochenta socios, sólo 9 son fundadoras o cofundadoras.

En Chile el tema no es distinto y tenemos que remar más. Es destacable que el BBVA haya listado entre las doce mujeres más influyentes de este mundo a Mariana Larraín, que creó ComparaOnLine y que hoy ya está presente además en Colombia y Brasil.

“Si Lehman Brothers hubiera sido Lehman Sisters no se habría desatado la crisis financiera de 2008” se ha dicho o escrito por varios lados. Si bien es una frase que causa gracia, incluso es un poquito machista: se basa en la teoría de que las mujeres somos menos proclives a tomar riesgos en el ámbito financiero.

Lo cierto es que tenemos una capacidad de multi-tasking, podemos planificar y predecir de mejor manera y -más que nada- vemos la vida desde una perspectiva distinta.

Por algo Christine Lagarde es directora gerente del Fondo Económico Mundial o Bank of America impulsa a nivel global iniciativas para equiparar género y potenciar sus liderazgos femeninos. No es simple cumplimiento de cuotas, sino una mirada de negocios que apuesta a que la mayor diversidad, tanto efectivamente de género, como de etnias o edades, es buena para crecer económicamente.

Mezclando ambos rubros, y considerando la escasez de mujeres tanto en lo financiero como en lo tecnológico, tenemos que empujar y preocuparnos de que las emergentes Fintechs no sufran el mismo fenómeno.

Las mujeres tenemos que atrevernos y aportar en el innovador mix de estos dos mercados. Y ahí el “call to action” es tanto para las mujeres que jugamos algún rol en el sector financiero, a través de corredoras de bolsa, bancos o seguros, como a las que están en las multinacionales tecnológicas presentes en Chile.

La idea es pensar en los problemas o dolores de estos mercados y buscar la forma de solucionarlos con emprendimientos propios, con visión de futuro y con el poder femenino que nos lleva a empujar y empujar sin detenernos cuando tenemos algo entre ceja y ceja.

Más allá del negocio mismo, con todas sus vicisitudes, podemos apuntar a ganarnos el reconocimiento y lograr chilenas representadas en el Powerlist de Innovate Finance, por ejemplo. Hoy no hay ninguna. Podemos generar –incluso- un listado en Latinoamérica y así dar visibilidad a lo que estamos haciendo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

09/08/2018 / Columnista: Paola RodríguezCEO de Ceptinel

Sin comentarios Deja tu comentario