El Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) define el actual escenario del trabajo como la Cuarta Revolución Industrial, refiriéndose a que el gran potencial transformador de la inteligencia artificial, el Internet de las cosas, la impresión 3D, la robótica y la nanotecnología inspiran un un nuevo orden en el que nuevas categorías de trabajo emergen paras desplazar a los empleos tradicionales.

Así, la evolución humana genera un contexto en el que la información está orientada a lo digital, interactivo y multitarea, entregando a los los estudiantes de pregrado y posgrado un cuadro con más oportunidades.

Encuestando a 371 empresas en quince países, incluyendo países de Latinoamérica, el WEF desarrolla su estudio “El futuro del empleo” en el que descubre un cambio dramático en las ofertas de trabajo actuales y en la demanda de posiciones para el futuro.

De acuerdo con el estudio del WEF, los empleos más requeridos del futuro serán los relacionados con la instalación, reparación y mantenimiento de robots e impresoras 3-D, así como analistas de datos para desplegar, automatizar y controlar sistemas. Por lo tanto, la Cuarta Revolución Industrial requerirá más arquitectos, matemáticos, ingenieros y analistas, lo que transformará el mercado del trabajo tal como lo conocemos.

En la actualidad, los nuevos estudiantes, provenientes de la generación Z, jóvenes nacidos entre 1994 y 2010 y quienes son considerados la primera generación realmente conectada, tendrán un rol fundamental en esta revolución, como gestores, promotores y manipuladores de la nueva ola de innovación tecnológica , que más allá de los beneficios empresariales, será parte fundamental del mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos , donde el ser humano será el fin y no el medio y se construyan caminos hacia el bienestar sobre la base de la tecnología.

Por lo mismo, con tantos profesionales con conocimientos digitales luchando por mejores oportunidades -y compitiendo incluso con la experiencia de su generación predecesora los millennials- será muy importante que los estudiantes sean conscientes de lo que está disponible en el mercado y sean polímatas y puedan hibridar conocimientos de distintos ámbitos.

La transformación del trabajo digital tendrá como motor la diferenciación competitiva, en entornos híbridos donde coexistirán talentos con máquinas dotadas de inusuales capacidades cognitivas.

La oferta está. Las oportunidades serán para quienes deseen tomarlas. Empresas líderes en las tecnologías con mayor proyección están esperando a sus futuros equipos de trabajo. Este auspicioso panorama está respaldado por las empresas que necesitan desarrollar cada vez más y nuevos proyectos. Ahora sólo falta conocer a quiénes serán los futuros líderes de la siguiente revolución.

Sin comentarios Deja tu comentario