Mis Favoritos

Unos $48.000 pesos destinan los chilenos para gastos por concepto de compras en línea, según un reporte de la Cámara de Comercio. La misma fuente señala que el 70% de los chilenos utiliza internet. Y aunque las ventas on line impliquen sólo el 3% del total de dinero transado en sector comercial, el país se ubica como líder latinoamericano en compras en línea.

Las proyecciones son muy positivas, esperándose que las ventas aumenten 30% al año, con proyecciones de llegar al doble hacia el año 2020.

Por todo ello, uno de los de los principales desafíos para las empresas minoristas es ofrecer una adecuada experiencia omni-canal a sus consumidores. Hoy cada vez más compradores pueden ver el producto físicamente en la tienda y luego comprarlo a través de internet o vice versa. Y en cada instancia deben llevarse una buena opinión del servicio experimentado.

Ante el hecho concreto de que cada vez más los consumidores están comprando a través de internet, se generan nuevas demandas respecto a la logística y a los plazos de entrega, incluyendo despachos prontos, envíos gratuitos y horarios programados.

Más que nunca las empresas tienen que decidir su estrategia para desarrollar una visión holística, escalar la cadena de suministro correctamente, mejorar el análisis de datos y personalizar las promociones. Un enfoque integrado de tienda no es sólo un proyecto de tecnología, sino un proyecto que se relaciona con todos los aspectos del negocio minorista.

Así, en la actualidad hay más presión sobre las empresas para que tengan una mejor visibilidad de sus operaciones, con el fin de identificar dónde están ubicados los activos dentro del ecosistema de suministro y tener un proceso de distribución efectivo. Desde realizar entregas en el mismo día a la capacidad de aceptar devoluciones, todo tiene que estar en un nivel perfecto de ejecución y a tiempo, pues hacer esto ayuda a personalizar y transformar la experiencia del cliente.

Actualmente existen nuevas tecnologías que promueven la mejor comunicación y compromiso con los clientes y un ejemplo de esto es que algunas entregan interacciones personalizadas con las tiendas, con el fin de ofrecer una experiencia de compra mejor y más eficiente, entregando al minorista nuevas maneras de impactar a los compradores.

Hoy es posible que los comerciantes transformen la información existente en tienda y en internet en valiosos conocimientos para mejorar el servicio al consumidor y abrir un canal de comunicación directo con los compradores para ofrecer promociones personalizadas y asertivas.

Sin comentarios Deja tu comentario