Mis Favoritos

El destino digital de muchas empresas actualmente se encuentra delegado y la pregunta que surge es cómo obtener independencia de terceros, alta disponibilidad de servicios y ciberseguridad.

La tecnología hoy se toma la agenda corporativa a través de la “transformación digital”. Las empresas no soslayan el rol de las TIC’s en su devenir operacional, comercial y administrativo.

Por eso -considerando no sólo lo importante, sino que también lo urgente- el aspecto digital forma parte del ADN y del corazón empresarial.

Los episodios recientes en el Banco de Chile, en Transbank y en el Banco Santander –por ejemplo- son muestras palpables de hasta donde llega la relevancia de las TICs en la economía en general.

De allí que resulte válido preguntarse cómo, desde la tecnología, se tiene independencia disponibilidad  y seguridad. La respuesta está en la nube.

Varias posibilidades –ya sea a través de clouds públicas o privadas- permiten al cliente independizarse en gran medida de los operadores de telecomunicaciones, facilitando los servicios de aprovisionamiento, control, gestión, monitoreo, diagnóstico, detección y solución de fallas en la conectividad de sucursales.

Estos sitios remotos sólo necesitan los enlaces provistos por cualquiera de los operadores. Por ejemplo, es posible contratar dos distintos por cada lugar para alta disponibilidad.

Además, se pueden usar accesos a internet de banda ancha de bajo costo para uno o ambos enlaces con lo que esté disponible en cada lugar: ADSL, fibra, cable, 3G/4G u otros. Se logra así ahorro y continuidad operacional.

SD-WAN, por ejemplo, permite que la empresa no dependa de un sólo proveedor de enlaces, sino que habilita la elección de los más convenientes por sitio.

Así, al poderse reemplazar o complementar las soluciones tradicionales de enlaces dedicados MPLS, es posible desamarrar la dependencia en una sola empresa de telecomunicaciones a un costo muy razonable.

Claramente, la transformación digital de una empresa no puede quedar supeditada a una tercera.

Sin comentarios Deja tu comentario