Mis Favoritos

El resultado de un proceso sistemático de aplicación de una serie de herramientas que generan un cambio en la cultura de la empresa, tanto en su gestión como en sus resultados y en su sostenibilidad. Eso es innovación.

Pocos la piensan así. En general, al relacionar el concepto siempre nos acordamos de aquellas ideas brillantes y sorprendentes que generan nuevos y novedosos productos. Pero la innovación y la generación de ideas son conceptos que van de la mano.

La consultora Korn Ferry hizo un estudio entre mil empleados de organizaciones en Sudamérica, subrayando que la distribución del talento en la zona es normal. Steven Johnson, en tanto, apunta en su libro “Las buenas ideas. Una historia natural de la innovación”, que pensar en proyectos novedosos es fruto de un trabajo de años de maduración, siendo el principal elemento la germinación en ambientes con una cultura adecuada al desarrollo de ideas.

Para ello se requiere gestión, comunicación y evaluación del éxito y del fracaso. El proyecto Gestores de Innovación pretende instalar en una treintena de empresas locales de la Región de Tarapacá herramientas que permitan crear un ecosistema al interior de ellas en el que las ideas y las innovaciones se den de manera natural, no esperando un milagro o un golpe de inspiración.

Tres son las principales herramientas para ese objetivo: Fomento a la creatividad, enfatizando el trabajo multidisciplinario y en equipo; Gestión del conocimiento, basado en el aprendizaje continuo, en compartir y usar el conocimiento de los miembros de la organización; y La vigilancia del entorno, basado en la amplia difusión y uso de la información.

En las dos últimas herramientas se busca mejorar ostensiblemente los procesos, mostrando que las innovaciones en procesos tienen impacto en la productividad y no requieren inversión en muchas ocasiones. Lo único que necesitan: una nueva manera de trabajar.

Empresas proveedoras de la minería, gastronómicas, de turismo, servicios, comercio y tecnológicas forman parte de esta dinámica que pretende cambiar la percepción y la realidad de la innovación en la zona, impulsando los cambios desde el interior. Aprendiendo que la innovación no es fortuita, sino fruto de un proceso.

Sin comentarios Deja tu comentario