Mis Favoritos

Cuando en la industria nos enfrentamos por primera vez al proceso de incorporar un nuevo producto, servicio, metodología u otro que pudiere albergar características novedosas, sin duda alguna nos encontramos frente a un escenario que podría tornarse atractivo, cautivante y motivante pero al mismo tiempo exigente, incierto e incluso estresante. Todo dependerá del nivel de aceptación y naturalidad para enfrentar los cambios que la empresa ha logrado incorporar en el ADN de los integrantes de su equipo y en todos los niveles.

Pero este probable escenario no solo podría manifestarse en la empresa, puedo afirmar que se encuentra presente incluso en la novedad concebida por un solo individuo. ¿Qué significa esto? Simplemente se trata de la generación de movimiento. Esto es lo que acompaña a la Innovación, un tremendo motor generador de Movimiento. Un movimiento mágico cargado de renovadora energía, que rompe con la rutina de raíz para dar paso a la imaginación a la creatividad y a la pasión. ¿Quién se mueve? Creo que todos… Movimientos internos y otros externos que por tanto son no todos controlables, los clientes generan expectativas y la competencia intenta sintonizar el mismo dial, para bailar al nuevo ritmo.

Conversando con Jorge Alzamora[1] respecto de este punto de vista, nos señala que la relación de la Innovación y la generación de movimiento involucra a las personas, y en ese contexto se encarga de recordarles que son personas de carne y hueso las que están creando nuevas formas de hacer las cosas y son ellos quienes producen los cambios, son motores y, por lo tanto, los generadores de movimiento. En este sentido, cualquier esfuerzo por promover la innovación debe reconocer que en cualquiera de nosotros hay un creador y, por esto, necesitamos apoyo para hacer que estas creaciones tengan impacto en la sociedad y se transformen en innovaciones.

Transformar una creación en innovación… Muy buen punto, es el movimiento que necesariamente debe preceder al movimiento inicial que generó la novedad. Tema complicado que sin duda da para mucho, pero simplificando podríamos vislumbrar que en esto se está trabajando pero aún, estamos fallando. Prototipado; Licenciamiento; Transferencia; Difusión; Marketing; Gestión Comercial; Inserción en el Mercado… Sin duda los Grandes podrán salir a comer Sardinitas. Pero el movimiento continúa y los pequeños se están organizando y un claro ejemplo lo entrega la Asociación de Emprendedores de Chile, Asech, un sorprendente Movimiento Emprendedor e Innovador, que ya es y continúa proyectándose, como un gran motor generador de movimiento.

Bien Venido el Movimiento… Bien Venido el Año de la Innovación.



[1] ex Sub Director de Transferencia del Conocimiento en el Inapi y actual Director de Gestión de I+D+i de IM2

Sin comentarios Deja tu comentario