Mis Favoritos

La respuesta a la pregunta planteada aquí es, definitivamente, no. El sólo hecho de pensar, sentir, vivir o intentar hacer cosas nuevas y de una manera diferente siempre te va a costar muy caro.

Por favor no te asustes ni pierdas las esperanzas porque la idea apunta en otra dirección. Ante eso es mejor tener una visión realista y, al menos,  dos puntos de vista.

Todos sabemos -o podríamos intuir- que el punto de vista, el ángulo, el prisma, el momento o las circunstancias son los aspectos que, en definitiva, nos mostrarán una determinada coloración de las cosas. Pero tú sabes perfectamente que esa pasajera y relativa realidad también la podríamos intentar controlar, en más de alguna medida.

Aunque suene confuso, creo que entiendes a qué me refiero.

Si observamos desde adentro, la mirada debiera ser con sentimientos y conciencia colaborativa porque para un emprendedor innovador la visión del mundo que lo rodea es también confusa e incierta.

Así, debiéramos solidariamente comprender que la realidad puede asustar a veces y de muchas maneras, porque la incertidumbre está a la vuelta de esquina y los riesgos pueden estar en todas partes dejándonos sin derecho a comentario alguno.

Desde afuera, lamentablemente la mirada se torna fría e impersonal. Todos sabemos que con plata se compran huevos y que para algunos la innovación es sólo una palabra de moda que -incluso- transforman en un juego de poder.

Pero para la gran mayoría no se trata de un juego, no es un pasatiempo ni mucho menos una simple apuesta más. Esta mirada no debiera ser la nuestra, pero debemos tomar conciencia de ella porque es una perspectiva egoísta que discrimina y mata los sueños de tantos.

Mirando desde afuera o desde adentro -y tal vez desde cualquier punto- debiéramos comprender que para un emprendedor innovador hacer cosas nuevas es su forma de vida, siendo la oportunidad de cambiar su destino y el de muchos otros.

Para ellos, puede ser la oportunidad de transformar sus ideas en creaciones que aporten al desarrollo y al bienestar de las personas. Esa gran mayoría sabe perfectamente que le va a costar muy caro, que va a tener que trabajar muy duro y durante mucho tiempo y -lo peor- seguramente tendrá todo en su contra.

Tú que ya sacaste o intentas sacar al innovador que llevas dentro ponte el overol y prepárate, porque debes saber que como individuo, como gran empresa e incluso como país, si quieres hacer cosas nuevas o de una manera diferente, nunca será gratis…

Sin comentarios Deja tu comentario