Mis Favoritos

Hoy en día, la innovación abierta es una forma sensata de no renunciar al enorme potencial que las ideas externas pueden aportar a los procesos de innovación de una compañía. (Henry W. Chesbrough)

Si partimos de la base que para poder desarrollar un correcto proceso de innovación debemos dejar esa obsesión compulsiva de pensar en la solución y no en el problema que nos convoca o que detectamos. Generar innovación abierta en salud debería ser algo más simple que en otra industria o sector; ya que en sanidad en términos generales, los desafíos o problemáticas son numerosos y en distintas categorías, etapas y áreas técnicas. En salud, podemos encontrar desafíos en lo digital; como fichas, interoperabilidad, mejoras de proceso, portal de paciente en otros; pero también, temas clínicos, logísticos y administrativos, los que son de real importancia para el funcionamiento diario de servicios de salud públicos y privados.

Sin embargo, no es tan simple desarrollar innovación abierta en salud como se puede pensar, ya que no sólo basta con esa ventaja competitiva evidente que es la de los problemas, sino que también es de suma importancia la evangelización o adaptación de los profesionales o líderes de los equipos de salud en temas de innovación. La gestión del cambio en cualquier proyecto de innovación toma real importancia en este tipo de organizaciones y es más; debemos pensar en invertir hasta en las mismas proporciones en la adaptación y gestión de esa trasformación; que en infraestructura o tecnología que ese cambio propone.

Es clave entender los roles y las cajas o cuadros que a cada actor de este ecosistema de innovación en salud le  corresponde; por ejemplo los Investigadores deben estar generando pilotos funcionales en salud desde el punto de vista de disminuir incertidumbres científicas, los innovadores deben aplicar ese conocimiento a problemas reales como soluciones alternativas para la salud de las personas o para los servicios de salud y por último los emprendedores son los que atreves de modelos de negocios nuevos y diferenciados de los competidores tradicionales deben llevar estos productos y servicios a los clientes u usuarios del sector salud.

Con lo anterior, toman vital importancia los espacios de trabajo colaborativos, como lo son los actuales Cowork y HUB; donde investigadores, innovadores y emprendedores, conviven diariamente generando proyectos en base a problemas derivados de distintos lugares o sectores. Sin embargo, el desafío es aún mayor cuando se quiere incorporar una muy buena iniciativa de pilotaje en salud con el modelo de Centros de Pilotaje en Salud (CePis); proyecto creado por Minsal y CORFO; que pretende generar verdaderos laboratorios de innovación en el sector público.

Todos los esfuerzos en generar innovación, digitalización y emprendimiento en el sector salud; tiene el mismo objetivo intrínseco que la medicina tradicional, lo cual no es otra cosa que mejorar la salud pública y privada del país.

Sin comentarios Deja tu comentario