Uno de los avances más significativos que ha permitido la masiva adopción tecnológica en la cotidianidad de las empresas ha sido la digitalización de las relaciones entre los distintos eslabones de las cadenas valor. Esto no sólo ha significado una reducción de costos, tiempos y errores para cada uno de los involucrados, sino que ha aumentado las expectativas que se tiene respecto a cada transacción.

Hoy es normal cotizar productos de distintos proveedores desde el celular, camino al trabajo. Horas después, comprar desde el computador personal y coordinar el despacho para un día específico a través de una empresa externa. Este proceso, aparentemente sencillo, es el resultado de una integración fuerte entre el productor, el canal y el consumidor.

Esta integración tiene, además, dos componentes importantes: el primero, de software y arquitectura informática; el segundo, basado en la logística y los canales de distribución. Gracias al primero, fluye la información dentro del segundo. Y con el funcionamiento de ambos se logra la generación de valor.

Un modelo interesante a discutir en este aspecto son las plataformas de comercio electrónico del tipo marketplace, las que han entendido la importancia de la logística dentro de su dinámica. Estas ya no sólo buscan integrar distintos proveedores dentro de sus “vitrinas virtuales” donde se muestran diversos productos, sino que ahora -además- coexisten diversos modelos logísticos para el despacho, almacenamiento de inventario y distintas partes involucradas. Esto es parte de la oferta de valor para el cliente y cada vez son más las empresas que siguen este modelo.

Uno de los casos más interesantes a estudiar es Staples: tienda –física y virtual– de artículos de oficina en Estados Unidos. Durante el año 2012 puso en marcha modelos de fulfillment y el dropship dentro de su modelo. ¿El resultado? Ampliaron su catálogo de 100.000 SKUs (o códigos de productos) a 3.6 millones de SKUs en aproximadamente dos años.

El hecho no sólo impacta positivamente en las utilidades y en la oferta de valor al cliente, sino que representa un cambio mayor para el funcionamiento de la compañía.

Empresas como Amazon y Correos de Chile también están ofreciendo servicios logísticos para conectar con la venta ecommerce, entendiendo que el paradigma de empresas en red está sucediendo no sólo de manera de integración TI, sino que las cadenas de distribución también se están integrando.

Se trata, sin duda, de una dinámica que trae un mejor servicio para el cliente y mejores resultados para las empresas que adoptan estos modelos.

Sin comentarios Deja tu comentario