Según cifras entregadas por el Ministerio de Economía en su boletín de agosto de este año, los migrantes en Chile han creado un 10 por ciento de las empresas que se han puesto en marcha en el primer semestre de 2019. En tanto, los extranjeros que pertenecen a nuevas sociedades superan los seis mil, tan sólo en los primeros seis meses del año.

El estudio del mencionado periódico económico, también destaca el alza que han tenido las creaciones de empresas de migrantes desde 2016. Entre ese año y el cierre del primer semestre del que está en curso, 460 mil personas han creado sociedades, siendo migrantes un 7,7 por ciento de estas.

Según el Censo 2017, en Chile hay más de 1,2 millones de extranjeros que, en su mayoría, son venezolanos. Estos migrantes se han caracterizado por ser emprendedores. Esto, ya que 78.868 fueron las empresas que han sido inscritas este 2019, de las cuales 8.223 pertenecen a emprendedores foráneos, es decir, el 10,4 por ciento del total. Según el último informe de creación de empresas del Ministerio de Economía

Históricamente nuestro país ha presentado una baja proporción de inmigrantes, sin embargo, hemos visto crecer el número de personas extranjeras que hacen arribo a nuestro territorio desde los años 90, pero especialmente los últimos tres o cuatro años según cifras oficiales. Es en este escenario donde ha crecido el interés por investigar el vínculo entre emprendimiento y migraciones.

El aumento de los emprendimientos de ciudadanos extranjeros en Chile ha aumentado paulatinamente, aunque el gran salto se dio en los últimos dos años, pues en 2017 el 6,6 por ciento de las nuevas empresas pertenecían a los migrantes, mientras que para este año el aumento es de casi cuatro puntos porcentuales.

Los emprendedores extranjeros han venido a fortalecer la economía nacional, ya sea porque deciden quedarse trabajando o porque llegan con nuevas ideas de negocios.

El impacto que los emprendedores inmigrantes tienen en la economía local, dependerá del tipo de actividad que estén realizando. Así como también de la correcta asesoría que estos puedan encontrar. Al momento de iniciar un negocio propio es indispensable contar con asesoría profesional desde un comienzo si se quiere emprender de manera ordenada, efectiva y con éxito, de lo contrario, el emprendedor se arriesga a una serie de problemas que abarcan desde una errónea constitución de una sociedad, reiteración de trámites en notaría, multas, inconvenientes con el temido Servicio de Impuestos Internos y hasta la clausura de la empresa.

Las normativas son motivo más que suficiente para que se acerquen a entidades que puedan proporcionarles una correcta orientación y asistencia, junto con mayor valor agregado a sus negocios. Deben familiarizarse con la legislación y los permisos especiales que pudiesen requerir algunos rubros en particular, como por ejemplo el de gastronomía, que para su formalización siempre requiere autorización sanitaria. Por ejemplo, en el caso que quiera emprender el negocio de comida, ya que muchos de ellos parten por ahí, debe tener claro que su formalidad pasa por la obtención de un permiso sanitario.

Otro punto que hay que señalar, es que el emprendedor inmigrante viene desde otro país y es mucho más arriesgado que el emprendedor local. El inmigrante viene con una visión respecto de ciertos mercados diferentes a la visión que tenemos en Chile y desde ese punto de vista en muchas ocasiones son más jugados, con ideas más novedosas.

La actual oleada inmigrante ha derribado varios mitos respecto a los emprendedores extranjeros, pero uno de los principales, es el pensamiento de que vienen a aprovecharse de las condiciones económicas del país, ya que es todo lo contrario. Han venido a fortalecer la economía nacional, ya sea porque deciden quedarse trabajando o porque llegan con nuevas ideas de negocios. En muchas ocasiones, refrescan con nuevas ideas y también le ponen presión a los emprendedores nacionales que ven que hay sectores que no han sido atendidos, y que, los extranjeros llegan con una mirada nueva y su visión de negocios distinta.

El consejo más importante para un extranjero recién llegado y con ganas emprender, pensando en que pueda desarrollar su actividad económica en nuestro país con seguridad, es, conocer la realidad nacional. La condición de muchos inmigrantes en Chile, dada la precariedad de sus negocios, pasa por el no cumplimiento de la normativa sanitaria y finalmente quedar en una situación bastante vulnerable frente a la autoridad sanitaria y al mercado, porque no tiene la posibilidad de seguir expandiendo su negocio. Siguen trabajando y atendiendo un mercado muy acotado, en sectores donde la oportunidad de poder desarrollar y consolidar un negocio con mayor seriedad es difícil.

Sin comentarios Deja tu comentario