Al igual que a muchos otros colegas científicos, a veces me frustra darme cuenta de que nos cuesta comunicar el trabajo que hacemos ante el público que no está muy familiarizado con el área de conocimiento en el que nos desenvolvemos. Uno de esos sectores, por ejemplo, es con personas del mundo de los negocios.

Dado el auge que tienen en nuestra sociedad el emprendimiento, la ciencia y la innovación, me gustaría compartir algunos aprendizajes adquiridos tras interactuar con inversionistas y empresarios, experiencias que podrían dar luces sobre cómo los científicos nos comunicamos frente a esa audiencia, qué podemos aprender de ellos y qué podemos aportar a esa relación.

Si pudiera destilarlo en una frase, sería que para quienes hacen investigación, la metodología es sagrada; pero para quienes hacen negocios, la utilidad de los resultados es lo más importante. En la academia se valora la apertura y compartir el conocimiento, mientras que, en el sector empresarial, el secreto y la apropiación son partes importantes de los negocios competitivos.

Impulsar negocios biotecnológicos implica cerrar la brecha de entendimiento y encontrar respuestas en la ciencia que puedan resolver una necesidad de la sociedad.

De los empresarios e inversionistas podemos aprender sobre cómo negociar y comunicar de manera efectiva. Por lo general, ellos saben administrar bien los recursos y entienden el valor de relacionarse más allá de su área de especialidad. Por su parte, los científicos pueden aportar la mirada a largo plazo, la creatividad para hacer rendir los recursos y los métodos o herramientas para lidiar con la frustración cuando nuestro trabajo no produce los resultados que planeamos.

Las startups de base científica generan importantes efectos positivos en la economía, apoyan el emprendimiento, desarrollan la competitividad, generan empleo y modernizan la matriz productiva. Sin duda, son un vehículo interesante para generar movilidad social, mejorar la calidad de vida y ampliar el acceso a bienes y servicios.

El Estado, a través de CORFO, Startup Chile y otras iniciativas, ha estado fomentando el desarrollo de estas compañías. Ahora es nuestro turno para escucharnos mejor, entender que venimos de caminos distintos, pero que tenemos un destino en común, pues tanto científicos, como empresarios, nos necesitamos para construir el puente que conecte con éxito los mundos de la ciencia y los negocios.

La ciencia y los negocios biotecnológicos están irrumpiendo cada vez con más fuerza en muchas áreas, transformándolas e innovando, para el bien de todos. En salud, muchos de los nuevos tratamientos, como la inmunoterapia oncológica, son desarrollos biotecnológicos. En agricultura, la biotecnología contribuye a la identificación genética de variedades vegetales. En medio ambiente se usan técnicas de bio-remediación de suelos a través bacterias o plantas. En energía, por ejemplo, está el uso de biocombustibles, como el bioetanol, que se utiliza en Brasil. También en procesos industriales como la extracción de cobre a través de biominería.

Impulsar negocios biotecnológicos implica cerrar la brecha de entendimiento y encontrar respuestas en la ciencia que puedan resolver una necesidad de la sociedad. Es allí cuando se abre la puerta para crear un producto o un servicio. Impulsar negocios biotecnológicos implica facilitar la solución de un problema y que se cree un negocio como consecuencia. Un ejemplo puede ser encontrar un nuevo tratamiento para una enfermedad usando productos y herramientas biotecnológicas.

Son estos propósitos los que han dado origen a la Fundación Ciencia y Vida, una institución sin fines de lucro donde estamos empecinados en mejorar el desarrollo social y económico de Chile a través del descubrimiento científico, el espíritu empresarial y la educación en ciencias biológicas. Allí hemos creado un entorno único donde científicos, empresarios, estudiantes y comunicadores interactúan promoviendo el conocimiento científico, el descubrimiento y el desarrollo.

Pero también en la Redbionova, que más que una plataforma de empleabilidad para investigadores es un centro donde convergen oportunidades, alternativas de financiamiento, eventos e información sobre negocios relacionados con las ciencias de la vida. Todo esto, con el objetivo de conectar a investigadores, emprendedores, profesionales y estudiantes del área de las ciencias de la vida con las oportunidades necesarias para el desarrollo de sus proyectos y carreras profesionales.

Estoy convencido de que, si fomentamos el acercamiento entre la biotecnología y negocios, Chile podrá desarrollar aún más su potencial, brindando oportunidades y avanzando en el fortalecimiento de un ecosistema más fértil para las inversiones, el financiamiento de investigaciones científicas y, en consecuencia, el apuntalamiento de una industria que pueda ser cada vez más competitiva, brindando soluciones de vanguardia que aborden nuestros problemas en múltiples áreas.

En una década, Chile podría convertirse en un polo regional, líder en desarrollo de empresas de biotecnología en América Latina, aunque pueda faltarnos aún mucho para alcanzar a potencias como Estados Unidos. Actualmente, Chile lleva la delantera en la creación de empresas biotecnológicas, pero si se mira desde el ámbito de la investigación científica-académica, es claramente Brasil quien lidera el campo en nuestra región.

Lo importante es convencer a otros de que necesitamos darle visibilidad y protagonismo a nuestra ciencia. Por lo general, todos estamos de acuerdo con que la ciencia es valiosa, pero pocas veces nos acordamos de ella. Si se tratara de un desarrollo en medicina sería un ejemplo cercano donde el conocimiento científico alivia el sufrimiento.

Aún nos queda mucho por recorrer como país, pero todo lo que hemos avanzado es sin duda importante. Pronto se integrarán más y más los inversionistas con los emprendedores científicos. Si bien entendemos que venimos de caminos distintos, está claro que tenemos un destino en común. Nos necesitamos para construir el puente que conecte con éxito los mundos de la ciencia y los negocios.

Sin comentarios Deja tu comentario