Mis Favoritos

Existe una tendencia a nivel mundial por la cual los profesionales de todas las áreas aprovechan sus períodos de descanso para salir a estudiar idiomas en el extranjero. Es lo que se conoce como “smart vacations”, unas vacaciones inteligentes que permiten, a la vez, conocer una ciudad diferente, descansar y estudiar un idioma in situ, inmersos en su cultura y conviviendo con su gente.

El inglés se está convirtiendo en una habilidad básica para toda la fuerza laboral en el mundo, en la misma forma en que la alfabetización se transformó en los últimos dos siglos de un privilegio de la élite a un requerimiento básico para el ciudadano informado.

Chile se suma a esta revolución en la forma de entender tanto las vacaciones como el estudio de lenguas extranjeras, y los viajes por “smart vacations” se han cuadruplicado en los últimos dos años entre los profesionales de 28 a 36 años sobre todo, lo cual es una excelente noticia, especialmente de cara a mejorar los niveles de inglés del país.

Año tras año vemos cómo, por muy buenos y campeones que seamos en otras áreas, continuamos al debe en lo que al nivel de la lengua de Shakespeare se refiere. De hecho, el Ranking EF EPI (English Proficency Index) nos ubica en el puesto 36 de un total de 70 países, con un nivel calificado como “bajo”, lo cual no es suficiente si queremos ser referencia en Latinoamérica y modelo de país desarrollado.

Los chilenos y chilenas -sobre todo ellas, que representan un 60% de los estudiantes de “smart vacations”- parecen haber dicho ¡basta!, y están invirtiendo su tiempo libre en sí mismos, incluso antes de que las propias empresas se lo exijan, para ser sus propios agentes de cambio en el ámbito profesional.

Según el Anuario de Turismo de Sernatur, dentro del “Top 10” de destinos preferidos de los chilenos, de habla diferente a la hispana, están Canadá, Estados Unidos, Francia, Alemania e Italia, ciudades donde tenemos centros de estudios, en las mejores zonas de las ciudades, que permiten hacer el vínculo perfecto entre descanso y desconexión, y estudio de idiomas.

Para opciones más atrevidas existen destinos exóticos también, como Malta, Ciudad del Cabo o Honolulu.

Gracias a estas nuevas prácticas, estamos formando futuros líderes capaces de relacionarse con un mundo globalizado, conectado y en constante cambio, ciudadanos bien capacitados, con conocimiento de los sistemas, culturas e idiomas de nuestro mundo, y con nexos personales internacionales.

Somos ciudadanos de una región cada vez más competitiva, que actualmente nos presenta muchas oportunidades y desafíos. Aprovechémoslo; seamos smart, seamos inteligentes.

Sin comentarios Deja tu comentario