Mis Favoritos

En la delantera del estudio Índice de Dominio Inglés EF (English Proficiency Index, EF EPI 2016) se ubican los países desarrollados que viven y funcionan en torno a la globalización y que entienden que el inglés es el idioma universal.

Holanda, Dinamarca, Suecia, Noruega y Finlandia representan el alto margen que se genera entre Europa y el resto del mundo. En la otra cara del listado, las sociedades del Medio Oriente y el Norte de África continúan ocupando los puestos más bajos.

Chile se encuentra en el lugar 42 de un ranking que considera a 72 países. La ubicación implica un descenso de seis puestos en comparación con la medición anterior (2015).

En términos prácticos, significa que el conocimiento del inglés en Chile sólo permite que las personas del país puedan mantener una pequeña conversación básica, redactar un email y recorrer como turista una ciudad de habla inglesa.

Para las sociedades que se ubican en los primeros lugares de este índice -que incluye las opiniones de 950.000 personas en todo el mundo- el dominio del inglés se mantiene como un indicador clave de competitividad económica tanto a nivel individual, como nacional y global.

En cada uno de estos países, un alto manejo del idioma se relaciona con mayores ingresos, mejor calidad de vida, más conectividad y ambientes dinámicos de negocios.

En una economía global volátil, y en países abiertos al mundo como Chile, la instrucción y el dominio de un idioma como el inglés es una de las pocas habilidades con capacidad de generar oportunidades y fortalecer la empleabilidad.

Por esto, creemos profundamente en la necesidad de invertir esfuerzos y recursos para dirigir al país hacia un futuro con estudiantes entrenados y una fuerza de trabajo que hablé inglés. De otra manera, las posibilidades de desarrollo se reducen considerablemente.

Ante los resultados expuestos del ranking, el mundo público, el privado y la academia tienen una gran oportunidad de cambio. Actividades como la feria de idiomas y viajes al extranjero “Globalízate en Santiago”, por ejemplo, ofrece a los asistentes la oportunidad de conocer los diversos programas de viajes al extranjero para aprender idiomas y fomentar la movilidad internacional. También revisar sus CVs en inglés y practicar conversaciones en este idioma con expertos.

Con iniciativas de este tipo, y un trabajo público y privado fuerte, el llamado es que se mejoren las condiciones de acceso e instrucción de este idioma en distintos niveles: colegios, universidades y capacitaciones laborales. Porque que los chilenos tienen el interés no sólo de aprender idiomas, sino que –más aún- globalizarse.

Sin comentarios Deja tu comentario