Mis Favoritos

Hace muchos meses que no tenía ganas de escribir, pero hace unos días ocurrió algo especial que como un “toque mágico” sacudió mis emociones; un muchacho, casi un niño, estudiante de primer año de Ingeniería Civil me contactó y esta tarde nos reunimos. Mientras me conversaba relajadamente saca de su mochila dos aparatos, uno metálico y otro electrónico. Los ensambla ante mi atónita mirada y comprendo de inmediato lo que estaba pasando. Mis ojos se llenaron de lágrimas y emocionado hasta los huesos y con los pelos de punta, me acordé de mis solitarios e incomprendidos comienzos.

Hoy ya no tan solitario y sintiéndome afortunado por haber logrado mantener la incomprensión de muchos, estoy totalmente convencido de que a pesar de estar trabajando con “las patas y el buche”, estamos haciendo lo correcto. Me alegra y me motiva comprobar que estamos aportando y apoyando a los que quieren y están dispuestos a hacer las cosas de una manera diferente.

Durante varios años he tenido el honor de ser consultado por un número muy significativo de inventores independientes que no han encontrado apoyo en otras instancias o simplemente no confían en ellas. Debido a esto, entre un grupo de Inventores formamos la Fundación Inventacción y durante el mes de octubre pasado logramos realizar el Primer Congreso de Inventores de Chile superando nuestras propias expectativas. Fantástico, pero en mi caso personal no obstante la satisfacción, quedé agotado, desgastado y muy preocupado. Hoy gracias a este mágico encuentro con el Joven Inventor, comprendí por qué…

El Congreso fue muy positivo y se lograron con creces todos los objetivos esperados, pero también se logró identificar posibles instancias que irrumpen con una postura a todas luces incomprensible frente a los valientes hijos del rigor. No, no estoy reclamando ni culpando a alguien en particular, simplemente quiero invitarte a reflexionar.

Seguramente has notado que en casi todas las actividades aparecen dos caras opuestas; por un lado están los que aportan de verdad, los que con espíritu solidario y visión país apoyan desinteresadamente nuevas iniciativas, apuestan, se arriesgan y paradojalmente son los que menos ganan y por el otro lado, están los que solo aprovechan las oportunidades para figurar y posicionarse. Tienes toda la razón…, esto no es nada nuevo…, pero lo simpático es darse cuenta de que los del lado sucio siempre se muestran y nos hace pensar que son los más brillantes e inteligentes. Claro, invierten y arriesgan muy poco o nada y siempre resultan ser los únicos que ganan.

Si pensamos que de un tiempo a esta parte nos hemos visto casi obligados a conocer en detalle una serie de vergonzosas situaciones y acontecimientos de la contingencia nacional, sin duda alguna entendemos que en más de una forma, nos doblegan, nos obligan y nos afectan a todos. Lo interesante es comprender que de alguna manera podríamos visualizar una tendencia conductual. Lamentablemente esta insana conducta de algunos, es la que provoca daños irreparables y golpea con fuerza la debilitada confianza de nosotros mismos.

El Joven Inventor aparece mágicamente brillando con luz propia y autónoma, entre sus manos muestra con orgullo su idea transformada en un producto tangible, que aunque tosco es claramente entendible, de opaca pero limpia textura brillante, de cantos vivos y cortantes pero increíblemente, funcionando perfectamente.

Este Inventor, Innovador y Emprendedor necesita y merece ser apoyado, necesita y merece ser acompañado hasta que logre posicionar su invención en el mercado y no solo porque su creación podría ser muy buena sino porque nos representa a todos los que damos forma a la otra cara de la innovación y no solo eso, porque simultáneamente este inventor emprendedor, representa al Chile que queremos. Representa a un Chile nuevo, limpio, honesto y visionario, a un Chile jugado, creativo y soñador… Representa a ese Chile que desea y necesita recuperar la confianza.

Sin comentarios Deja tu comentario