Mis Favoritos

Importantes son los desafíos que deben enfrentar las pequeñas y medianas empresas madereras en el corto y mediano plazo. Uno de los principales es abastecer la necesidad de aumentar la construcción sustentable en el país.

Ante ello, el abastecimiento de materias primas se ha convertido en un tema complejo en los últimos años: la dependencia en la compra de bosques a pequeños propietarios o a grandes empresas forestales, sumada la escasez de materia prima de calidad, agudizada por los incendios forestales del año 2017, generan presión en el mercado.

La poca capacidad de negociación respecto al abastecimiento de las Pymes es otro factor a considerar, tomando en cuenta la concentración del patrimonio forestal en las grandes empresas del rubro.

A lo anterior se suma -además- que el consumo de bosques siniestrados afecta en la calidad de la materia prima consumida por las empresas de menor tamaño, así como en las reducciones de los precios de compra de biomasa forestal.

El complejo cuadro genera desincentivo de la inversión tecnológica, debido a la incertidumbre del abastecimiento y a la calidad de la materia prima disponible en el mercado.

Sin embargo, resulta de vital importancia desarrollar mecanismos que permitan fomentar la generación de productos con mayor valor agregado y mejoramiento de sus procesos productivos.

Para que las pequeñas y medianas empresas madereras puedan responder a los grandes desafíos del sector se deben realizar significativas inversiones relacionadas con equipamiento, sistemas informáticos y gestión empresarial.

Deben generarse también condiciones propicias como aseguramiento en el corto y mediano plazo de materias primas, mecanismos de financiamiento para el desarrollo y mejoramiento de procesos y el desarrollo del mercado de la construcción sustentable de madera, entre otras.

Es importante para las Pymes contar con apoyos gubernamentales en el acompañamiento en este proceso de cambio y adaptabilidad en el dinámico sector donde se desarrolla.

En los últimos años Corfo ha generado una serie de proyectos que buscan acompañar a las empresas en su proceso de modernización y diversificación productiva. Es así como se han creado en específico en el sector los Fondos de Inversión Forestal y Maderero y una serie de Centros de Extensionismo Tecnológico (CET) que entregan apoyo técnico especializado a las Pymes.

Es la forma de acceder a servicios profesionales que los orienten en los procesos de inversión tecnológica, mejoramiento de procesos productivos, desarrollo de nuevos productos mediante prototipos, introducirse o profundizar en la automatización de sus procesos, sofisticar sus mecanismos de control de gestión, entre otras. Todo ello para entregar herramientas de mayor competitividad y diferenciación.

Otro aspecto necesario es la realización de modificaciones en los mecanismos de financiamiento para proyectos de inversión tecnológica, que permita a las empresas acceder a montos, tasas de intereses y periodos de retorno que incentive la inversión. En ese sentido, hay casos de éxito iniciales en la colaboración entre CET y la banca en diversos sectores, que esperamos se mantengan y profundicen en el tiempo.

Sin comentarios Deja tu comentario