Este año y tras varios meses de negociación, el Gobierno promulgó la Ley de Pago a 30 días, iniciativa que en un comienzo se conoció bajo el nombre de “pago oportuno”. Sin embargo, una de las indicaciones más esperadas por parte de las pymes, y que hoy es el centro del debate, es el crédito fiscal del IVA.

Este punto se refiere, básicamente, a que una empresa compradora solo podría utilizar su IVA crédito fiscal una vez que la factura fuera pagada a su proveedor. Sin embargo, el Gobierno la dejó fuera de la ley, debido a las dudas que se generaron respecto a la viabilidad de su implementación, principalmente, porque existen dificultades técnicas para que el SII pueda realizar la verificación del pago.

En base a esto, el Gobierno se comprometió a que el SII pueda realizar un estudio que analice la factibilidad técnica de poder llevar a cabo esta medida. A pesar de que esta ley es valorada en gran medida por las pymes, ya que es un avance importante en la regulación de los pagos por parte de los proveedores, en el pasado muchas empresas recibían el pago de sus facturas incluso después de 90 días, lo que afectaba directamente la liquidez y la continuidad de sus operaciones.

Este punto genera discrepancias, principalmente, porque diferentes gremios de pymes y emprendedores tienen muchas dudas y ven con incertidumbre la efectividad de que se lleve a cabo esta medida en el período que estipula la ley.

Además, existe otro punto en esta normativa que es bastante relevante y es necesario poner atención; se trata del “pacto desigual”, el cual se refiere a la posibilidad de modificar los plazos de pago, siempre y cuando exista un acuerdo entre las partes, punto que genera alerta en las pymes, preocupadas de que no exista abuso en esta práctica.

Sin embargo, será labor del Ministerio de Economía llevar un control de este tipo de acuerdo, con el objetivo de evitar eventuales perjuicios. Además, es importante mencionar que la implementación de la Ley de Pago a 30 días será un proceso paulatino, para que el mercado pueda adaptarse a este cambio. Durante los primeros 24 meses, el plazo máximo del pago de una factura será de 60 días. Posteriormente, una vez finalizado este período,  en el mes número 25, el plazo se reducirá a 30 días.

Las pymes y los emprendedores están atentos al estudio de factibilidad sobre el uso del IVA crédito fiscal, que deberá entregar el SII en un plazo de un año, ya que esperan que los resultados sean positivos y se logre implementar la estrategia que sin duda contribuirá al buen funcionamiento de esta Ley.

Sin comentarios Deja tu comentario