El mercado de las tecnologías de la información (TI) es complejo y dinámico. Por ello, poco sorprende que los cambios en esta industria dejen obsoletos en poco tiempo al profesional más preparado si no mantiene constantemente actualizado su conocimiento y, más aún, si ese mismo experto o experta quiere seguir navegando de forma cómoda por las diversas tendencias que nacen rápidamente a nivel mundial. Todas, amparadas en tecnologías de rápido desarrollo y de escalabilidad planetaria.

En este contexto, ¿cómo los especialistas de este campo pueden enfrentar de forma correcta los desafíos que sus puestos de trabajo demandan a diario?, ¿de qué manera pueden saber si las plataformas que utilizan son las apropiadas?, ¿cómo entender la obsolescencia tecnológica de sus recursos, cuándo se está en un océano de nuevas propuestas y tendencias sustentadas en plataformas, a veces, de mejor calidad?

La respuesta para todas las interrogantes es sencilla cuándo sólo se responde, pero compleja de resolver cuando hay que decidir qué hacer. La capacitación y especialización constante de los profesionales, como una actividad recurrente a lo largo de la vida profesional, es sencillo de verbalizar.

No obstante, al revisar y analizar la problemática de forma detallada resulta difícil de comprender en qué asuntos hay que capacitar a esos profesionales. ¿Cómo entender las verdaderas tendencias para convertirlos en expertos diferenciados, vigentes y demandados por el mercado?

La forma correcta de entender esas tendencias es estar pendiente a los cambios tecnológicos que afectan al sector, porque no se puede disociar, por ejemplo, a la innovación creciente que cambia todos los paradigmas.Aquí el concepto de profesionales capaces de innovar para el mundo adquiere mayor relevancia.

La innovación impulsa y genera saltos cada vez más grandes en las tecnologías de la información. Es, además, la forma de comprender y asumir la generación de nuevos negocios y cómo su aporte genera cambios relevantes para las empresas y el mercado.

La capacitación se trata, en cualquier situación, de cualidades que los expertos en TI deben incluir en su formación profesional, y de esta misma forma entender que no solamente éste es un beneficio para la empresa, sino que, principalmente, para el profesional que adquiere el conocimiento.

En el mercado laboral actual, con una alta competencia, la diferenciación es la opción para estar vigente y aumentar las competencias profesionales. Porque ser un experto con conocimiento actualizado es la forma correcta de hacer frente a los verdaderos cambios que se producen a diario en las distintas áreas del conocimiento.

Es así cuando se consiguen mejores opciones laborales, mejor renta y cuando también se accede a cargos de liderazgo, jefatura y gerencia. De esta forma, entonces, se va consolidando una masa crítica de especialistas actualizados e innovadores, quienes aportan al cierre de la brecha de profesionales en esta área en Chile.

Sin comentarios Deja tu comentario