Mis Favoritos

Independientemente de su tamaño o industria, toda empresa deben conocer el desempeño de su negocio para saber si han conseguido resultados positivos o si han sufrido pérdidas a causa de su actividad económica. En ello juega un papel preponderante el estado de resultado, uno de los cinco estados financieros básicos de propósito general.

Pero ¿qué es un estado de resultados?

De acuerdo a los libros de Contabilidad Financiera, el estado de resultado es un estado financiero básico que presenta información tanto sobre los logros alcanzados por la administración de una empresa durante un periodo determinado como los esfuerzos realizados por esta para alcanzar dichos logros.

Este reporte relaciona la información referente a las operaciones de la compañía en un periodo contable mediante el enfrentamiento de los ingresos con los costos y gastos, para así determinar la utilidad o pérdida neta en dicho periodo.

Se compone de los siguientes elementos:

– Ingresos: son los recursos obtenidos por la empresa como intercambio por la realización de su actividad económica y que contribuyen al aumento del patrimonio. Un ejemplo de ingreso es la recompensa económica de ser profesor particular para un niño durante una hora. El ingreso sería el recurso obtenido como intercambio de la prestación de tu servicio.

– Gastos: son aquellos desembolsos de dinero que se realizan para poder utilizar un servicio, o bien, poner un bien en condiciones de venta. Se registra cuando se adquiere la obligación de pagar, razón por la cual tienen que aparecer en el estado de resultados aun si no se ha realizado efectivamente el pago. Pagar el teléfono es un ejemplo de gasto.

– Costos: corresponden a los desembolsos de dinero realizados por una empresa para producir u ofrecer un bien o servicio del que espera recibir ingresos. En una pyme que se dedica a producir y vender ropa, un costo sería la tela para producir las vestimentas.

– Notas a los Estados Financieros: explicaciones o recomendaciones que no se encuentran dentro del estado financiero pero que siguen siendo factores relevantes. Por ejemplo, si se cambió al gerente general de la empresa o el mercado cambió ese año por X motivo.

Lo ideal en un estado de resultado es que los ingresos sean mayores a los gastos y costos, puesto que dejaría utilidades para el ente económico. Los socios y administradores debieran preocuparse solo de diseñar y ejecutar estrategias enfocadas a optimizar dichos resultados.

La importancia de los estados de resultados para tu negocio radica en lo siguiente: además de permitir una evaluación precisa de la rentabilidad de una empresa, brindan una visión panorámica de su comportamiento y ofrecen información relevante para la toma de decisiones estratégicas.

Al hacer análisis en conjunto con otros estados financieros como el de balance general y el estado de flujo de efectivo, el estado de resultados da la posibilidad de:

1. Diseñar estrategias para optimizar los recursos del ente económico y maximizar sus utilidades.

2. Determinar cuánto se está invirtiendo por cada peso ganando.

3. Identificar falencias y fugas de capital asociadas a la actividad económica de la empresa.

4. Obtener información importante para determinar la repartición de dividendos entre socios.

5. Estimar los flujos de caja en base a proyecciones de ventas de manera más precisa.

En conclusión, se trata de un informe financiero de extrema utilidad para cualquier negocio empresarial. Lo ideal es realizarlo de forma mensual, trimestral o anual, dependiendo de la magnitud de las operaciones económicas.

Siendo una radiografía de tu empresa, es esencial que la información empleada para su elaboración sea completamente fidedigna y refleje en su integridad todos los movimientos de tu negocio.

Sin comentarios Deja tu comentario