Hoy quiero compartir con ustedes los aprendizajes que he tenido últimamente. ¿Qué tienen de relevantes? No mucho. Es sólo el paso de ser un empleado (y no cualquier empleado. Era el gerente general) a ser 100% (intento de) emprendedor. Tal vez te hagan sentido si estás con una situación similar.

Hace 2 años que era el gerente de Club de Innovación, una empresa que ofrece membresías para reuniones de innovación a grandes compañías (Como 3M, Chilectra, Movistar, entre otras). Fue un gran desafío y la primera vez que tenía un equipo al mando. Mucho aprendizaje, mucho movimiento. Un lugar donde (casi) siempre sabía qué hacer. Y lo más importante, un sueldo fijo con un bonito bono anexado a las utilidades. Al momento de retirarme, la empresa tenía 44 empresas socias y alrededor de $200 MM. en ventas anuales.

¿Por qué alguien deja un lugar donde la pega, el equipo y la plata son buenos, y las cosas parecen ir subiendo? Por idiota. Pero también por otras razones que tal vez te suenen familiares:

  • De un tiempo a la fecha sentía que tenía “domado el caballo” y que estaba entrando en una curva decreciente de aprendizaje.
  • Sabía lo que tenía que hacer para reinventar el negocio y calculaba que me iba a demorar como 2 años en llegar al millón de dólares. Si tenía que enfrentar esa cantidad de tiempo para llegar ¿No era mejor meter ese talento y esfuerzo en algo propio?
  • Para cualquier persona que dirija un equipo y responda ante un directorio, siempre van a estar presentes dolores de cabeza y guata. ¿Qué clase de situación perversa justifica que tengas que sufrir para que otro se quede con la mayor parte del producto de tu esfuerzo? Si voy a tener preocupaciones, que el fruto de eso sea cumplir mi sueño me hace más sentido.
  • Mi meta es juntar la cantidad de plata suficiente para que la plata no sea tema. Como empleado no lo vas a lograr, o al menos no sin sacrificar a tu familia o siendo demasiado viejo como para disfrutarlo.

Con todo eso en mente, presenté mi renuncia en Octubre del año pasado y en Marzo de este se hizo efectiva. Aquí estoy ahora, con oxígeno para sobrevivir algunos meses si todo sale mal y  con una idea que suena bien: Supermanket.

Supongo que ya es una obviedad decir que todo es distinto entre ambos mundos, pero sí quiero contarles algunos puntos que me llamaron la atención en estos meses a full de emprendiendo:

El sueño vs el modelo de negocios

Mi expertise es la innovación y los modelos de negocio. En eso estoy entrenado. Y la verdad es que son muy útiles, pero un buen modelo de negocio no seduce a la gente. Un sueño sí.

El gran problema de un emprendedor que parte es como ganar masa crítica rápido. Cómo hacer conocida su idea.  Hasta el momento no he encontrado mejor publicidad que salir en los medios de comunicación (como noticia. Ni se te ocurra pagar para salir como publicidad a full plana en un diario. Son $8 MM que no tienes). El tema está en que para salir en los medios, tienes que tener algo interesante para contar. Los modelos de negocio no son interesantes de contar. A nadie le interesa cómo vas a hacer lo que prometes, sino qué tan descabellado es lo que prometes. No se trata de ser chanta, tú, en tu cabeza, debes tener claro cómo lograrás lo que prometes, pero eso no es lo interesante de contar. Lo que importa es qué es lo que harás y por qué lo haces.

Es así como la primera parte de Supermanket (ver nota relacionada) fue un formulario muy básico para llenar y una promesa: Sería el primer supermercado online donde las mujeres son las clientes y los hombres los productos. Punto. Nada más que eso nos ayudó a levantar 1.200 inscritos en esa primera fase. Nadie sabía cómo funcionaría la página, a nadie le importó el modelo de negocios.

Por eso fue que Martin Luther King dijo “I have a dream” y no “I have a plan”…

Que no te asuste el tiempo libre

Esa figura del emprendedor obsesivo, con miles de cosas que hacer…la verdad es que todavía no la vivo. No sé si será por el tipo de emprendimiento o si es lo natural. Lo cierto es que al principio de un nuevo proyecto no hay tanto que hacer (si tienes un equipo con las capacidades necesarias bien repartidas).  Hay un programador seco y tenemos la experiencia en negocios, así que cada hora invertida es bien aprovechada. Al principio me desesperaba no estar tan ocupado como antes, así que después de revisar a conciencia que estábamos cumpliendo con los puntos relevantes para nuestro emprendimiento, decidí que no tenía sentido tratar de inventarse pega porque sí.  Mejor usé ese tiempo para aprender algo nuevo: Programación. Uso una gran página www.codecademy.com.

Y es que al final, si tu emprendimiento fracasa totalmente pero quedaste con una herramienta con la que no contabas antes, entonces todo valió la pena. ¿El emprendimiento es para aprender o no?

Menos bla bla, más realidad

Un viejo truco que no pasa de moda. En emprendimiento no hay plata, no tienes el presupuesto para hacer grandes campañas. Tampoco tienes el grupo de sabios expertos al que le pides la opinión para cada paso que vas a dar. Cualquier plan, modelo, idea que anotes en la pizarra de tu oficina o cuaderno es un supuesto. Se cumple en tu mente no más. No porque se lo cuentes  a muchas personas y te digan que les parece bien, quiere decir que es una buena idea.

Por eso, es mejor salir a la calle (lo que en emprendimiento web sería levantar una página utilizable por los usuarios). Nada es más real que la calle, ninguna opinión la supera. Por ponerles un ejemplo, con uno de mis socios estamos enfrascados en una discusión: Uno de los puntos críticos para el éxito de Supermanket es que se inscriba mucha gente y que tengan foto. Según yo, lo mejor para fomentar eso es poner un botón de Facebook que facilite el proceso, según mi socio eso asustará a la gente pues creerán que publicaremos que está en Supermanket en su muro (y no a mucha gente le gusta que sepan que está en un dating site). ¿Quién tiene la razón? No se sabe. Lo mejor para eso es hacer un AB Testing, donde algunas personas verán una página para inscribirse de la forma tradicional y otras verán el  botón de Facebook. Después de un tiempo, veremos quién tiene más inscritos y eso nos dará una respuesta. Una gran página para hacer AB Testing: www.optimizely.com

Otra cosa. Al menos para los emprendimiento web, no se necesita mucha plata. No se requiere plata para “escuchar a la calle”. En este tiempo no creo que hayamos gastado más de $500.000 (en gran parte porque tenemos las capacidades internalizadas en el equipo) y eso que nos pusimos exquisitos y arrendamos una oficina. Con sólo eso, ya tenemos 1.600 usuarios y hemos salido en varios medios nacionales y también en Colombia, México, Argentina, Venezuela y España. No tengo idea como se levanta plata o qué fondos estatales te pueden dar. Si armas bien el equipo, no los necesitarás al principio. Preocúpate de gastar poco y acumular facts de tu mercado.

Y eso es lo que quería compartir con ustedes. No sé que depare el futuro, pero sí les puedo contar que estoy más feliz que nunca. Me despierto tarde si quiero, trabajo en algo que me gusta y los domingos estoy con una gran sonrisa porque viene el lunes.

Ser empleado no tiene nada de malo. Tal vez algún día tenga y quiera volver a serlo. Pero sólo te puedo asegurar una cosa: Si sientes que tienes talento, que destacas en tu pega y que has recorrido gran parte de ese camino gracias a tus capacidades, entonces salte rápido y empieza tu empresa. No pierdas el tiempo. Nada se compara a la satisfacción de crear algo por ti mismo. No importa que no resulte, tienes toda una vida para recuperarte. Cada día que pases adicto a tu sueldo fijo te hace estar más adormecido.

¿Qué clase de vida es romperse el lomo y levantarse un día sabiendo que jamás te tomaste el tiempo para tratar de cumplir tus sueños?…

Columna publicada originalmente en www.arriesgo.cl

Sin comentarios Deja tu comentario