Eduardo Bitrán

Ingeniero Civil Industrial de la Universidad de Chile y Doctor en Economía de la Universidad de Boston. Se ha desempeñado como gerente general de Corfo, director general de Fundación Chile y ministro de Obras Públicas. Ex presidente del Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad.

Concurso desafía a emprendedores biotecnológicos
Ciencia y educación

Concurso desafía a emprendedores biotecnológicos

Convocatoria busca atraer y apoyar emprendimientos del ámbito de las ciencias

15/04/2014Agregar «Concurso desafía a emprendedores biotecnológicos» a los favoritos

Agenda de Innovación: el pilar de innovación empresarial

Sin Comentarios

El Consejo de Innovación ha presentado la Agenda de Innovación y Competitividad 2010-2020 que busca, fundamentalmente, aumentar el crecimiento del PIB potencial, generando una inflexión hacia una economía más basada en el capital humano de calidad, la innovación y el conocimiento.
El rápido crecimiento de Chile del período 87-97 se sustentó en un aumento de la Productividad Total de Factores (PTF) como consecuencia de ganancias por una sola vez que generaron las reformas económicas, la reducción de la inflación y del riesgo país y el aumento de la competencia en diversos sectores. Este aumento de la PTF se generó principalmente como resultado de una reasignación de recursos a sectores basados en recursos naturales, los cuales, luego de crecer rápidamente, encuentran límites de oferta y demanda y declinación drástica de las tasas de crecimiento de la productividad que impiden mantener una dinámica de crecimiento sostenido en la economía chilena. Esta situación pone en duda la meta de alcanzar el desarrollo en la presente década.
Sólo la inflexión hacia una economía más diversificada e innovadora nos permitirá llegar a la meta del desarrollo en la próxima década. Pero las múltiples imperfecciones que afectan el mercado de la innovación, las fallas sistémicas, la insuficiente capacidad e institucionalidad y la existencia de comportamientos rentistas que inhiben el incentivo a innovar, obligan a que el país concuerde un conjunto de políticas de largo plazo que nos permitan corregir los déficits en materia de innovación y alcanzar los objetivos propuestos.
La Agenda de Innovación se plantea desafíos orientados al crecimiento de mediano y de largo plazo, con reformas en el área de capital humano, política científica y tecnológica, incentivos a la innovación empresarial, reformas en el sistema universitario y de formación superior e institucionalidad.
Con el fin de fortalecer la Innovación Empresarial, el pilar central de la Estrategia de Innovación, la Agenda propone tres enfoques complementarios:
1) Acercar a las empresas chilenas a la frontera tecnológica, reduciendo la enorme brecha de productividad existente, especialmente en la PYME, actuando simultáneamente con programas orientados a difundir mejores prácticas y de tecnologías y mejoramiento de las competencias laborales de los trabajadores y garantías financiaras para permitir renovar el equipamiento y mejorar o recuperar la infraestructura productiva.
2) Desarrollar un ecosistema para la innovación empresarial que permita la generación de nuevas empresas innovadoras de alto potencial de crecimiento y que permitan “descubrir nuevas actividades económicas” con ventajas. El apoyo al emprendimiento innovador requiere abordar las brechas de financiamiento; para ello, la Agenda propone establecer ventajas tributarias para los inversionistas ángeles y el capital de riesgo extranjero, el estimulo a capital semilla privado y mecanismos de garantía a la innovación de procesos y subsidios al desarrollo de rutinas de innovación en empresas establecidas. Finalmente se propone revisar el esquema de incentivo tributario al I+D permitiendo incorporar al crédito tributario un componente de inversión al interior de las empresas. Además, se debe establecer un incentivo a la generación de spin off de las universidades, apoyados por oficinas especializadas de comercialización de tecnología, y es necesario aumentar la capacidad de absorción tecnológica en las empresas, fortaleciendo los programas de inserción de tecnólogos en las empresas.
3) Desarrollar dinámicas de acumulación de conocimiento relevante en sectores donde el país tiene ventajas comparativas, alto potencial de crecimiento y déficit de capital social, con el fin de generar verdaderos clusters de innovación en torno a ellos. Este esfuerzo es fundamental para generar una mayor diversificación y sofisticación productiva en el país. Los sectores de recursos naturales en que Chile es grande a nivel mundial generan una demanda sofisticada por bienes y servicios que pueden rápidamente orientarse a los mercados mundiales. La Agenda entrega importantes avances en cuanto a la identificación, junto con los actores privados, de las demandas derivadas de los diferentes sectores definidos en la política de clusters, las que, agregadas, permite identificar sectores emergentes de mayor sofisticación y nivel tecnológico que es necesario potenciar.

 

Sin comentarios Deja tu comentario