Revalorizan las colillas de cigarros para crear productos de diseño y aislantes térmicos

03/06/2019 / Autor: Raquel Lop

Nuevos emprendimientos y estudios están tratando de reciclar las contaminantes colillas de los cigarrillos para darles una nueva vida y evitar la contaminación. Entre ellos se encuentra Imeko, que crea productos con estas colillas y unos estudiantes de la Universidad de Chile que descubrieron propiedades aislantes del material resultante del reciclado.

El humo que sale de los cigarrillos contiene más de 7000 sustancias tóxicas que se liberan al aire y que también quedan retenidas en los filtros, como nicotina, alquitrán, arsénico, plomo, e hidrocarburos poliaromáticos.

Se estima que las colillas son la mayor causa de basura en el mundo, desechándose hasta 4,5 trillones de colillas por año que pueden llegar a tardar en degradarse hasta 25 años.

Es por ello que varios emprendimientos han decidido hacer algo al respecto y dedican su actividad a recolectar colillas de cigarrillo para reciclarlas y darles una vida útil, evitando que lo desechos acaben en fuentes, ríos y mares y contaminando el propio agua que bebemos.

Uno de estos emprendimientos es Imeko, un proyecto de reciclaje que se basa en la idea del upcycling, es decir, tomar un residuo y darle un nuevo valor mejor que el inicial.

Nacido de la Facultad de Ciencias de la Universidad Católica de Valparaíso, la técnica de reciclaje de estas colillas fue desarrollada por Valery Rodríguez, Químico Industrial, Germán Brito estudiante de Doctorado en Ciencias mención Química, y Jennifer Araya, Ingeniero Comercial.

Su trabajo se desarrolla en tres etapas. La primera es la de recolección de materia prima, para lo cual han instalado por las ciudades contenedores para que la población pueda tirar sus colillas, además de algunos acuerdos con bares y restaurantes de Viña del Mar, Valparaíso y Villa Alemana.

La segunda parte del proceso corresponde al procesamiento con la técnica desarrollada por el equipo, donde lavan las colillas eliminando los componentes tóxicos. Esto resulta en un producto plástico que, en su tercera fase, es convertido en un producto sustentable.

De esta forma elaboran productos de larga vida útil y de valor agregado como posavasos, ceniceros, lámparas, artículos de escritorio y jardinería. Desde Imeko comentan que por ejemplo para la producción de seis posavasos son necesarias al menos 300 colillas.

Otro ejemplo de reciclaje de colillas de cigarro es  el que realizaron cuatro estudiantes de la Universidad de Chile, Martina Valenzuela, Diego Alfaro, Gentza Ballestero y Álvaro Barrera, quienes convierten las colillas en un derivado de la madera que se pueden utilizar como paneles aislantes y para cubrir estructuras.

Tras limpiar la toxicidad de las colillas con agua a presión en una olla (cuya agua resultante puede utilizarse como fertilizante para el campo) descubrieron que el material era débil y se rompía fácilmente.

De esta forma, expusieron las colillas al calor, lo que resultó en un material aislante que podía servir para cubrir estructuras.


Imagen principal cortesía de Mathew MacQuarrie / Unsplash. Interior: Imeko.

TAGS: cigarrillo / colilla / Imeko / Reciclaje / Tabaco / upcycling

03/06/2019 / Autor: Raquel Lop

OCULTAR COMENTARIOS