Norman Parkinson, el innovador de la fotografía de moda

07/11/2019 / Autor: Raquel Lop

Norman Parkinson plasmó los cambios sociales de toda una época. Reconocido como el más aclamado fotógrafo de moda del siglo XX, cambió la forma en que se realizaban este tipo de imágenes, donde se atrevió a llevar el modelaje a las calles y a no tener miedo a las poses atrevidas. Fotografió a la familia real británica, a presidentes, famosos y artistas. Un disruptor por romper la regla establecida, por su visión innovadora de lo que debían expresar las fotografías.

“Parkinson no buscaba lo lascivo y feo de la vida. Todos sabemos que eso existe. Estaba intentando mostrar y retratar la belleza, la armonía, la sensualidad”, comentaba la modelo y actriz estadounidense, Carmen Dell’Orefice, fotografiada por el estadounidense.

El fotógrafo Norman Parkinson  (1913-1990) desarrolló un estilo distintivo a lo largo de toda su carrera, que comenzó a principios de los años 30 como aprendiz —de los fotógrafos de la corte real Speaight and Sons Ltd— y que se extendió hasta su muerte, en 1990. Su cámara fue testigo de seis décadas de cambio social y de tendencias, cuestiones que, junto con su visión innovadora, lo llevó a romper lo establecido.

El resto de su carrera la pasó trabajando en las principales revistas de moda, como Harper’s Bazaar, Vogue, Town & Country, The Queen y otras publicaciones internacionales que le brindaron reconocimiento mundial. Así, compartió con modelos como Jerry Hall, Iman, Nena von Schlebrügge y Pattie Boyd, como también con otros famosos reconocidos como Vivien Leigh, Audrey Hepburn, Ava Gardner, Montgomery Clift, Katherine Hepburn, David Bowie, The Beatles, The Rolling Stones o Daryl Hannah, entre muchísimos otros.

A lo largo de su carrera también abrió su propio estudio e incluso llegó a ejercer en trabajos como fotógrafo de reconocimientos aéreos en la RAF durante la Segunda Guerra Mundial, así como llegó a exponer temas como la liberalización de las costumbres y de la mujer, lo que hoy concluye que su obra entremezcla el arte con la sociología, la arquitectura y el retrato.

“Al final de su vida se había convertido en un nombre familiar, el destinatario de un CBE, miembro honorario de la Royal Photographic Society, y el tema de una retrospectiva a gran escala en la National Portrait Gallery de Londres. Y sin embargo, se han visto o exhibido menos de 200 de sus fotografías fuera de su publicación inicial y su archivo de más de 500.000 imágenes proporciona un registro histórico, rico para explorar”, comenta Iconic Images.

Cambio en la fotografía de moda

Norman Parkinson fue pionero en poner una épica historia a sus imágenes. Antes de que su cámara enfocara, en los años 30, la fotografía de moda mantenía una estricta formalidad, pero él dejó de lado todo eso y se insertó en una elegancia casual, centrada más en el expresar de sus modelos que mostrar simplemente la ropa que llevaban puesta. El resultado de esto fue lograr imágenes espontáneas, llenas de vitalidad.

Fue pionero en sacar a las modelos de los fríos estudios y las hieráticas posiciones —así como la luz artificial— y colocarlas a escenarios de la vida real. “Nunca me ha gustado trabajar en estudios porque pienso que es como un quirófano. Los estudios trabajan siempre con la luz de una forma, y nunca pasa nada”, declaró en su minuto.

“Hay gente que dice que las saqué de su ambiente, pero en ese momento las locaciones se estaban volviendo más y más centralizadas, y las mujeres nunca sacaban las manos de sus caderas, y quedaban de pie de ese modo especial de una rodilla tras la otra… y yo solamente pensé que no tenía ningún sentido. Y creo que probé que lo era”, expresó Parkinson en una entrevista realizada en 1977.

Para él era clave que las imágenes transmitieran encanto y humor, que él mismo ponía en práctica, además de una necesidad por la composición perfecta. Hizo que las modelos corrieras, se rieran, montaran caballos, pilotaran veleros y un sinfín más de actividades. “Trato de conseguir que la gente tenga ese aspecto que a ellos les gustaría tener y, con suerte, algo mejorada”, comentaba el fotógrafo.

Un artículo de El País sobre el este profesional comenta: “Es el fotógrafo más extraordinario que he conocido jamás”. Son palabras de Terence Pepper, comisario de Norman Parkinson, siempre con estilo y responsable de fotografía durante 40 años en la National Portrait Gallery de Londres.

Pepper explicó que Parkinson “hizo todo antes que nadie” en este rubro en específico. Introdujo el humor y empezó a mirar a las modelos como mujeres con talento y no como meros maniquíes sin personalidad.

“Creía mucho en la suerte y en la magia, en captar el momento afortunado”, contó Pepper. Incluso, antes de tomar cualquier imagen, se ponía un viejo sombrero de cachemir al que él llamaba su “sombrero mágico” y al que creía deber la fortuna de cada instante que inmortalizó en sus obras.

Captó la evolución del gusto de la ropa, desde el encortamiento anterior a la Segunda Guerra Mundial, la influencia de Hollywood, la explosión del Swinging London y los excesos posteriores, como las exóticas locaciones de los años 70 y 80.

Retratos de familia real

Además de fotografiar a modelos, fue el elegido para inmortalizar a famosos, artistas, presidentes y primeros ministros, quienes pueblan sus imágenes y le hacen ser el retratista de toda una época.

Aparte de estas fotografías, existe una faceta poco conocida que fueron las imágenes de Wendy, su tercera mujer. Con ella como protagonista, logró una atmósfera íntima con una tierna mirada otorgada por Parkinson.

Por último, también jugó un papel importante en el retrato oficial de la familia real británica, donde fue una figura permanente para inmortalizar elementos históricos, tanto en su vida pública como en la privada. Su trabajo como retratista de la realeza hizo que  ganara el título de Comandante del Imperio Británico, en 1981.


Imagen principal cortesía de ICONIC IMAGES

TAGS: artista / disruptor / fashion / fotografía de moda / fotógrafo / Innovador / modelo / Norman Parkinson

07/11/2019 / Autor: Raquel Lop

OCULTAR COMENTARIOS