Calefacción y aislación térmica: factores clave para pasar el invierno

30/06/2019 / Autor: Raquel Lop

Con la creciente preocupación por la contaminación de las ciudades llega el invierno y una necesaria climatización de los hogares, con la polución que significa. No obstante, hay muchos tipos de calefacción, por lo que revisaremos las más recomendables a nivel de eficiencia energética y sustentabilidad.

La climatización eficiente es una de las cuestiones más comentadas en esta época de frío. Aunque hay varias opciones para calentar el hogar o la oficina, no todas presentan el mismo grado de inversión y resultados.

Según un estudio sobre pobreza energética publicado en La Tercera, “uno de cada tres hogares en Chile no cuenta con calefacción ni aislación térmica apropiada”. Ambas cuestiones son primordiales para pasar el invierno.

Aunque la climatización siempre es la más comentada, es muy importante también la aislación de la casa, como por ejemplo ventanas con termopaneles, sellos para ventanas y puertas o con la proyección de espuma de poliuretano en el techo, ya que esto se traducirá en términos de eficiencia energética, aprovechando el calor al no dispersarse fácilmente.

En cuanto a los sistemas preferidos por los chilenos para calentar su casa en invierno según Nelson Urra, Director de Ingeniería en Medio Ambiente y Sustentabilidad de la Universidad Mayor, son la leña húmeda y seca seguidas por la parafina y el gas licuado.

A la hora de elegir el mejor sistema de climatización son varios los factores a tener en cuenta, desde el gasto inicial del aparato en cuestión, pasando por los costos del producto para calentar y hasta la cantidad necesaria para una buena climatización o el tiempo de vida de los distintos aparatos.

Preocupación por la contaminación

Altamente preocupante es el nivel de contaminación que se genera con los distintos sistemas de climatización en los hogares. Un dato que se presenta como clave para la sociedad de manera más preocupante.

De acuerdo con diversos estudios, la calefacción a leña y las estufas de parafina son los medios más contaminantes para temperar. Es por esto que, incluso en ciertas comunas de Región Metropolitana, está prohibido el uso de leña para calentar los hogares, como un medio para tratar de parar la contaminación de la capital chilena.

“En invierno, el alto nivel de contaminación del aire en las ciudades del sur del país se debe hasta en un 90% al incorrecto uso de la calefacción a leña, ya por combustión de leña húmeda o debido al uso de calefactores no certificados, en mal estado, o simplemente manipulados incorrectamente. En la Región Metropolitana, esta realidad tampoco es ajena, hasta un 30% de la contaminación proviene de fuentes de combustión de leña, pese a que representa solo un 7% en los sistemas de calefacción de los capitalinos”, señala el Ministerio de Medio Ambiente.

Uno de los sistemas recomendados son las estufas a pellet, “un tipo de combustible ecológico 100% natural, fabricado de aserrín seco de madera, sin ningún tipo de aditivos químicos” y que “al ser su composición de derivados de la madera (biomasa), esto lo hace carbono neutral (CO2 neutro), lo que no contribuye a la concentración de gases de efecto invernadero a la atmósfera”.

Según el experto Nelson Urra, ante la perspectiva sustentable lo que se recomienda es la condición eléctrica, ya que es lo más limpio (aunque no de alta eficiencia). También comenta que la combinación de sistemas eléctricos con dispositivos a gas es un aspecto a evaluar ambientalmente.

Para elegir el mejor sistema de calefacción, el Ministerio de Medio Ambiente ha creado una “Guía de Calefacción Sustentable” que contempla siete tipos de calefactores y un análisis su eficiencia en cuatro tipos de viviendas diferentes. Todo con el objetivo de que la calefacción se adapte a las necesidades de cada hogar.

Calefacción y tecnología

Con el aumento de la tecnología en nuestras vidas ha llegado también la calefacción inteligente, es decir, sistemas de climatización que tienen incorporada tecnología para poder controlarla con una aplicación o plataforma. Así, se puede mantener la eficiencia energética al saber el consumo a diario, así como otras mejoras como programar su encendido en determinados sectores.

En este sentido, la calefacción infrarroja es una buena opción en términos de contaminación y eficiencia energética. Se trata de uno de los mejores sistemas de hoy en día, ya que el 99% de la energía eléctrica se convierte en calor. Los rangos de ahorros están entre el 30% y el 50%, dependiendo con qué tipo de calefacción se compare.

Una de las características que la vuelven más económica es su tecnología incorporada a los termostatos, que permiten un óptimo aprovechamiento. Así, a través de la programación de uso, se toma en cuenta cada día de la semana, cada sector de la casa y dos franjas horarias de encendido y apagado.

“Teniendo un termostato por ambiente se puede sectorizar fácilmente, calefaccionando sólo los ambientes que realmente están siendo usados, en los momentos del día y la semana requeridos, sin desperdiciar energía donde no hace falta. Naturalmente se podrá definir la temperatura más adecuada para cada ambiente y las personas. Con la instalación de un termostato en cada ambiente, es posible optimizar el uso de la energía, calefaccionado sólo los sectores que se están usando”, explica DiegoZabala, Gerente Comercial de Warmtec.

Además, existen variadas empresas que están prestando atención a estos parámetros, como por ejemplo el sistema que presenta la empresa Climo, que además de ser altamente eficiente tiene disponible una aplicación para controlar el gasto energético.

Imagen principal cortesía de Alex on Unsplash. Interiores: Connor Jalbert / Unsplash y Paolo Bendandi / Unsplash

TAGS: aislación térmica / calefacción / calor / climatización / estufa / Infrarrojo / invierno / Leña / parafina

30/06/2019 / Autor: Raquel Lop

OCULTAR COMENTARIOS