Especialistas en Inteligencia Artificial rediseñan sus sistemas en base al funcionamiento del cerebro de los insectos

25/11/2019 / Autor: Florencia Hidalgo Pérez

Desde 2018 que científicos de Estados Unidos han estado analizando el sistema nervioso de hormigas, abejas y moscas de la fruta, con el objetivo de replicar el comportamiento de estos seres a gran escala.

 La importancia de los insectos en el balance del ecosistema ha sido demostrado varias veces. Un ejemplo claro es el caso de las abejas, cuyo rol polinizador es insustituible, lo que quiere decir que, sin ellas, gran parte de la fuente de alimentación humana y animal desaparecería. Pero la relevancia de su existencia ya no pasa solo por eso, ni tampoco la de insectos como las hormigas o las moscas de la fruta.

Se ha demostrado que el cerebro de este tipo de animales es superior al del ser humano en varios aspectos. El cerebro de una abeja tiene 1 millón de células nerviosas, el 0,00001% del número encontrado en el cerebro humano. Estos insectos también tienen una gran capacidad de aprendizaje, de sentido de la ubicación y distinción de rostros. Es por esto que desde el año pasado, científicos estadounidenses comenzaron a estudiar cómo funciona el sistema nervioso de estos seres.

Los protagonistas del estudio son científicos expertos en inteligencia artificial (IA) de la empresa SAS, de software y soluciones analíticas. Los chips de computadoras que están rediseñando buscan replicar el funcionamiento del sistema nervioso de hormigas, abejas y moscas de la fruta. De esta forma, pretenden que los sistemas de computación logren un mayor rendimiento, mejor adaptabilidad ante ecosistemas extremos y la utilización de menos energía.

El Gerente General de SAS Chile, Marcelo Sukni,  afirma: “A pesar de que la Inteligencia Artificial actualmente nos permite utilizar dispositivos a través de la voz, programar automóviles para que se conduzcan solos y desbloquear nuestros teléfonos con reconocimiento facial, esta tecnología tiene limitaciones como la necesidad de estar conectada a una gran fuente de energía, o la presencia de un hardware veloz”. Por esa razón, la combinación de las características de los insectos con la ‘computación neurológica’, logrará adaptar versatilidad a los computadores”.

Los primeros avances ya han sido mostrados a través de la creación de un “chip neuronal”, el cual reflejó que el sistema cambiaba sus conexiones internas dependiendo de lo que la computadora considera relevante en tiempo real.

La Inteligencia Artificial permite que las máquinas, en este caso, el chip, funcione de la misma forma que lo hace nuestra mente, pero esta vez en base al funcionamiento del sistema nervioso de los insectos. Se espera que a través de la retroalimentación y los errores aprendan a adaptarse y a realizar tareas por sí solos, guiándose por la mejor alternativa.


Imagen cortesía Kai Wenzel / Unsplash

TAGS: Abejas / Chip Computacional / Inteligencia artificial / SAS Chile / Sistema Nervioso

25/11/2019 / Autor: Florencia Hidalgo Pérez

OCULTAR COMENTARIOS