Chile apuesta por tours de rescate de viñedos centenarios

22/10/2019 / Autor: Florencia Hidalgo Pérez

“El Tour del Cabernet Sauvignon y Carmenere Chileno” es el nombre de las expediciones vitivinícolas que unirán a cuatro regiones del país entorno a las vid más antiguas de vino.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, la historia vitícola cambió a nivel global debido a la expansión de la filoxera, una plaga que acabó con casi la totalidad de los viñedos de Europa. Décadas después, se descubrió un resistente natural de origen estadounidense, el cual fue injertado en los viñedos europeos para que pudieran crecer. A estas especies se les llamó vides de “pie americano”. 

Por otra parte, los viñedos que resistieron son los llamados “pie franco” o prefiloxéricas. Aquellos no fueron injertados y, por ende, no hay variedades de vino, algo que es sinónimo de exclusividad y alta calidad. 

La industria del vino chileno es una de las más reconocidas a nivel mundial, sobre todo porque fue inmune a la plaga de filoxera, posicionándose como el país con mayor superficie en el mundo con viñedos prefilóxericos en plena producción. Razón por la cual la empresa Andes Wines creó “El Tour del Cabernet Sauvignon y Carmenere Chileno”. Una instancia que pretende acercar a chilenos y extranjeros al mundo del vino. 

Las exploraciones estarán a cargo del ingeniero agrónomo Maximiliano Morales, fundador de Andes Wines, y tendrán una duración de entre dos y 10 días. El objetivo es posicionar a Chile como destino “enoturístico”, recorriendo viñedos ubicados en los Valles del Maipo, O’Higgins, Maule y Bío Bío. Los visitantes podrán encontrarse con cepas de Cabernet Sauvignon y Carmenere con hasta 100 años de antigüedad.

A pesar de la cantidad de tours a viñedos que se pueden encontrar en la web, existe poca variedad de recorridos por aquellos que tengan vinos de “pie franco”, debido a que pocos viñedos se salvaron de la peste. Al norte de Italia, limitando con Suiza, se encuentra el Valle de Aosta, donde hay viñedos, como Les Crêtes, que ofrecen tours por sus bodegas. El valle es reconocido por su célebre Prié Blanc, y es un lugar en donde las condiciones climáticas han permitido que los viñedos no se hayan visto afectados por la plaga filoxera.

Otro destino es en las Islas Canarias, donde afortunadamente, la filoxera no llegó y casi el 99% de sus vinos son de “pie franco”. Esto lo convierte en un destino perfecto para los amantes del vino, en el que pueden encontrar múltiples recorridos por los viñedos de Tenerife.

Pero la investigación sobre los antiguos viñedos no se ha quedado en el pasado. Así comenta Irina Díaz, ingeniero agrónomo especialista en Enología del INIA de Cauquenes: “Comenzamos a trabajar en el rescate de vides patrimoniales porque creíamos que además tener un deber desde el punto de vista técnico, como instituto de investigación con los productores del secano —agricultura en la que el ser humano no contribuye—, también había una implicancia social de trabajar con ellos, porque la vitivinicultura es una tradición que la han heredado y transmitiendo de generación en generación”.

Y es un grupo de viñateros los que decidieron conservar sus vides antiguas como parte de su patrimonio histórico, comenta Díaz. Porque, además de su relevancia como material antiguo, estas vides han crecido en condiciones ambientales hostiles que toleran situaciones climáticas adversas. Como es una especie súper rústica, la vid puede hacer frente a estas condiciones hostiles de clima y puede producir uvas de alta calidad, generando vinos que pueden ser competitivos en el mercado global.

 


Imagen cortesía Maja Petric / Unsplash

TAGS: Cabernet Sauvignon / Carmenere / Chile / Enoturismo / Vino

22/10/2019 / Autor: Florencia Hidalgo Pérez

OCULTAR COMENTARIOS