Tecnología permite realizar cirugías cerebrales por medio de radiación

28/09/2019 / Autor: Florencia Hidalgo Pérez

El Centro Gamma Knife Santiago cuenta con el equipamiento tecnológico para tratar tumores y malformaciones vasculares intracraneales a través de la exposición a rayos gamma, en una cirugía no invasiva que solo requiere de anestesia local.

Fue en la década de los cincuenta cuando el profesor de Neurocirugía, Lars Leksell, junto a Borje Larsson experto físico en Radiobiología comenzaron a estudiar las posibilidades de eliminar tumores cerebrales a través de la radiación. Ambos científicos, de origen sueco, combinaron los rayos con la utilización de un marco esterotáctico que permitía localizar con precisión el área a tratar.

No fue hasta 1975 cuando crearon el Gamma Knife o Bisturí Gamma, tecnología que hoy puede ser utilizada en Chile en el Centro Gamma Knife Santiago.

Las ventajas de este procedimiento son varias: en primer lugar, permite acceder tratar tumores o malformaciones cerebrales que antes eran intratables debido a la dificultad que presentaba realizar una cirugía cerebral y atacar algo tan pequeño. Gracias a esta tecnología, los pacientes solo deben pasar por una intervención ambulatoria con un costo bastante menor a una intervención quirúrgica tradicional.

Como establecen en su sitio web, el Gamma Knife ha permitido intervenir a más de 800 mil pacientes alrededor del mundo y 600 en Chile.

Por otra parte, esta tecnología permite tratar 16 enfermedades, entre las cuales se encuentran la malformación arterio-venosa; angioma cavernoso; tumores gliales benignos y malignos; metástasis; y epilepsia. Hasta la fecha, ninguno de los pacientes tratados ha presentado problemas post operatorios, ni mucho menos se han reportado casos de mortalidad.

Los rayos gamma atacan el núcleo de la célula, siendo esta incapaz de multiplicarse o expandirse. Además, inhibe el flujo de nutrientes que van desde los vasos sanguíneos hasta el núcleo del tumor, por ende, este empieza a deteriorarse.

El tratamiento cuenta con cuatro pasos. El primero consiste en fijar el área en que se utilizará la radiación para luego poner anestesia local al paciente, quien no sentirá dolor, solo una pequeña presión. Este paso dura entre cinco a siete minutos.

Luego de esto, el paciente debe someterse a una resonancia magnética o tomografía computarizada para conocer cómo es realmente el tumor o lesión. Posteriormente, los médicos realizarán un plan de tratamiento y procederán a intervenir con el Gamma Knife. Cabe destacar que el paciente estará despierto en cada momento.

El equipo de profesionales de Centro Gamma Knife Santiago está compuesto por neurólogos, tecnólogos médicos, neurocirujanos, radio-oncólogos y físico médicos, quienes fueron capacitados en los distintos centros ubicados en Estados Unidos y Europa.


Imagen principal cortesía Robina Weermeijer / Unsplash

TAGS: Cerebro / Cirugía / Gamma Knife / Radiación / Tumor Cerebral

28/09/2019 / Autor: Florencia Hidalgo Pérez

OCULTAR COMENTARIOS