Astrónomo propone usar la atmósfera de la Tierra como lente de un telescopio

27/08/2019 / Autor: Florencia Hidalgo Pérez

El científico de la Universidad de Columbia, David Kipping, descubrió la forma de observar el espacio sin la necesidad de gastar millones de dólares en la construcción de un telescopio gigante.

 Cada vez se invierten más y más millones en la construcción de telescopios enormes que puedan abarcar los objetos más distantes del universo. Como dato, el telescopio Gigante de Magallanes que se está construyendo en el desierto de Atacama, tendrá 24,5 metros de diámetro y un costo aproximado de mil millones de dólares.

Como una forma de ahorrar recursos, y la posibilidad de apreciar el espacio en todo su esplendor, el astrónomo de la Universidad de Columbia, David Kipping, elaboró una forma para utilizar la atmósfera de la Tierra con el fin de crear un telescopio del tamaño de un planeta. Esto lo logró a través de un truco clásico de física, como lo explica él mismo en su estudio y en un didáctico video que publicó en YouTube.

El llamado “Terrascopio”, funcionaría gracias a la atmósfera de la Tierra, la cual refracta naturalmente la luz estelar entrante, al igual que un lente de telescopio. Pero, según afirma en su estudio, existen trabas para que esto se logre, como las nubes, que impiden la entrada de luz, montañas o, incluso, edificios. Por ende, se tendría que utilizar rayos que viajen sobre el nivel de las nubes.

Pero existe otro problema, y es el nivel de refracción, el cual depende de la densidad de la atmósfera. Mientras más altitud tome el telescopio, más lejos se encontrará de la atmósfera, y por ende, habrá menos refracción. Por eso, Kipping propone que el Terrascopio se sitúe en un área de órbitas estables alrededor de la Tierra, denominada “Esfera de Hill”.

“Ubicando un detector en la Esfera de Hill, unas cuatro veces más lejos que la distancia de la Luna, los rayos del lente rozarían la tierra a una altitud de 14 kilómetros. Eso es suficiente para perder la gran mayoría de las nubes”, explica Kipping en su video.

Además, sugiere que la luz enfocada se amplificaría por un factor de 45.000 durante un día, lo que equivale a la potencia de un telescopio terrestre con un diámetro de 150 metros, algo que costaría una suma “ridículamente alta”, según el astrónomo.

Costo menor

Como referencia, el telescopio James Webb (en el cual está trabajando la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense) que tendrá un diámetro de 6,5 kilómetros, está costando 10 billones de dólares. El científico asegura que el detector situado a 100 metros de la Tierra tendría un costo muchísimo menor a un telescopio como el mencionado anteriormente

Kipping menciona que hay que tener claro que con el Terrascopio solo se podrá ver lo que sucede detrás de la Tierra, que sería una pequeña fracción del universo, pero que aún así es más de lo que se podría apreciar con los telescopios que están en construcción.


Imagen cortesía NASA / Unsplash

TAGS: Astronomía / Atmósfera / David Kipping. / NASA / Telescopio / Terrascopio / Universidad de Columbia

27/08/2019 / Autor: Florencia Hidalgo Pérez

OCULTAR COMENTARIOS